Salud del bebé

¿Debo preocuparme si mi bebé duerme con la boca abierta?

¿Debo preocuparme si mi bebé duerme con la boca abierta?

Si tu bebé respira por la boca ocasionalmente no tienes de qué preocuparte. Puede ser problemático cuando se vuelve una costumbre, pues la respiración bucal no es tan eficiente como la nasal. Una costumbre que parece ser inofensiva, pero a la que debemos prestarle atención, es si el bebé duerme con la boca abierta.

Aunque por lo general la respiración bucal es transitoria, debe ser tratada cuando se convierte en hábito, con el fin de evitar consecuencias a largo plazo, que van desde alteraciones bucodentales hasta problemas de comportamiento durante la infancia. ¿Debo preocuparme si mi bebé duerme con la boca abierta? En este artículo de paraBebés, te explicamos por qué un bebé duerme con la boca abierta, las consecuencias de que se haga frecuente y qué hacer para que este hábito desaparezca.

También te puede interesar: ¿Puede un bebé dormir boca abajo?
Índice
  1. Por qué mi bebé duerme con la boca abierta
  2. Qué pasa si un bebé respira con la boca abierta cuando duerme
  3. Qué hacer para que mi hijo no duerma con la boca abierta

Por qué mi bebé duerme con la boca abierta

Desde que el bebé nace hasta los 3 o 4 meses, su forma natural de respirar es a través de la nariz. Esto permite que el aire que entre sea calentado, filtrado y humedecido por las vías respiratorias antes de llegar a los pulmones. En ocasiones, los bebés respiran por la boca, lo que se conoce como respiración oral o bucal, cuando las vías respiratorias superiores están obstruidas, especialmente mientras duermen.

Las causas por las que el bebé duerme con la boca abierta son las siguientes:

  • Bloqueo de vías respiratorias: generalmente por mucosidad, debido a un resfriado o a una reacción alérgica.
  • Apnea de sueño: la respiración bucal es uno de los síntomas de la apnea de sueño. Las vías respiratorias superiores de los bebés pueden obstruirse también por adenoides o amígdalas inflamadas.
  • Alteraciones anatómicas: la forma de la mandíbula provoca que el bebé duerma con la boca abierta. Lo ideal es que la mandíbula tenga forma de U y sea ancha, sin embargo, cuando la mandíbula tiene forma de V, hace que el paladar sea alto y estrecho, lo que favorece la obstrucción de las fosas nasales. El tabique desviado también puede causar una respiración bucal.
  • Lengua atada: se refiere a cuando el frenillo de la lengua es muy corto. Esta condición anatómica puede generar un bloqueo parcial de las vías respiratorias durante la noche.
  • Amígdalas inflamadas: el aumento de tamaño de las amígdalas puede obstruir el paso de aire a través de las vías respiratorias superiores, causando que el bebé duerma con la boca abierta para respirar.
  • Hábito: los bebés pueden crear este hábito después una enfermedad o por alguna razón anatómica.
  • Uso excesivo de chupetes o de chuparse el dedo: la presión que ejerce el dedo o el chupete sobre el paladar favorece la estrechez de la mandíbula, lo que a su ves genera que el bebé respire por la boca. En este artículo verás cómo evitar que mi bebé se chupe el dedo.
  • Bebés que no son amamantados o abandonan la lactancia antes de los 3 meses: amamantar al bebé promueve la respiración por la nariz. De igual manera, la presión que ejerce el pezón sobre el paladar cuando el bebé está amamantando favorece el crecimiento óseo de la mandíbula, lo que hace que se ensanche. Esto ayuda a que la vía aérea sea más abierta y evita que los bebés respiren por la boca.

Qué pasa si un bebé respira con la boca abierta cuando duerme

Si mi bebé duerme con la boca abierta, ¿debo preocuparme? Si el bebé respira por la boca mientras duerme de forma ocasional, no tienes de qué preocuparte. El problema aparece cuando esto se vuelve una costumbre, pues la respiración bucal no es tan eficiente como la nasal, debido a que no se realiza el proceso de calentamiento y filtrado del aire que llega a los pulmones. Además, es un hábito difícil de erradicar.

Así pues, si un bebé duerme con la boca abierta puede sufrir consecuencias que afecten a su desarrollo, como los siguientes problemas de salud:

