Consejos para embarazadas

Antojos raros de embarazadas

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. Actualizado: 5 junio 2024
Antojos raros de embarazadas

Un antojo es un deseo fuerte de comer determinado tipo de alimento, especialmente si no puede ser sustituido por otra cosa, porque de lo contrario no satisface. En el caso de las mujeres embarazadas, lo curioso es que no siempre se trata de comida, y estos deseos pueden variar desde las combinaciones más ocurrentes de comida, hasta llegar a tierra, ceniza, jabón, arcilla y yeso, entre otras cosas más. Aunque no se sabe con exactitud la causa de los antojos durante el embarazo, algunos nutricionistas opinan que están relacionados con deficiencias nutricionales y se les debe prestar la atención adecuada. Por otro lado, también se piensa que es el resultado de los cambios hormonales, deficiencias nutricionales o simplemente un deseo de comer alimentos específicos.

Durante el embarazo, las mujeres anhelan cierto tipo de alimentos o combinaciones bien particulares, que son poco convencionales. En el siguiente artículo de paraBebés te presentamos 16 antojos raros de embarazadas. ¡Acompáñanos a descubrir las ocurrencias con los antojos más extraños y curiosos!

También te puede interesar: Qué embutidos puede comer una embarazada
Índice
  1. Tierra
  2. Jabón
  3. Galletas oreo con pasta de dientes
  4. Carbón
  5. Hielo
  6. Salchichas con mermelada
  7. Barro
  8. Pasta dental
  9. Pepinillos encurtidos en salsa de queso para nachos
  10. Pretzels con sabor a mostaza
  11. Alimentos picantes
  12. Alimentos muy salados
  13. Dulces
  14. Metal
  15. Judías verdes cremosas
  16. Alimentos ácidos
Ver más >>

1. Tierra

Algunas embarazadas sienten la necesidad de comer tierra, arcilla e incluso cenizas, una condición conocida como geofagia que se relaciona con deficiencias nutricionales, como la falta de hierro o minerales en la dieta o anemia, aunque también puede ser influenciada por factores culturales o psicológicos. Este antojo puede ser relativamente común en el embarazo, aunque no es universal.

En cualquier caso, es muy importante abordar estos antojos de manera adecuada, ya que comer tierra o sustancias no alimenticias puede ser perjudicial tanto para la madre como para el bebé. Por ello, si experimentas antojos de tierra durante el embarazo, es fundamental hablar con tu médico para que realice las pruebas pertinentes para determinar si hay deficiencias nutricionales y proporcionarte orientación sobre cómo satisfacer tus necesidades de manera segura.

Además, el médico puede ayudarte a abordar cualquier preocupación emocional o psicológica que pueda estar contribuyendo a tus antojos o recomendarte acudir a un especialista en salud mental. Si es tu caso, no intentes satisfacer los antojos de tierra sin la orientación de un profesional de la salud, y mucho menos si estás embarazada.

2. Jabón

El anhelo de comer de jabón es otro fenómeno extraño que puede producirse durante el embarazo. Se desconoce la causa exacta, pero se cree que este fenómeno está relacionado con el olor a jabón o la necesidad de limpiar. El deseo de consumir jabón puede incluirse en el trastorno Pica, causado por el deseo de comer compulsivamente sustancias no nutritivas como tierra, hielo, arcilla, tiza o jabón.

Las formas más comunes son la geofagia (comer tierra) y la pagofagia (comer hielo). Aunque los antojos de jabón también está incluido en esta afección, es más común que se produzca en mujeres embarazadas con anemia relacionada con el hierro o con un mal estado nutricional. Debido a que todavía se desconoce la causa de esta condición, es común que se pase por alto durante la atención prenatal.

