menu
Compartir

Cuándo empezar a usar faja en el embarazo

 
Por Eva Martínez Fierro. 16 abril 2021
Cuándo empezar a usar faja en el embarazo

Durante los 9 meses que dura el embarazo se producen multitud de cambios en el cuerpo de la futura mamá. Uno de ellos, quizá el más evidente, es el gran aumento que experimenta toda la zona del abdomen de la mujer, tomando una forma redonda y prominente. Este aumento es más pronunciado si la gestación es múltiple.

Como consecuencia, muchas embarazadas sufren dolores de espalda, molestias lumbares o molestias en la zona de la pelvis. Algunas de ellas, encuentran alivio a estos molestos síntomas con el uso de una faja de embarazo y, por este motivo, en este artículo de paraBebés, te contamos cuándo empezar a usar faja en el embarazo, los tipos de fajas que existen y qué pasa si se usa durante el embarazo.

Cuándo se debe usar faja en el embarazo

En el mundo relacionado con las fajas durante el embarazo y el postparto existen multitud de mitos y de verdades. En el caso del embarazo, las fajas se utilizan como un soporte para sostener el peso de la barriga y ayudar a los músculos implicados en ello para que hagan menos esfuerzo, evitando así algunas de las molestias asociadas a la gestación en determinadas ocasiones. Este último punto es sumamente importante, ya que nunca deben usarse de forma prolongada.

Entonces, ¿cuándo empezar a usar faja en el embarazo? El mejor mes para empezar usar las fajas durante el embarazo, en caso de ser necesarias, es a partir del tercer trimestre, momento en el que el volumen de la barriga, el líquido amniótico y el peso del bebé comienzan a cambiar el centro de gravedad de la madre y le ocasionan dolores en diferentes partes del cuerpo como la espalda, las lumbares o la pelvis. En este artículo, te contamos cómo aliviar el dolor de espalda en el embarazo.

Por su parte, las fajas no deben usarse en el postparto, ya que pueden crear el efecto contrario al deseado y, en vez de ayudar al cuerpo a recuperarse, no dejan trabajar a los músculos como deberían. Hay que tener en cuenta que no todas las fajas para embarazadas son recomendables y, de hecho, hay algunas que están contraindicadas. A continuación, vamos a ver los tipos que hay.

Tipos de fajas para embarazadas

¿Cuál es la mejor faja durante el embarazo? En el mercado existen varios tipos de fajas para usar durante la etapa del embarazo y del postparto. Algunas de ellas pueden ser beneficiosas en ciertos casos y momento y, otras, es mejor no usarlas. A continuación, veremos los tipos de fajas para embarazadas:

  • Faja de cinturón: este tipo de fajas premamá, como su nombre indica, son como un cinturón ancho que sujeta la barriga aliviando la presión y el peso de la barriga. Son las mejores fajas para el embarazo y las únicas recomendables para usarlas en caso de ser necesarias.
  • Fajas abdominales: tienen una zona de apoyo lumbar y otra zona de apoyo abdominal que se sitúa por encima de la barriga.
  • Fajas lumbares: se trata de una especie de braguita ancha que abarca desde las nalgas hasta la parte superior de la barriga. La presión que ejercen estas fajas para el embarazo es mucho mayor.

Todas las fajas suelen tener una opción para ajustarlas al tamaño de la barriga de la mujer y, por lo general, están compuestas de materiales suaves y transpirables para que no perjudiquen la piel de la madre. Por ello, es importante elegir la talla adecuada y que sea muy fácil de poner y quitar.

En cualquier caso, el uso de las fajas durante el embarazo debe ser valorado y aprobado por el personal sanitario que realiza el seguimiento del embarazo.

Qué pasa si se usa faja durante el embarazo

Como hemos visto anteriormente, el uso de las fajas durante el embarazo no debe generalizarse y solo debe ser usado en caso necesario y recomendado por el personal sanitario. Veamos cuáles son las ventajas y las consecuencias de usarlas.

Ventajas de usar faja durante el embarazo

A priori, podemos encontrar varias ventajas de usar fajas para embarazadas:

  • Alivia los dolores asociados a la gestación.
  • Ayudan a conseguir una mejor postura corporal.
  • Rebaja la presión que ejerce el bebé en la pelvis cuando el embarazo está muy avanzado.
  • Se adaptan a los movimientos de la mujer.
  • Permiten realizar más movimientos o hacerlos de una forma más amplia.
  • Suelen ser un alivio para aquellas mamás que tienen una gestación múltiple.

Consecuencias de usar faja durante el embarazo

Las fajas también tienen consecuencias negativas si no se hace un uso correcto de las mismas. Veamos cuáles:

  • Hacen vagos a los músculos, ya que no les permiten trabajar por sí mismos.
  • Como consecuencia, los músculos se vuelven más débiles.
  • Pueden provocar problemas lumbares.
  • Si la talla no es correcta o ejerce demasiada presión en el bebé, puede repercutir de forma negativa en el crecimiento del bebé.
  • No sirven para evitar la aparición de estrías, uno de los grandes mitos que rodea al uso de fajas durante este período.

Cabe destacar que muchas de las molestias derivadas del aumento de peso de la madre o del volumen de la barriga, se pueden prevenir o minimizar con ejercicio físico adecuado a la gestación, masajes y corrección de la postura corporal.

En definitiva, el uso de fajas durante el embarazo solo debería realizarse en caso de presentar alguna lesión o alguna incapacidad real para realizar movimientos. Además, siempre hay usar faja en el embarazo de forma puntual para que no tenga ninguna consecuencia negativa.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuándo empezar a usar faja en el embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud en el embarazo.

Bibliografía
  • Clínica Cobian (23 de febrero de 2015). ¿Debo ponerme una faja durante el embarazo y postparto? Recuperado de: https://clinicacobian.es/2015/02/debo-ponerme-una-faja-durante-el-embarazo-y-posparto/

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuándo empezar a usar faja en el embarazo
Cuándo empezar a usar faja en el embarazo

Volver arriba