Compartir

Por qué a mi bebé le sale líquido del ombligo

 
Por Sheila Peón. 17 enero 2020
Por qué a mi bebé le sale líquido del ombligo

El cordón umbilical, que sale a través del abdomen del feto y termina en la placenta, es una estructura que durante la gestación permite que lleguen al feto los nutrientes y el oxígeno que necesita para su desarrollo, y también es un medio que le sirve para eliminar sus propios desechos, además de otras funciones. Estas acciones se llevan a cabo a través de los tres vasos sanguíneos que contiene: una vena y dos arterias.

Una vez que el bebé ha nacido, este ya no cumple ninguna función y se desprende pasados unos días, dejando una pequeña cicatriz que en ocasiones puede curarse mal y puede presentar algunos signos de alarma para los padres, siendo uno de ellos la secreción de un líquido amarillento.

En este artículo de paraBebés veremos si es normal o no que salga líquido del ombligo del bebé, cómo se puede saber si el ombligo está infectado y qué debemos hacer si el ombligo del niño está supurando un líquido amarillo.

¿Es normal que salga líquido del ombligo del bebé?

Una vez que se ha caído el trocito de cordón umbilical del abdomen del bebé, en torno a unos 10-20 días después de dar a luz, queda una pequeña cicatriz que es lo que conocemos por ombligo, y aún no habrá cicatrizado del todo hasta pasados unos días. Este debe estar libre de rojeces, sangrados, hernias y secreciones para que sea una cicatriz sana.

Si observamos que por el ombligo del bebé supura un líquido, puede ser señal de que no ha cicatrizado correctamente y de que se haya infectado, por lo que no es normal.

En estos casos hay que acudir al médico, ya que aunque normalmente no revisten gravedad, en ocasiones pueden llegar a ser muy peligrosas para el bebé, sobre todo si se corresponde con una sepsis (infección en la sangre).

Cómo saber si el ombligo del bebé está infectado

Un ombligo infectado presenta una serie de signos que se aprecian muy bien a simple vista, y conocer cuáles son nos ayudarán a saber si se trata de una infección. Esas señales son las siguientes:

  • Enrojecimiento, endurecimiento e hinchazón de la piel de la zona.
  • Supuración de un líquido de color amarillento o sanguinolento.
  • Esa secreción tiene mal olor.
  • En ocasiones se acompaña de fiebre, vómito, decaimiento, está más irritable de lo normal, entre otros.

La infección del ombligo y de los tejidos que lo rodean se denomina onfalitis. La onfalitis en bebés es bastante más habitual que se produzca en países del tercer mundo debido a la falta de medios en esos lugares para poder llevar a cabo una buena higiene. La incidencia en países desarrollados como el nuestro es de solamente un 0'7%, por lo que es mucho menos probable que suceda.

Por qué se infecta el ombligo de un recién nacido

La onfalitis neonatal está causada frecuentemente por microorganismos que están presentes en el canal del parto y también en las manos que manipulan al bebé, los cuales pueden llegar hasta la herida del ombligo e infectarla durante los primeros días de vida.

Hay determinados casos en los que existen más posibilidades de infección del ombligo: si se ha dado a luz en el hogar en vez de en un hospital, si la higiene del cordón umbilical no ha sido la correcta, si previamente había una infección del líquido amniótico (corioamnionitis), si el bebé nació con bajo peso, la ruptura prematura de membranas o un parto prolongado.

Qué hacer si el ombligo del bebé supura amarillo

Si los padres han observado que el ombligo de su bebé presenta signos de una posible infección, como la secreción de líquido del ombligo y mal olor, deberán acudir al o la pediatra para que pueda realizar un diagnóstico. Es probable que el personal sanitario recoja una muestra de ese exudado para poder realizar un cultivo en el laboratorio y así descubrir qué microorganismos son los causantes de esa infección y recetar el antibiótico más adecuado en cada caso. El tratamiento de la onfalitis en bebés dependerá de la gravedad y de su evolución en el paso de los días siguientes:

  • En los casos más leves de onfalitis, lo frecuente es desinfectar la zona con clorhexidina y aplicación de algún antibiótico en crema. No se recomienda la utilización de povidona yodada como antiséptico, ya que esta puede afectar al tiroides del niño.
  • Si la infección es más grave o extremadamente grave, puede requerir el ingreso del bebé en el hospital ya que necesitará antibióticos por vía intravenosa, a través de una vía.

En cualquier caso, no se deberá utilizar ningún medicamento, cremas ni remedios caseros para intentar curar la infección de la piel del bebé antes de ir al o la pediatra. Lo mejor para tu hijo o hija y lo más adecuado es ponerse en manos de los y las profesionales de la medicina y que sean ellos quienes paute el tratamiento a seguir.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué a mi bebé le sale líquido del ombligo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Asociación Española de Pediatría. (2013). Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años.
  • Rojas, P.; Sepúlveda, J.; (2015). El ombligo del recién nacido, cuidados y patologías.
  • Ruíz López, A. y Tortosa Pinto, M.P. (2016). Onfalitis.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué a mi bebé le sale líquido del ombligo
Por qué a mi bebé le sale líquido del ombligo

Volver arriba