Antojos raros de embarazadas - 2. Jabón

3. Galletas oreo con pasta de dientes

Es normal que toda mujer embarazada sienta una verdadera atracción y antojo por las galletas, el chocolate o una combinación de ambos, alimentos que, en cantidades moderadas, aportan al organismo azúcar y energía, algo muy necesaria en la etapa de gestación. Además el chocolate le ayuda a tener ese momento de placer, que asocia con el hecho de comer algo que nos gusta mucho.

Sin embargo, en raras ocasiones es posible que surja el antojo de consumir galletas con pasta de dientes, una combinación que puede asociarse al olor mentolado del dentífrico. Como puedes imaginar, esta combinación no es segura, puesto que la pasta de dientes contiene ingredientes que no están destinados a ser ingeridos, como el fluoruro y otros químicos. En este sentido, ingerir pasta de dientes en grandes cantidades puede ser tóxico y peligroso para la salud tanto de la madre como del feto.

4. Carbón

Algunas mujeres embarazadas anhelan el carbón, lo que puede ser un signo de una deficiencia de minerales, como zinc o calcio. Comer carbón o el deseo de hacerlo también está incluido en el trastorno de alimentación Pica, un un tipo de fagia que se incluye en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V) y se caracteriza por el consumo compulsivo y persistente de sustancias no nutritivas o con poco valor nutritivo.

El nombre científico viene del latín, urraca común o magpie, ave perteneciente a la familia del cuervo cuyo nombre científico es Pica pica. Se trata de un tipo de animal que come de todo, incluso las sustancias menos nutritivas, algo similar a lo que ocurre con este trastorno alimentario.

5. Hielo

Este antojo específico se conoce como pagofagia. El hielo es un antojo relativamente común que puede ser síntoma de anemia o el trastorno Pica. De hecho, son muchas las mujeres embarazadas informan de un fuerte deseo de comer hielo o masticarlo durante el embarazo.

A pesar de que no se comprende del todo por qué algunas mujeres experimentan este antojo durante el embarazo, algunos expertos sugieren que podría estar relacionado con cambios hormonales, deficiencias nutricionales, como la anemia por deficiencia de hierro, o simplemente ser una forma de aliviar la irritación en la boca y la garganta, especialmente en caso de náuseas o acidez estomacal.

El antojo de hielo no suele representar un problema de salud por sí mismo, sin embargo, es importante moderar el consumo y asegurarse de no dañar los dientes o la boca por masticar hielo en exceso, además de hablarlo con tu médico durante tus visitas prenatales porque en algunos casos podría ser un signo de una deficiencia nutricional subyacente. De este modo, en el caso de detectar alguna deficiencia podrá recomendarte el tratamiento más adecuado para cuidar tu salud y la del bebé.

Antojos raros de embarazadas - 5. Hielo

6. Salchichas con mermelada

Si durante el embarazo no puedes dejar de comer salchichas, probablemente tengas algún déficit nutricional, o bien las dificultades para saciarte te lleven a considerarlas una oportunidad de cumplir con tus necesidades gastronómicas durante los nueve meses de gestación.

No obstante, recuerda que las salchichas son embutidos que contienen una gran cantidad de grasa. Si las combinas con mermelada, la ingesta calórica es mayor, lo que podría generar efectos dañinos para tu embarazo. Si quieres saber más información sobre el consumo de este alimento puedes consultar nuestro artículo ¿Puedo comer salchichas cocidas estando embarazada?

7. Barro

Los antojos de comer barro durante el embarazo, conocido como geofagia, son otro de los antojos más raros que algunas mujeres pueden experimentar. Al igual que ocurre con el antojo de tierra, la geofagia puede estar relacionada con deficiencias nutricionales, factores culturales o psicológicos.

Muchas madres tiene este impulso, pero lo importante es que no intentes complacerlos porque puede ser muy peligroso para tu salud y la de tu bebé. Por ello, si estás experimentando antojos de comer barro durante el embarazo, es fundamental que hables con tu médico de inmediato para que puede ofrecerte la mejor solución.