  • Mayor riesgo de infecciones respiratorias y alergias: una de las funciones de las vías respiratorias superiores es filtrar el aire que entra de a los pulmones de bacterias y virus, y otras sustancias como el polen y polvo. Por eso, cuando se respira por la boca, aumenta el riesgo de que el bebé desarrolle infecciones y alergias recurrentes.
  • Problemas bucales: como boca seca, labios agrietados, mal aliento y disminución de la salivación, lo que favorece al crecimiento bacteriano, generando gingivitis. Si el bebé duerme con la boca abierto, cuando le salgan los dientes hay una mayor probabilidad de que desarrolle caries.
  • Trastornos de sueño: los bebés que duermen con la boca abierta pueden experimentar despertares nocturnos frecuentes, así como desarrollar apnea del sueño y ronquidos. Descubre por qué tu bebé ronca y qué hacer.
  • Problemas de ortodoncia: debido al poco desarrollo de la mandíbula del bebé, puede sufrir apiñamiento de los dientes.
  • Problemas gastrointestinales: las alteraciones anatómicas de la mandíbula afectan a la correcta alineación y formación dental. A su vez, esto traerá problemas en la masticación de los alimentos y provocará que las digestiones sean más lentas.
  • Problemas conductuales y emocionales: la falta de sueño y otros malestares derivados de la respiración por la boca pueden repercutir en el comportamiento del bebé. La irritabilidad, cansancio, falta de coordinación, poca concentración y dificultad de aprendizaje son algunos problemas que pueden padecer los bebés que tienen la boca abierta al dormir. Estos se van afianzando a medida que pasa el tiempo.
  • Problemas de la anatomía facial: el rostro del bebé puede adquirir una forma alargada, en el que las encías quedan expuestas al sonreír, conocido como "síndrome de cara larga" con "sonrisa gingival". Los bebes que duermen con la boca abierta también pueden tener ojeras y pómulos retraídos.
  • Problemas cardiacos: la respiración bucal puede comprometer la adecuada concentración de oxígeno en la sangre. Con el tiempo, esto puede provocar problemas cardíacos o hipertensión arterial.
¿Debo preocuparme si mi bebé duerme con la boca abierta? - Qué pasa si un bebé respira con la boca abierta cuando duerme

Qué hacer para que mi hijo no duerma con la boca abierta

Si tu bebé duerme con la boca abierta, debes valorar la frecuencia en que lo hace y si es el resultado de alguna infección respiratoria o alergia. Además, puedes tomar las siguientes medidas para mejor este síntoma y prevenir sus consecuencias:

  • Elimina el exceso de mucosidad: las vías respiratorias de los bebés son bastante estrechas. Así pues, cuando hay mucosidad, se pueden obstruir completamente las vías nasales. Para limpiarlas, utiliza una jeringa de bulbo o un aspirador de mocos, especialmente antes de acostar al bebé. En este artículo, te contamos cómo limpiar la nariz de un bebé.
  • Usa un humidificador: el uso del humidificador ayudará a despejar la nariz del bebé. Otra opción es pasar unos minutos con el bebé en el baño mientras la ducha caliente crea vapor.
  • Realiza un lavado con solución salina: los aerosoles salinos, o el lavado nasal con solución salina, diluyen y aflojan la mucosidad, eliminando el exceso y liberando las vías respiratorias.
  • Mantén al bebé hidratado: ofrécele líquidos al bebé de forma continua, ya sea leche materna o de fórmula, para mantener la fluidez de la mucosidad.
  • Elimina alérgenos ambientales: en la medida de lo posible, limpia y aspira regularmente la casa para eliminar polvo, polen y, en caso de tener mascotas, pelos que se pueden quedar en los muebles y las alfombras.

La respiración por la boca es una defensa activa cuando las vías respiratorias superiores están obstruidas. Así que si tu bebé duerme con la boca abierta y notas que este síntoma se hace recurrente, consúltalo con el pediatra. En este artículo encontrarás más consejos sobre cómo descongestionar la nariz de un bebé.

Cuándo ir al médico si mi bebé duerme con la boca abierta

Acude al pediatra si este problema persiste y el bebé también experimenta los siguientes síntomas:

  • Ronca en las noches.
  • Duerme o se mantiene durante el del día con la boca abierta.
  • Hace pausas muy marcadas en la respiración.
  • Levanta la barbilla y adelanta el cuello para respirar mejor.
  • Suda por la noche.
  • Está inquieto mientras duerme.
  • Se muestra hiperactivos por la noche.
  • Padece de cuadros clínicos como otitis de repetición.

En estos casos, el pediatra valorará si es necesaria la evaluación del otorrinolaringólogo o del dentista, con el fin de determinar la causa y buscar soluciones específicas.

¿Debo preocuparme si mi bebé duerme con la boca abierta? - Qué hacer para que mi hijo no duerma con la boca abierta

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Debo preocuparme si mi bebé duerme con la boca abierta?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Asociación española de pediatría (2023). Respiración bucal en niños. Recuperado de: https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/respiracion-bucal-en-ninos
  • Belmont. F, Godina. G, Ceballos. H (2008) El papel del pediatra ante el síndrome de respiración bucal. Acta Pediatr Mex 2008;29(1):3-8. Recuperado de: https://www.medigraphic.com/pdfs/actpedmex/apm-2008/apm081b.pdf
  • Rotemberg. E, Smaisik. K (2014) Respiración bucal en niños y adolescentes. Salud Militar 2014;33(1):14-19. Recuperado de: https://www.dnsffaa.gub.uy/media/images/3_-respiracion-bucal-salud-militar_12-11-14-1.pdf?timestamp=20180425162458
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Christal
Hola, tengo una niña de 7 meses y se ha estado levantando como si no pudiera tragar o respirar. ¿Que podría ser?
Necesito respuestas, estoy preocupada.
1 de 3
¿Debo preocuparme si mi bebé duerme con la boca abierta?