Compartir

Cómo ayudar a mi bebé a caminar

 
Por Sheila Peón. 25 noviembre 2019
Cómo ayudar a mi bebé a caminar

A los papás nos encanta ver como nuestros hijos van aprendiendo cosas nuevas y un día muy emocionante, y que se queda grabado en nuestras memorias, es en el que comienzan a andar. Algunos bebés comienzan a dar sus primeros pasitos con solo 9 meses, y otros no lo consiguen hasta los 18 meses. Que no caminen hasta esta edad no quiere decir que haya un retraso en su desarrollo, simplemente aún no estaba preparado.

En este artículo de paraBebés encontrarás cómo enseñar a andar a un bebé, cómo ayudar a tu bebé a caminar solo, si el andador es bueno o malo y si es necesario o no ayudar a un bebé a caminar pronto o más rápido.

Cómo enseñar a andar a un bebé

Los bebés aprenden de forma lúdica, es decir, lo mejor que podemos hacer con ellos será estimularlos a través de juegos, con mucha paciencia, ya que será a base de repetir y repetir hasta que lo consigan. Es necesario y muy importante respetar sus ritmos, solo comenzaremos cuando esté preparado de verdad y en los momentos que a él le apetezca, sin agobios.

Los niños necesitan moverse libremente, dentro de unas pautas de seguridad, para poder pasar por las diferentes fases de su desarrollo motriz. Con esto quiero decir que cuanto menos tiempo pasen sentados estáticos en su sillita, trona, o en una posición que le impida moverse con libertad, mejor.

Las diferentes fases de posición corporal por las que pasan los bebés son:

  • Sentado: entre los 6-8 meses los bebés son capaces de permanecer ellos solos sentados con la espalda erguida, sin caerse.
  • Gateo: entre los 8-10 meses se desplazan sin ayuda por superficies firmes reptando. Hay bebés que precisamente se saltan esta fase y directamente empiezan a caminar. Aquí encontrarás los beneficios del gateo en los bebés.
  • Caminar: entre los 9-18 meses aproximadamente los bebés pueden empezar a aprender a caminar. Esta fase es más amplia y que empiecen más pronto o más tarde no debe ser motivo de preocupación. En el siguiente artículo se explica cuándo debes preocuparte si tu bebé no camina a los 15 meses.

Cómo ayudar a mi bebé a caminar solo

A continuación, encontrarás una serie de pautas para facilitar a tu bebé que dé sus primeros pasos y a la vez se divierta con papá y mamá:

  1. Paciencia. Si te preguntas cómo enseñar a andar a un bebé, debes saber que se necesita mucha paciencia. Hay que tener presente que de la noche a la mañana no va a empezar a correr por toda la casa. Sus pequeños logros se van consiguiendo paulatinamente.
  2. No obligar. Es muy importante respetar su ritmo de desarrollo y no forzar. Si el pequeño en ese momento se muestra reacio, no le obligaremos. Es conveniente esperar a cuando tenga ganas.
  3. Seguridad. Antes de comenzar, taparemos enchufes que puedan estar a su alcance, así como las esquinas de los muebles y guardaremos los objetos que puedan llegar a ser peligrosos, para evitar tener accidentes.
  4. Vigilar. Si tu bebé empieza a caminar, no le dejes nunca solo. Siempre debemos estar cerca para estar atentos a las posibles caídas, que al principio son muy frecuentes.
  5. Calma. Si el bebé aprendiendo a andar se cae en uno de sus intentos, no exageres. Es decir, acércate a él con calma, sin asustarlo y quitando importancia al asunto. Los bebés se asustan más por las reacciones que tienen los padres que por la caída en sí.
  6. Apoyo. Podemos brindarle un objeto firme y estático, como una silla o el sofá para que pueda usarlo como un apoyo para ponerse de pie. Si ya da algunos pasitos, se puede ayudar de un apoyo móvil, como un carrito de juguete, un correpasillos o algo que se pueda deslizar si él lo arrastra.
  7. Descalzo. Lo más natural y lo ideal sería que aprendiera a caminar descalzo, así potenciamos el equilibrio y su estabilidad aumenta. Si optamos por calzado, la mejor opción son zapatos que sean ergonómicos, flexibles, ligeros y transpirables.
  8. Confianza. Dale seguridad poniéndote detrás de él, sosteniendo sus manos con las tuyas. Cuando ya se haya soltado un poco, sujeta solo con tus dedos. Si ves que no se siente seguro, porque se ha quedado quieto y empieza a llorar, necesita que mamá o papá se acerquen porque tiene miedo. Ayúdale un poco, verás como coge confianza.
  9. Juguetes. Enséñale su juguete preferido y colócalo en un lugar donde se tenga que desplazar caminando para poder alcanzarlo. Aquí puedes ver juguetes útiles y beneficiosos para bebés.
  10. Celebra sus esfuerzos. Cuando el niño haya logrado algo, le ofreceremos palabras de apoyo: “¡uy qué bien lo has hecho!”, aplausos, etc.

¿El andador para bebé es bueno o malo?

Según la Asociación Española de Pediatría, “el mejor tacatá es el que no se usa”. Esto es debido a que con el uso de andadores o tacatás aumenta el riesgo de caídas por escaleras, fracturas, así como quemaduras e intoxicaciones, ya que consiguen llegar a más lugares con él que caminando por su cuenta. Además, su utilización puede ralentizar la función motora, ya que no tiene que trabajar el equilibrio ni se ejercita para sostener el peso de su cuerpo.

Si finalmente decides sentar a tu bebé en el tacatá, mi consejo es que lo utilices de forma ocasional, con moderación y con cuidado.

Cómo ayudar a mi bebé a caminar - ¿El andador para bebé es bueno o malo?

¿Es necesario ayudar a un bebé a caminar pronto o más rápido?

La respuesta es no, e incluso puede llegar a ser hasta contraproducente. Los bebés siguen sus propios ritmos, y algunos ya están preparados para comenzar a caminar a los 9 meses y otros hasta los 18 no son capaces. Con lo cual, si los padres van a poner a su bebé en una postura que aún no domina y para la que aún no está listo, esto va a entorpecer el aprendizaje y la secuencia que tiene que seguir su desarrollo, saltándose pasos.

Para poder caminar, un bebé requiere de la suficiente madurez, control de su cuerpo y del equilibrio y una cierta fuerza muscular para poder soportar su propio peso. Si aún no ha alcanzado alguna de estas características, por mucho que insistamos en que aprenda ya a caminar, no lo vamos a conseguir. Además, el bebé se lo tomará como algo negativo y nosotros nos frustraremos. Por tanto, no se recomienda forzar ejercicios para que un bebé camine.

Recordemos que lo importante no es cuándo empiezan a andar, si no cómo. Si necesitan depender de alguien para desplazarse o lo pueden hacer por ellos mismos y si se sienten seguros. Hay que esperar y tener mucha paciencia.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo ayudar a mi bebé a caminar, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Desarrollo y crecimiento del bebé.

Bibliografía
  • Asociación Española de Pediatría. (2014). ¿Cuál es el mejor andador para un bebé? El que no se usa.
  • Sánchez González, M. y Gutiérrez Fernández, L. (2016). Bebés en movimiento. Acompañamiento del desarrollo psicomotor, sensorial y postural.

Escribir comentario sobre Cómo ayudar a mi bebé a caminar

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo ayudar a mi bebé a caminar
1 de 2
Cómo ayudar a mi bebé a caminar

Volver arriba