En su lugar, prueba a saciar tus antojos comiendo chocolate, que tiene un color similar y es mucho más delicioso, aunque sin excederse de las cantidades recomendadas.

8. Pasta dental

Si lo analizas detenidamente, el antojo de pasta dental durante el embarazo no es tan inusual, dado que al cepillarnos los dientes, inevitablemente ingerimos o saboreamos la pasta dental. Por lo tanto, no resulta sorprendente que te sientas atraída por su aroma, especialmente si se trata de una nueva marca.

Sin embargo, es importante tener mucho cuidado de no consumirlo durante el embarazo debido a sus componentes y el posible daño que puede causar al estómago y el organismo en general si se ingieren en grandes cantidades.

Por lo tanto, si experimentas este antojo, es fundamental abstenerse de consumir pasta dental y buscar alternativas seguras para satisfacer tus necesidades. Por ejemplo, puedes optar por masticar chicle sin azúcar o disfrutar de un caramelo de menta. Estas opciones no solo pueden ayudarte a calmar el impulso de consumir pasta dental, sino que también te proporcionarán una sensación refrescante y agradable en la boca.

9. Pepinillos encurtidos en salsa de queso para nachos

Este es un antojo muy particular que experimentan algunas mujeres embarazadas, especialmente aquellas que disfrutan de la combinación de galletas saladas, pepinillos y macarrones con queso. La salsa de queso, generalmente procesada y embotellada, se sirve en muchos restaurantes mexicanos, lo que hace que sumergir los pepinillos en salsa de queso para nachos sea una delicia para algunas.

Para los familiares y amigos, es muy probable que esta combinación les parezca repugnante y carente de sentido, pero es importante reconocer que los antojos más extraños durante el embarazo suelen ser muy personales y específicos, pudiendo variar enormemente de una persona a otra.

10. Pretzels con sabor a mostaza

Otro antojo muy particular que algunas mujeres experimentan durante el embarazo son los pretzels con sabor a mostaza. Para algunas, la combinación de lo dulce, agrio y salado les resulta sumamente atractiva en esta etapa, especialmente si ya tenían una debilidad previa por estos sabores o alimentos.

La necesidad de satisfacer este antojo puede ser una respuesta a la búsqueda de ciertos nutrientes que el cuerpo necesita durante el embarazo, como sodio, carbohidratos o ácido fólico.

11. Alimentos picantes

Los antojos de alimentos picantes son comunes durante el embarazo y pueden ser una señal de que tu cuerpo necesita más agua. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el consumo excesivo de alimentos picantes puede conllevar riesgos para la salud.

De hecho, se ha demostrado que el consumo excesivo de estos alimentos puede causar problemas digestivos, malestar estomacal y acidez gástrica, lo que puede resultar incómodo e incluso doloroso durante el embarazo. Además, el consumo excesivo de alimentos picantes también puede aumentar el riesgo de desarrollar hemorroides, una condición común en muchas embarazadas, consecuencia del aumento de la presión en el área rectal.

Para satisfacer tus antojos de alimentos picantes de manera más segura, se recomienda moderar tu consumo y optar por alternativas más suaves o menos picantes. Asimismo, procura mantener una ingesta adecuada de agua para mantener tu cuerpo hidratado, ya que los alimentos picantes tienden a aumentar la sed.

12. Alimentos muy salados

Los antojos de alimentos salados también son muy comunes durante el embarazo y, en ocasiones, pueden ser una señal de que tu cuerpo necesita más sodio. Se cree que las hormonas del embarazo son responsables de estas preferencias, ya que provocan cambios que generan antojos de sabores específicos con una consistencia particular que resultan apetecibles.

Estas preferencias tienden a intensificarse en las etapas finales del embarazo. Sin embargo, debido al aumento en la retención de líquidos, es importante tener precaución, ya que el consumo excesivo de sodio puede provocar hinchazón.

