Preparación para el parto

¿Se puede inducir el parto si el bebé no está encajado?

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. 6 julio 2023
¿Se puede inducir el parto si el bebé no está encajado?

Si el bebé no está encajado y se considera necesario inducir el parto, los métodos de inducción típicos, como la administración de hormonas o la rotura artificial de membranas, pueden ser utilizados. Para que un parto sea exitoso influyen una serie de factores, tanto maternos como fetales. Uno de los aspectos más importantes es la posición que adopta el bebé en el útero, sobre todo durante el último trimestre del embarazo.

El encajamiento del bebé es fundamental para facilitar el nacimiento, y se espera que ocurra cerca la fecha de parto, de lo contrario habrá más posibilidades de que el infante nazca por cesárea. En este artículo de paraBebés, te contamos si se puede inducir el parto si el bebé no está encajado.

Índice
  1. ¿Es seguro inducir el parto si el bebé no está encajado?
  2. Riesgos de inducir el parto cuando el bebé no está encajado
  3. Qué hacer si el bebé no está encajado y no se puede inducir el parto

¿Es seguro inducir el parto si el bebé no está encajado?

La seguridad de inducir el parto cuando el bebé no está encajado depende de varios factores y debe ser evaluada por un profesional de la salud. En general, la inducción del parto puede considerarse segura en determinadas circunstancias y bajo la supervisión adecuada de los médicos.

Generalmente, la inducción del parto cuando el bebé no está encajado puede traer algunos riesgos y posibles complicaciones como los siguientes:

  • Trabajo de parto prolongado.
  • Necesidad de una cesárea urgente.
  • Prolapso del cordón umbilical, es decir, cuando el cordón sale del útero antes que el bebé.

Es crucial recordar que cada embarazo es diferente. La decisión de inducir el parto si el bebé no está encajado debe basarse en las circunstancias particulares de cada mujer y su bebé, y debe ser discutida y evaluada por un profesional de la salud, como un obstetra o ginecólogo.

En casos puntuales, es posible aplicar técnicas para ayudar a que el bebé se coloque en posición cefálica. Sin embargo, este método no es efectivo y puede tener riesgos. En definitiva, se puede inducir el parto si el bebé no está encajado, pero es fundamental discutir tus preocupaciones y preguntas con tu médico o partera, quienes podrán proporcionarte orientación específica basada en tu situación médica particular.

Riesgos de inducir el parto cuando el bebé no está encajado

Cuando se induce el parto en un bebé que no está encajado, existen ciertos riesgos y consideraciones que deben tenerse en cuenta. Los vemos a continuación:

  • Fallo de la inducción: en algunos casos, la inducción del parto puede no ser efectiva si el cuello uterino no está lo suficientemente dilatado o si el bebé no está en una posición favorable. Esto podría resultar en un parto prolongado o en la necesidad de una cesárea.
  • Parto doloroso para el bebé: si no se encuentra en posición cefálica, con la cabeza hacia abajo, el parto puede ser más doloroso y difícil para el bebé.
  • Distocia de hombros: si el bebé no está encajado adecuadamente en la pelvis materna, existe un mayor riesgo de que se produzca una distocia de hombros durante el parto. Esto ocurre cuando los hombros del bebé quedan atascados detrás del hueso púbico de la madre, lo que puede requerir maniobras adicionales o incluso una cesárea de emergencia.
  • Uso de fórceps o extracción: es posible que el médico necesite usar fórceps o una extracción para ayudar con el parto. Esto aumenta la probabilidad de que el bebé sufra lesiones adicionales, como fracturas o hematomas. En este artículo, te contamos las características de este tipo de parto instrumental.
  • Cesárea de emergencia: si no es posible un parto vaginal debido a la posición del bebé, puede ser necesario realizar una cesárea de emergencia, que tiene sus propios riesgos y complicaciones.
  • Asfixia: si el cordón umbilical se comprime durante el parto puede impedir que la sangre del bebé llegue a sus órganos, lo que puede provocar asfixia.

Es importante tener en cuenta que estos riesgos pueden variar según la situación individual de cada embarazo y las consideraciones médicas específicas No es seguro inducir el parto antes de las 39 semanas, debido a los riesgos para la salud del bebé. Sin embargo, existen casos específicos en los que la decisión debe tomarse en función del estado de salud de la madre u otras complicaciones médicas.

¿Se puede inducir el parto si el bebé no está encajado? - Riesgos de inducir el parto cuando el bebé no está encajado

Qué hacer si el bebé no está encajado y no se puede inducir el parto

Si el bebé no está encajado y no se puede inducir el parto, o no es recomendable, existen diferentes opciones y enfoques que los profesionales de la salud pueden considerar:

  • Ejercicios y posiciones: realizar ciertas posiciones puede ayudar al bebé a encajarse. Por ejemplo, caminando, poniéndose en cuclillas o pasando tiempo a cuatro patas, es posible lograr que se coloque en la posición adecuada. En este artículo verás Cómo adelantar el parto natural.
  • Maniobras obstétricas: en algunos casos, los médicos pueden intentar maniobras obstétricas para ayudar a encajar al bebé en la pelvis materna. Estas maniobras pueden incluir ejercicios específicos, cambios de posición, masajes o técnicas de estimulación suave para alentar al bebé a moverse hacia una posición más favorable.
  • Cesárea programada: cuando el bebé no se encaja y tampoco es posible inducir el parto, puede ser necesario realizar una cesárea programada. Esta decisión se toma en función de la salud de la madre y del bebé. En este caso, se realizará una cirugía para extraer al bebé a través de una incisión en el abdomen de la madre. Es una opción frecuente y segura.
  • Espera vigilada: en situaciones específicas en las que el bienestar del bebé y la madre no están en peligro inmediato, los médicos pueden optar por esperar hasta que se inicie el trabajo de parto de forma espontánea. Algunos bebés no se encajan hasta que comienza el trabajo de parto. Durante este tiempo, se realizará un monitoreo continuo para asegurarse de que todo esté bien y que no haya complicaciones.

La decisión sobre la mejor opción dependerá varios factores como la salud y el bienestar de la madre y el bebé. Es importante tener una discusión abierta y sincera con el equipo médico para comprender las opciones disponibles y tomar una decisión informada que sea lo mejor para ti y tu bebé.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Se puede inducir el parto si el bebé no está encajado?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Preparación para el parto.

Bibliografía
  • Aragón J, et al. (2017). Protocolo clínico para inducción del trabajo de parto: propuesta de consenso. Ginecol. obstet. Méx. [online]. 85 (5): 314-324.
  • Leduc D, Biringer A, Lee L, Dy J, Azzam H, Barrett J, et al. (2015). Induction of labour: review. Journal of Obstetrics and Gynaecology Canada. 37(4):380–3. PubMed PMID: 26001692.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 2
¿Se puede inducir el parto si el bebé no está encajado?