Compartir

Cómo bañar a un bebé en un plato de ducha

 
Por Eva Martínez Fierro. 31 marzo 2020
Cómo bañar a un bebé en un plato de ducha

En los últimos años se ha popularizado el uso de los platos ducha en lugar de las bañeras en la mayoría de los hogares españoles, tanto por comodidad a la hora de ducharse como para ahorrar espacio en el cuarto de baño que, por lo general, suele ser pequeño. El dilema viene cuando llega un bebé a la familia surgen cuestiones como: ¿dónde le bañamos? ¿cómo lo vamos a hacer si no tenemos bañera? ¿hay algún adaptador? En este artículo de paraBebés vamos a ver cómo bañar a un bebé en un plato de ducha, cómo bañarle si no tienes bañera, bañeras de bebés para ducha, bañeras adaptables a platos de ducha para niños y consejos para bañar a un bebé en un plato de ducha.

También te puede interesar: Cómo bañar a un bebé

Cómo bañar a un bebé si no tengo bañera

Bañar a un bebé es una tarea sencilla aunque, al principio, les parezca compleja a los padres y madres primerizos. Antiguamente, se bañaba a los bebés en un barreño con un poco de agua o incluso en el mismo fregadero de la cocina. Un bebé recién nacido no necesita mucho y, además, no es aconsejable que pase largos ratos de baños diarios ya que pueden afectar negativamente a su delicada piel. Si estáis esperando un bebé y tenéis dudas de cómo bañarle si no tenéis bañera en casa, toma nota de estas posibilidades:

  • Recién nacido: como hemos mencionado, se pueden aprovechar espacios como el fregadero o utensilios como los barreños para los primeros baños del bebé. ¿Lo mejor de todo? Puedes ponerlo en el lugar que quieras.
  • Mueble bañera: otra opción es comprar un mueble con una pequeña bañera incorporada. Puedes ponerlo en su habitación y organizar en sus cajones todos los elementos necesarios para el desarrollo del baño. La parte de la bañera se puede sacar fácilmente para su llenado y vaciado.

Además de estas dos opciones, existen en el mercado multitud de bañeras adaptables para los platos de ducha. Sigue leyendo para descubrirlas.

Bañera de bebé para ducha

Las opciones anteriores solo valdrán para los primeros meses, ya que enseguida se quedarán pequeñas y comenzarán a ser incómodas cuando el bebé empiece a chapotear. Si quieres algo que dure más tiempo y no tengas que cambiarlo, tienes en el mercado estas tres opciones para bañar al bebé en la ducha:

  • Bañeras adaptables: hechas específicamente para platos de ducha. Las hay de diferentes formas y tamaños: desde las pequeñas que duran hasta el año, aproximadamente, hasta las grandes que durarán hasta los 6 ó 7 años de vida. Las hay cuadradas o rectangulares, de tela impermeable, hinchables o plástico duro, plegables o fijas y con desagüe dirigido para que no tengas que levantarla a la hora del vaciado. Tienen adaptadores para que los recién nacidos queden en posición tumbada.
  • Bañeras con patas: para que no tengáis ni que agacharos. Normalmente, las patas tienen un límite máximo de peso, pero son una opción excelente para no tener que agacharse durante los primeros meses, ya que quedarán a tu altura.
  • Asiento: una vez que los bebés se mantienen sentados por sí mismos, puedes usar solamente un asiento fijo en el que se quedan sentados sin riesgo de caerse. Lo único que no podrán jugar mucho ya que el agua nunca les cubrirá como en una bañera.

Bañeras adaptables a platos de ducha para niños

Como hemos mencionado anteriormente, hay bañeras específicas para platos de ducha que durarán, aproximadamente, hasta los 7 años de vida. Además, en caso de que tengas dos hijos e hijas, podrán bañarse juntos/as. Las mejores opciones son las cuadradas o rectangulares de plástico duro o de tela impermeable. Las bañeras de tela impermeable se adaptan mejor a los bordes de la ducha ya que son flexibles y darán el espacio necesario a los niños y niñas para jugar y aprovechar al máximo el momento del baño. Una gran ventaja de las bañeras adaptables, es que son plegables y, una vez que acabemos de bañar a nuestros hijos e hijas, podremos guardarlas sin ocupar un espacio extraen el baño.

Cómo bañar a un bebé en un plato de ducha - Bañeras adaptables a platos de ducha para niños

Consejos para bañar a un bebé en un plato de ducha

Después de conocer todas las opciones para bañar a tu bebé en un plato de ducha y elegir la que mejor se adapta a tus necesidades, vamos a describir una serie de consejos para que el momento del baño sea gratificante para todos:

  • Temperatura: la temperatura del baño debe ser agradable, libre de corrientes donde el bebé se pueda quedar frío. La temperatura del agua también es fundamental y la puedes comprobar metiendo un poco tu codo. Si no quema ni está fría, es perfecta.
  • Organización: asegúrate de tener todas las cosas preparadas a mano. Desde el jabón y el champú hasta la toalla para secarle y la ropa que le vas a poner.
  • Supervisión: es esencial no dejar a tu bebé solo en el baño en ningún momento, aunque pienses que van a ser 5 segundos. Solo se necesitan 2 centímetros de agua para que se produzca un ahogamiento. Si está todo organizado no habrá problema.
  • Suelo: cuando tu bebé tenga unos meses, comenzará a jugar en la bañera, a moverse, a chapotear… y en un plato de ducha el agua se sale fácilmente. Por ello, es aconsejable que pongas una toalla en el suelo para evitar resbalones.
  • Rutina: las rutinas dan seguridad a los bebés, niños y niñas, por lo que es recomendable bañarles siempre a la misma hora y repitiendo las mismas acciones.

Como puedes ver, el tener plato de ducha en vez de bañera no es un inconveniente para bañar a tu bebé y disfrutar de ese momento tan especial. Sólo tienes que elegir la opción que mejor se adapte a tus necesidades.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo bañar a un bebé en un plato de ducha, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Escribir comentario sobre Cómo bañar a un bebé en un plato de ducha

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo bañar a un bebé en un plato de ducha
1 de 2
Cómo bañar a un bebé en un plato de ducha

Volver arriba