menu
Compartir

¿Cuándo empezar a usar mochila portabebés?

 
Por Lorena García Vega. 11 enero 2021
¿Cuándo empezar a usar mochila portabebés?

Cada vez son más las familias que optan por una crianza consciente como modelo educativo para sus hijos. Las primeras etapas de desarrollo del bebé son primordiales para su futuro crecimiento, especialmente la formación y establecimiento de un vínculo de apego seguro.

Para desarrollar un vínculo afectivo estable y positivo es necesario que los padres satisfagan las necesidades básicas del bebé en cuanto a alimentación, higiene y descanso se refiere. Además, también es importante que den respuesta a las necesidades afectivas. Una buena y beneficiosa forma de llevar al bebé es por medio del porteo. En este artículo de paraBebés, conocerás cuándo empezar a usar mochila portabebés.

También te puede interesar: Ideas para regalar a un bebé

El porteo

El porteo es una técnica cada vez más extendida para llevar al bebé basada en el contacto constante y directo entre adulto y niño. Concretamente, favorece el desarrollo de un vínculo de apego seguro. En raras ocasiones se desaconseja por instrucción médica que el adulto no porte al bebé, ya que las mochilas portabebés se caracterizan por ser de un material ergonómico que se adapta tanto al niño como al adulto. A continuación, veremos cuándo empezar a usar mochila portabebés.

¿Desde qué edad comenzar con el portabebés?

Hay diferentes tipos de portabebés que se ajustan literalmente a las necesidades de quienes lo utilizan. ¿Cuándo empezar a usar mochila portabebés? El porteo puede y debe desarrollarse desde los primeros momentos del nacimiento, aunque sí existen recomendaciones sobre qué portabebés escoger.

El neonato pesa entre 2,5 kg y 3,5 kg de peso, pudiendo verse reducido si el bebé es prematuro. Tanto en un caso como en el otro, es recomendable desarrollar el método del canguro que consiste en establecer un contacto piel con piel, normalmente entre la mamá y el recién nacido. Esto lo consigue especialmente el uso de la mochila portabebés, con el fin de permitir a la madre que pueda desplazarse y reanudar su vida normal.

Una característica del recién es que no tiene suficiente tono muscular en el cuello como para soportar su cabeza. Su postura corporal todavía es similar a la postura fetal que mantuvo durante el periodo de gestación, por lo que la elección más recomendada para la mochila portabebés de un recién nacido es aquella que tenga una tela elástica capaz de adaptarse a la posición del bebé.

Según la edad el porteo cambia. Poco a poco hay que adaptarlo conforme el niño vaya creciendo y optar por otro tipo de mochila de porteo. Una vez que el niño o la niña vaya adoptando una postura más estirada y logre un mayor control sobre su cuerpo, se podrá optar por otras alternativas como la mochila portabebés de montaña.

Beneficios del porteo

Está comprobado que el porteo proporciona beneficios a largo plazo tanto en el bebé como quien lo porta. Los portabebés se adaptan a las necesidades de seguridad y bienestar físicas de los que va a utilizarlo. Es un material ergonómico que, lejos de resultar incómodo o pesado, favorece la relación entre el adulto y el bebé.

El contacto es imprescindible para el correcto desarrollo físico, sensorial y sensoriomotriz, así como para la formación de la personalidad y las relaciones sociales del bebé. Los principales beneficios del porteo son:

  • Favorece la formación de un vínculo de apego seguro: favorece el contacto piel con piel y que el niño pueda sentir el latido del corazón del adulto. Si lo porta la madre, da la posibilidad de satisfacer su necesidad de alimentación y proporciona sobre el bebé la seguridad suficiente para desarrollar un buen vínculo afectivo.
  • Reduce el reflujo: el reflujo gastroesofágico es algo habitual en bebés y no tiene por qué convertirse en un problema, ya que se resuelve en cuestión de tiempo. Sin embargo, a los bebés les incomoda, les irrita y hace que, mientras lo padecen, no se encuentren cómodos. La posición vertical que proporciona el portabebés permite que los alimentos sigan la ley de la gravedad en el cuerpo del niño y ayuda a reducir la aparición de reflujos. Descubre cómo aliviar el reflujo en bebés.
  • Calma y consuela: cuando un bebé no se encuentra bien, ya sea porque necesita satisfacer alguna necesidad o porque tiene un malestar que le irrita, con el simple contacto piel con piel de su figura de apego se calma. El porteo del bebé le relaja. En este artículo, te contamos los beneficios del contacto piel con piel.
  • Promueve la lactancia materna: la leche materna proporciona el aporte calórico necesario y es el alimento más completo para el bebé. Gracias al porteo y a la facilidad que el niño o la niña tiene de acceder al pecho de la madre, la tendencia es elegir la lactancia como alimentación para el bebé.
  • Satisface la necesidad de seguridad y afecto: mientras el niño o la niña va en el portabebés, se siente seguro y protegido, garantizando su instinto de supervivencia.
  • El bebé llora menos: los bebés cuando son muy pequeños no tienen por qué llorar únicamente para manifestar una necesidad no satisfecha o para señalar que siente algún tipo de dolor. En muchas ocasiones lloran porque lo único que necesitan es a su madre. El consuelo o los brazos de otra persona no son suficientes porque lo que el bebé quiere es la voz, el olor y la sensación de su madre. Gracias al porteo tiene ese acceso y eso reduce el llanto considerablemente.
  • Adaptación al medio: cuando un bebé nace, tarda un tiempo en adaptarse al contexto, pues todavía continúan creyendo que permanece en el útero de su madre. El contacto piel con piel y la posibilidad de que el bebé siga escuchando el latido del corazón, le ayudarán a asimilar el nuevo medio al que pertenece.
  • Puede reducir la depresión postparto: el contacto piel con piel no solo favorece al desarrollo del bebé sino también, el vínculo de apego. La depresión postparto es más común de lo que se puede imaginar y es un proceso normal por el que no hay que sentirse culpable y solo hay que tratar de superar. El contacto que proporciona el porteo del bebé recién nacido es un buen canal para lograrlo.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cuándo empezar a usar mochila portabebés?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Estudio clave / artículo: Bigelow A et al. (2012). Effect of mother/infant skin-to-skin contact on postpartum depressive symptoms and maternal physiological stress. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs., 41(3):369-82.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Cuándo empezar a usar mochila portabebés?
¿Cuándo empezar a usar mochila portabebés?

Volver arriba