Compartir

Manzanilla para bebés: cuándo se puede dar

 
Por Sheila Peón. Actualizado: 12 febrero 2020
Manzanilla para bebés: cuándo se puede dar

La manzanilla, conocida también como camomila, es una hierba de la que se pueden hacer infusiones. Cuenta con un agradable sabor y con efectos calmantes. A la mayoría de las personas, en nuestra niñez nuestras madres y abuelas nos daban infusiones de manzanilla cuando nos dolía la barriga y en la actualidad están muy de moda los productos naturales y bio. La manzanilla, aunque se trate de una hierba natural, eso no significa que sea inocua para nuestro organismo y mucho menos para el de los niños.

En este artículo de paraBebés te explicamos cuándo se puede dar manzanilla a bebés, si es buena para los bebés, para qué sirve el té de manzanilla y cómo preparar manzanilla para un bebé.

También te puede interesar: Cuándo se le puede dar agua a un bebé

¿La manzanilla es buena para los bebés?

Las infusiones hechas de hierbas, como la manzanilla, contienen principios activos como las medicinas, por lo que aunque sea algo natural, no quiere decir que sea más sano o mejor opción. A día de hoy no hay pruebas científicas realizadas por expertos para comprobar qué consecuencias tienen a largo plazo estas hierbas sobre los bebés. Pero, al ser tan pequeños, lo que sabemos es que son más vulnerables ante los efectos de estas sustancias químicas.

Desde esta base, vamos a resolver dos preguntas frecuentes sobre el uso de la manzanilla en bebés:

¿Puedo dar manzanilla a mi bebé de un mes?

Es mejor evitarlo, y más siendo aún tan pequeño. Los bebés que solo se alimentan de leche ya sea materna o artificial, normalmente hasta los 6 meses, ya están ingiriendo todo el agua que necesita su organismo cada día. Si le damos manzanilla, el bebé se saciará, ya que tiene un estómago muy pequeño. Por tanto, se perderá una toma. Eso puede afectar a su ganancia de peso y su desarrollo correcto, ya que la manzanilla como tal no alimenta.

¿Mi bebé puede tomar manzanilla si ya ha iniciado la alimentación complementaria?

Cuando los bebés comienzan a tomar nuevos alimentos a parte de la leche, sí podrían tomar un poco de manzanilla siempre y cuando no sustituya una de las tomas, pero la mejor opción sería ofrecerles agua en vez de manzanilla cuando tengan sed.

¿Para qué sirve el té de manzanilla en los bebés?

Todos hemos oído los famosos “remedios de la abuela” que dicen que la manzanilla sirve para casi todo: para el estreñimiento, la diarrea, para que el bebé duerma más y mejor, para los ojos si los tiene "malitos", cólicos, molestias de la dentición… etc. Y nosotros mismos lo usamos por su efecto calmante y relajación del intestino. Pero realmente no existen estudios que aclaren la seguridad ni los beneficios de las infusiones sobre los síntomas de los bebés, con lo que no estaría justificado el uso de la manzanilla para tratar estos síntomas.

Por el contrario, lo que sí que se ha descubierto es que la manzanilla puede causar una serie de efectos adversos sobre los pequeños, tales como:

  • Disminución de la absorción de hierro y de otros minerales.
  • El azúcar que contiene aumenta el riesgo de caries.
  • Sacia al bebé, por lo que está perdiendo la oportunidad de tomar alimentos que realmente lo alimenten. La manzanilla no tiene ningún valor nutritivo.
  • Puede provocar reacciones alérgicas por su consumo o por el contacto directo, según el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.
  • La toma de manzanilla en diarreas no sustituye las sales minerales perdidas, en consecuencia, se puede agravar la situación.

En conclusión, los expertos desaconsejan los tés e infusiones en bebés lactantes y en niños pequeños.

Cómo preparar manzanilla para bebés

Es preferible que no tomen infusiones, pero si decides dar manzanilla a tu bebé lo mejor es consultar antes con el pediatra, ya que las dosis no están estandarizadas en el mercado.

Cosas a tener en cuenta:

  • Vigilar la cantidad. Nos podemos encontrar bolsitas de té con la misma cantidad de hierbas, pero al tratarse de marcas diferentes cada una tiene diferente concentración de principios activos, de ahí el peligro de las intoxicaciones.
  • Adecuar al peso. Tener en cuenta el peso del bebé, cuanto menos pese menos cantidad debe tomar.
  • Vigilar los azúcares. No comprar infusiones especialmente hechas para bebés, ya que estas suelen llevar una gran concentración de azúcares perjudiciales para tu bebé.
  • No eliminar una toma. Se puede ofrecer manzanilla siempre y cuando no sustituya una toma de leche o una comida.
  • Evitar añadir a la infusión azúcar o miel. Esta última puede provocar botulismo, una enfermedad causada por una toxina presente en la miel, por eso está desaconsejado que los bebés prueben la miel hasta que cumplan el primer año de vida.

Pasos para preparar una manzanilla para tu bebé:

  1. Hierve una pequeña cantidad de agua.
  2. Añade una bolsita de té de manzanilla.
  3. Pasado un tiempo, tira la bolsita y deja enfriar la infusión.
  4. Ofréceselo a tu bebé en biberón o en tacita.

Si deseas leer más artículos parecidos a Manzanilla para bebés: cuándo se puede dar, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación del bebé.

Bibliografía
  • Garrido García, J.; 2014. Dar manzanilla a los bebés.
  • Red Europea para la Nutrición Pública Saludable. 2006. Alimentación de los lactantes y de los niños pequeños: Normas recomendadas para la Unión Europea.

Escribir comentario sobre Manzanilla para bebés: cuándo se puede dar

¿Qué te ha parecido el artículo?

Manzanilla para bebés: cuándo se puede dar
Manzanilla para bebés: cuándo se puede dar

Volver arriba