Salud en el embarazo

¿Se pueden comer caracoles estando embarazada?

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. 25 agosto 2023
¿Se pueden comer caracoles estando embarazada?

En general se considera seguro comer caracoles durante el embarazo si se cocinan adecuadamente. Los caracoles son una fuente de proteínas y otros nutrientes, pero es importante asegurarse de que estén bien cocidos para evitar el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos.

De entre los alimentación restringidos durante la gestación, no está recomendada la ingesta de caracoles. En este artículo de paraBebés, te contamos si se pueden comer caracoles estando embarazada, cuáles son los posibles riesgos de contaminación al consumirlos, las técnicas seguras de cocción seguras, y si es aceptable o no ingerir ocasionalmente pequeñas cantidades de ellos.

Índice
  1. ¿Puedo comer caracoles estando embarazada?
  2. Efectos secundarios de comer caracoles durante el embarazo
  3. Cómo comer caracoles en el embarazo de forma segura

¿Puedo comer caracoles estando embarazada?

Se pueden comer caracoles estando embarazada, siempre y cuando se cocinen adecuadamente. No hay evidencias concluyentes que demuestren que comer caracoles es seguro o no durante el embarazo. Para estar segura de que puedes comerlos y cómo hacerlo adecuadamente, lo mejor es que lo consultes con un profesional médico.

Antes de incluirlos en tu dieta, comprueba si eres alérgica, incluso si anteriormente no has experimentado ninguna alergia alimentaria. Para una total seguridad para tu bienestar y el de bebé, es mejor que evites comer caracoles en el embarazo.

Los caracoles son una fuente de proteínas, y pueden ser parte de una dieta equilibrada durante el embarazo, pero pueden portar parásitos o bacterias, como Coliformes y Vibrio, que podrían causar enfermedades extremadamente peligrosas si se consumen crudos o insuficientemente cocidos.

Además, los caracoles son vulnerables a la marea roja, por lo que acumulan algas microscópicas, y cocinarlos no garantiza que se eliminen o mueran. Cuando los caracoles tienen algas pueden provocar intoxicaciones por mariscos, que afectan afecta el sistema nervioso central. Así pues, consumirlos puede poner en peligro tanto tu salud como la del bebé que está por nacer.

Efectos secundarios de comer caracoles durante el embarazo

Comer caracoles estando embarazada puede tener distintos efectos secundarios. Te los mencionamos a continuación:

  • Síntomas gastrointestionales: si se contrae el parásito anguillulasis, este provoca síntomas como náuseas, vómitos y calambres. En este artículo encontrarás más información sobre los calambres en el vientre durante el embarazo.
  • Toxicidad por metales pesados: por ejemplo, el plomo. Este metal es tóxico para los fetos y puede interferir en su esarrollo.
  • Fiebre y diarrea por infección de salmonela. También puede producir náuseas y un aborto espontáneo.
  • Infección por listeria: puede conducir a la infección grave por listeriosis, que pone en peligro al feto.
  • Alergias a proteínas del caracol: la urticaria, el eccema o la dificultad respiratoria son algunos de los síntomas de las alergias a las proteínas de caracol.
  • Intoxicación alimentaria: causada por bacterias como la E. coli, u otros parásitos que pasan desapercibidos.
  • Desnutrición: como resultado de las náuseas o vómitos persistentes provocados por la infección causada por el consumo de caracoles.
  • Deshidratación: ocurre porque el cuerpo es incapaz de retener líquidos por diarrea y vómitos.
  • Bajo peso al nacer: si la infección o malabsorción persiste durante el embarazo, el bebé tendrá bajo peso. En estos casos, te recomendamos leer este artículo sobre cómo cuidar a un bebé con bajo peso al nacer.
  • Aborto espontáneo o parto prematuro: puede ocurrir en casos graves de infección sistémica por comer caracoles embarazada, como la listeriosis.
¿Se pueden comer caracoles estando embarazada? - Efectos secundarios de comer caracoles durante el embarazo

Cómo comer caracoles en el embarazo de forma segura

Si quieres comer caracoles durante el embarazo de forma segura, no te pierdas estas recomendaciones:

  • Lava bien las conchas con abundante agua para deshacerte de cualquier hongo o suciedad.
  • Cocina los caracoles hasta que alcancen una temperatura interna de 145° F (63° C). Solo así te asegurarás de eliminar cualquier bacteria patógena. Cuando están completamente cocidos, los caracoles ofrecen proteínas de gran valor biológico a las futuras madres. Así pues, es seguro comer caracoles cocinados en el embarazo.
  • Evita consumir caracoles crudos o poco cocidos: es más probable que representen un riesgo para la salud. En su lugar opta consumir los cultivados comercialmente, cuyos estándares de calidad e higiene son monitoreados. La cáscara no debe consumirse.
  • Cocinarlos a fuego alto en agua hirviendo con vinagre durante 30-45 minutos. El vinagre ayuda a que se abran las conchas. Descubre si se puede tomar vinagre en el embarazo.
  • Desecha los caracoles que no se han abierto durante la cocción, porque esto indica que no se han cocinado por completo.
  • Cantidades moderadas: para prevenir un posible envenenamiento por plomo, no se recomienda comer grandes cantidades de caracoles en el embarazo.
  • Preparar recetas de sopa de caracol y el guiso son buenas opciones, aunque también puedes comerlos fritos o hacer sándwiches de frituras.
  • Consulta con tu médico antes de incluir los caracoles en tu dieta habla con un médico, especialmente si sufres de alergias o enfermedades autoinmunes, así como ante la manifestación de cualquier síntoma adicional, como fiebre o dolor de barriga.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Se pueden comer caracoles estando embarazada?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud en el embarazo.

Bibliografía
  • J. Fleta Zaragozano. (2017). Enfermedades del caracol. El caracol como vector: esquistosomiasis. Bol Pediatr Arag Rioj Sor. 48: 05-10.
  • S. Llop, et al. (2013). Estado actual sobre la exposición alimentaria al mercurio durante el embarazo y la infancia, y recomendaciones en salud pública. Gac Sanit. 27(3):273–278.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
¿Se pueden comer caracoles estando embarazada?