menu
Compartir

Parto inducido: qué es, cuánto dura y cómo afrontarlo

 
Por Yurisbeth Zanotty. 16 abril 2021
Parto inducido: qué es, cuánto dura y cómo afrontarlo

El período normal que debe cumplir un bebé dentro del vientre de su madre para nacer sin problemas y sin correr ningún riesgo, se comprende entre las 38 y 42 semanas. A partir de este momento, su organismo estará en la capacidad de adaptarse a la vida fuera del útero, debido a la madurez que han alcanzado sus órganos y sistemas vitales.

Regularmente el momento del trabajo de parto se inicia de forma espontánea, pero cuando esto no sucede o existe algún problema que retrasa el proceso, el parto debe ser provocado. En el siguiente artículo de paraBebés, te hablaremos acerca de qué es el parto inducido, cuánto dura y cómo afrontarlo.

También te puede interesar: Los síntomas 15 días antes del parto

Qué es un parto inducido

La inducción del trabajo de parto se practica en las mujeres que presentan riesgos de continuar con la gestación. Un criterio importante para interrumpirlo es que sea un embarazo a término, es decir, de más de 37 semanas de embarazo. Con el parto inducido se practican procedimientos que estimulan el inicio de las contracciones uterinas, incluso si las mujeres no se encuentran en el proceso de parto.

El trabajo de parto espontáneo se inicia generalmente luego de las 40 semanas de embarazo, aunque no existe un período estimado que sea exacto, porque varía dependiendo de la mujer. Aun así para que el trabajo de parto pueda llevarse a cabo con éxito, existen una serie de pasos que deben producirse:

  1. Dilatación y borramiento del cuello uterino.
  2. Comienzo de las contracciones uterinas.
  3. Ruptura de la bolsa o membranas amnióticas.
  4. Posterior a estos eventos se produce que el feto sea expulsado.

Con la inducción del parto se intenta copiar, mediante la administración de fármacos, todos los pasos que ocurren en el trabajo de parto espontáneo.

Cuándo practicar un parto inducido

Las indicaciones para practicar un parto inducido son variadas, pero en cada una de ellas se busca minimizar el riesgo que puede presentar la madre o el bebé, si el embarazo continúa. A continuación, te mencionamos algunas:

  1. El embarazo llega a la segunda mitad de la semana 42: la razón es porque, a partir de este momento, la placenta cumple sus funciones de forma limitada y es probable que existan deficiencias en el aporte de oxígeno, alimentación u otros problemas relacionados.
  2. Cuando se rompe aguas y las contracciones no se inician: esto representa un problema porque la bolsa amniótica es la estructura que protege y alimenta al bebé. Si el trabajo no se inicia luego de 24 horas de romperse, el riesgo de infecciones o falta de oxígeno aumenta.
  3. Cuando los bebés son muy grandes para la edad gestacional: esto puede complicar el nacimiento del bebé.
  4. Cuando la madre sufre alguna enfermedad crónica: enfermedades que arriesgan la vida de la madre o del feto como presión arterial alta o deficiencias en los riñones en el hígado, entre otras.
  5. Cuando el trabajo de parto se prolonga: si el trabajo de parto de alarga y las contracciones no son eficaces.
  6. Decisiones personales: si la madre decide por ella misma tener un parto inducido.

Cuánto dura un parto inducido

¿Cómo es un parto inducido? Todos los partos sean inducidos o no, se comportan diferente en cada mujer. Para considerar que la inducción ha resultado exitosa, el parto vaginal se debe producir transcurridas entre 12 y 24 horas desde el momento que se inició la maniobra. Es entonces cuando comienza el trabajo de parto propiamente. Por esta razón da la impresión que es más largo.

Si han transcurrido 24 horas desde la administración de la prostaglandinas, y no ha ocurrido la maduración cervical o el trabajo de parto no ha iniciado, es probable que sea necesario realizar una cesárea.