13. Dulces

Los antojos de dulces como tortas, bocadillos, helados y otros postres indulgentes son extremadamente comunes durante el embarazo y pueden ser una señal de que tu cuerpo necesita más energía. Sin embargo, es importante abordar estos antojos de manera consciente y equilibrada para mantener una alimentación saludable durante el embarazo. Para satisfacer tus antojos de dulces de manera más saludable, considera optar por opciones con bajo contenido de azúcar o sin azúcar.

Además, asegúrate de incluir una variedad de alimentos nutritivos en tu dieta para garantizar que tú y tu bebé reciban todos los nutrientes necesarios para un desarrollo saludable. A pesar de que los antojos de dulces durante el embarazo son normales, no olvides mantener un equilibrio adecuado en tu alimentación para proteger tu salud y la de tu bebé.

14. Metal

Algunas mujeres embarazadas anhelan el metal, como monedas o llaves. Esta condición se llama metalofilia y puede ser un signo de deficiencia de hierro o zinc. Comer metal también se incluye en la condición alimentaria conocida como Pica, que podría ser muy peligrosa, sobre todo durante el embarazo.

Los posibles efectos adversos para los bebés nacidos de madres con Pica incluyen:

  • Parto prematuro
  • Muerte perinatal
  • Bajo peso al nacer
  • Irritabilidad
  • Circunferencia de la cabeza reducida
  • Exposición a contaminantes químicos como plomo y otras sustancias nocivas

Por su parte, las consecuencias de este trastorno en las mujeres durante el embarazo dependen de la naturaleza de la sustancia ingerida y pueden incluir estreñimiento, obstrucción intestinal, daño dental, hiperpotasemia, envenenamiento por plomo u otras toxinas ambientales, toxoplasmosis u otros parásitos.

15. Judías verdes cremosas

A simple vista, esta receta parece de lo más normal y realmente deliciosa. Sin embargo, la realidad es que se trata de una mezcla poco agradable al paladar debido a la combinación de sabores y los ingredientes utilizados en su preparación. De hecho, este plato tiene un sabor desagradable y al probarlo es posible que incluso te cause cierta repulsión.

Sin embargo, algunas embarazados experimentan antojo de judías verdes cremosas, por lo que también puede considerarse una de las recetas "raras" que se les puede ocurrir en este periodo.

16. Alimentos ácidos

El antojo de alimentos ácidos puede ser una señal de que tu cuerpo necesita más vitamina C. Asimismo, comer alimentos ácidos también pueden aliviar las náuseas del embarazo, motivo por el cual son sabores que suelen escoger las mujeres embarazadas. Además, los sabores agrios y salados son algunos de los preferidos para las papilas gustativas en este período.

Por otro lado, durante el embarazo las hormonas pueden alterar el sentido del gusto y ocasionar que algunas prefieran sabores más intensos como los ácidos. Este suceso también podría explicar por qué algunas mujeres experimentan antojos de alimentos ácidos.

A pesar de que la mayoría de antojos durante el embarazo no son motivo de preocupación, si experimentas algún antojo extraño de alimentos que no se pueden consumir, es muy importante hablarlo con tu médico para que te ayude a determinar las posibles causas y obtener los nutrientes necesarios. Evita a toda costa consumir alimentos o sustancias que puedan perjudicar gravemente tu salud física y la de tu bebé.

Antojos raros de embarazadas - 16. Alimentos ácidos

Si deseas leer más artículos parecidos a Antojos raros de embarazadas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Consejos para embarazadas.

Bibliografía
  • Fernández MI. Apps nutricionales para gestantes en atención primaria, aspectos clave para su uso. Nutrición clínica y dietética hospitalaria. 2016; 35(2):75-9
  • Rodríguez D, Alfaro B. Actualización de la Fisiología Gástrica.Med. leg. Costa Rica. 2010: 27; 2.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 4
Antojos raros de embarazadas