Cómo afrontar un parto inducido

¿Qué pasa si me inducen el parto? Independientemente de los motivos que lleven a practicar un parto inducido, lo más recomendable es evitar la ansiedad y el estrés. Los nervios pueden desencadenar otros eventos como, por el ejemplo, la presión arterial alta. Debido a la opresión y angustia, se pueden producir desmayos o pérdida de consciencia. Estas complicaciones pueden resultar dañinas, tanto para la madre como para el bebé .

Cuánto tarda en hacer efecto la prostaglandina

Para que la inducción del parto sea exitosa, debe tener lugar la maduración del cuello uterino. Esto quiere decir que el cuello del útero se debe dilatar de dos a tres centímetros. En partos normales, este proceso se inicia espontáneamente, pero en los inducidos se debe administrar la hormona prostaglandina.

La prostaglandina desencadena las contracciones uterinas y estimula la inducción del trabajo de parto. Se suele aplicar mediante supositorios, comprimidos o geles vaginales. Durante los últimos años se ha incrementado el uso de este medicamento, ya que científicamente ha demostrado ser excelente para estimular la maduración cervical e iniciar la actividad uterina al mismo tiempo.

El más usado es el misoprostol 50 mg por vía vaginal cada 4 horas. El tiempo que tarda en hacer efecto para que ocurra la maduración cervical es de entre 12 y 24 horas, iniciando el trabajo de parto propiamente.

Qué comer antes de un parto inducido

Desde tiempos antiguos, los profesionales sanitarios han aconsejado no consumir ningún tipo de alimento antes del parto, específicamente en el momento que se está produciendo la dilatación. Esto se recomienda con la finalidad de prevenir cualquier complicación que se pueda presentar, por ejemplo, en caso de necesitar que se practique una cesárea de emergencia.

La cesárea es una cirugía en la cual se debe colocar anestesia, bien sea local o general. Por ese motivo, ante estos procedimientos, lo más prudente es tener un período de ayuno.

Complicaciones de un parto inducido

¿Qué pasa si me inducen el parto y no dilato? Si se practica el parto inducido, se pueden producir algunas complicaciones. A continuación, veremos las complicaciones más frecuentes de este tipo de parto:

  1. Hipertonía uterina: ocurre cundo el útero se contrae por dos minutos o más.
  2. Desprendimiento prematuro de placenta.
  3. Rotura uterina.
  4. Sufrimiento fetal agudo.

Si tiene lugar estas eventualidades, es imprescindible contar con asistencia médica de urgencia.

¿Inducir el parto es doloroso?

¿Es más doloroso el parto natural o el inducido? Con la inducción del parto, generalmente se producen contracciones intensas y dolorosas en un período de tiempo más corto, una por cada 3 minutos, por lo cual la posibilidad de reponerse entre una y otra contracción no es tan cómoda como en los embarazos naturales. Las contracciones son fuertes, continuas y más dolorosas.

Hasta que no se produzca la dilatación del cuello uterino de forma óptima, de más de 3 centímetros, no se puede colocar anestesia de ningún tipo. Este momento es el que resulta más difícil de soportar por parte de la embarazada debido a las contracciones frecuentes y dolorosas.

Aunque en el parto inducido las contracciones sean fuertes y continuas, también hay que tomar en cuenta que en el parto natural también se producen contracciones y no se coloca anestesia hasta lograr 5 centímetros de dilatación del cuello uterino.

Si deseas leer más artículos parecidos a Parto inducido: qué es, cuánto dura y cómo afrontarlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Preparación para el parto.

Bibliografía
  • Aragón-Hernández JP, Ávila-Vergara MA, BeltránMontoya J, y col. Protocolo clínico para inducción del trabajo de parto: propuesta de consenso. Ginecol Obstet Mex 2017 mayo;85(5):314-324.
  • Las etapas del parto y el nacimiento. Embarazo y parto Maternal. University of Washington Medical Center. 2012.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Parto inducido: qué es, cuánto dura y cómo afrontarlo
Parto inducido: qué es, cuánto dura y cómo afrontarlo

Volver arriba