Compartir

Qué hacer cuando un niño vomita hasta el agua

 
Por Sheila Peón. 15 junio 2020
Qué hacer cuando un niño vomita hasta el agua

El vómito es la expulsión del contenido del estómago o del comienzo del intestino delgado, de forma brusca y con fuerza. Los vómitos son uno de los síntomas más frecuentes durante la infancia, ya que pueden aparecer en muchas de las patologías, por ello es un motivo de consulta bastante común con el pediatra. Estos pueden aparecer de forma ocasional sin que tenga mayor repercusión, en cambio hay veces que se repiten a lo largo del día, pudiendo verse comprometida la salud del niño por el riesgo que existe de deshidratación.

En este artículo de paraBebés vamos a ver cuáles son las principales causas de los vómitos en niños, los signos y peligros que implica la deshidratación, cómo se puede evitar la deshidratación y qué hacer cuando un niño vomita hasta el agua.

Causas de los vómitos en niños

Los vómitos en niños y niñas pueden darse por los siguientes motivos:

  • Procesos infecciosos: muchas de las infecciones pueden provocar vómitos en la niñez. Desde un simple catarro a causa de la cantidad de mocos que tienen y la tos fuerte, hasta infecciones del sistema digestivo como son las gastroenteritis, que suelen provocar vómitos y diarrea. Dentro de este grupo también nos encontramos las infecciones urinarias, las otitis, las gastritis e incluso procesos más graves como la meningitis, entre otros.
  • Síndrome de vómitos cíclicos: cada cierto tiempo, algunos niños tienen vómitos sin motivo aparente, que no cesan con las medidas habituales. Estos comienzan y desaparecen de forma súbita. Los ciclos tienden a ser similares en cada niño, es decir, comienzan a la misma hora y tienen la misma duración casi siempre.
  • Migrañas: en muchos niños, los ataques de migraña pueden llegar a provocar vómitos.
  • Mareo en los viajes: los viajes en coche con muchas curvas y/o muy largos y el movimiento de los barcos pueden provocar mareo por movimiento, pudiendo llegar a vomitar.
  • Motivos psicógenos: la ansiedad, las rabietas, enfados y el malestar emocional o el asco que les provoca una comida pueden hacer que el niño vomite. A veces, lo hacen a propósito y otras no. Se trata de causas psicológicas.
  • Intoxicaciones: esto sucede si se ingieren alimentos contaminados por bacterias, también por tomar una sobredosis de algún medicamento a su alcance, productos de limpieza, etc.
  • Alergia a un alimento. Después de comer algo que produce alergia en nuestro hijo, como frutos secos, pescados o mariscos entre otros, pueden aparecer los vómitos como síntoma principal.
  • Otras causas más graves: los vómitos pueden originarse por otras causas que pueden implicar riesgo para la salud del niño, pero por suerte son mucho menos frecuentes que los anteriores. Entre ellas nos podemos encontrar apendicitis, golpes fuertes en la cabeza, diabetes o infecciones del riñón.

Signos y peligros de la deshidratación por vómitos en niños

La deshidratación ocurre cuando se pierde más líquido del que se ingiere, haciendo que nuestro organismo no tenga la cantidad que necesita de agua y electrolitos para su correcto funcionamiento. Su gravedad dependerá de la cantidad de agua perdida, cuanto más se pierda más riesgo existe. El principal peligro a evitar es un Shock Hipovolémico, que puede llevar incluso a la muerte.

La deshidratación es especialmente peligrosa en determinados grupos, como los bebés y los niños, ya que son más propensos a vómitos y diarreas durante su infancia. Para saber si nuestro hijo o hija está sufriendo una deshidratación, debemos estar atentos a los siguientes signos y síntomas:

  • Boca, labios, piel y ojos secos. Si llora no produce lágrimas.
  • Casi no orina y cuando lo hace, el color es de un amarillo oscuro (la orina está muy concentrada).
  • Irritabilidad y somnolencia.
  • Mareo o debilidad al ponerse de pie, en casos de deshidratación grave.

Si sospechamos que pueda tenerla, es muy importante acudir al médico de forma inmediata.

Cómo evitar la deshidratación por vómitos en niños

La principal y más importante medida que debemos aplicar es asegurarnos de que nuestro hijo está recibiendo la cantidad necesaria de agua y líquidos que su cuerpo necesita para llevar a cabo sus funciones. Ante cualquier riesgo o signo de deshidratación, es conveniente ofrecer en pequeñas cantidades y de manera frecuente un suero de rehidratación oral, de venta en farmacias.

Además, es importante evitar que estén expuestos a temperaturas elevadas o abrigarlos en exceso, ya que, si aumenta la sudoración, pierden aún más líquido.

Remedios caseros para los vómitos en niños

Los vómitos son desagradables para cualquier persona y, además, deja a los niños agotados. No debemos dar ningún medicamento por nuestra cuenta para cortar esos vómitos, ya que pueden producir efectos secundarios indeseados. Además, los vómitos pueden dar la pista clave al o la pediatra para diagnosticar la enfermedad.

Por consiguiente, en vez de buscar cómo cortar esos vómitos, nos centraremos en evitar la deshidratación que es lo verdaderamente importante:

1. Ofrecer líquidos azucarados

Se debe beber a pequeños sorbitos y de forma frecuente, como zumos de frutas, leche o yogur líquido azucarado, ya que, si bebe un buen trago, lo normal es que vomite. Si aún así sigue vomitando, no dar nada hasta pasada 1 hora y probar de nuevo, para ver la tolerancia. A pesar de que existe la creencia de que la coca-cola sirve para los vómitos, la realidad es que es preferible evitar refrescos comerciales como los de cola, ya que pueden llegar a ser contraproducentes.

2. Dar suero

Cuando el niño tenga diarrea o se esté deshidratando, es importante ayudarle a hidratarse. Se le puede dar suero o soluciones de rehidratación oral. Este producto de farmacia aporta agua, sales y glucosa. Hay que tener cuidado si se decide hacer suero casero, ya que se pueden cometer errores en su preparación y no hacer el efecto deseado. Por ello es preferible comprar el de la farmacia, que ya lleva las cantidades recomendadas por la Organización Mundial de la Salud.

Las bebidas para deportistas no se recomiendan ya que están pensadas para cubrir las pérdidas del sudor, no las de los vómitos y la diarrea.

3. No forzar a comer

¿Un niño con vómitos puede comer? Si el niño no ha vomitado los líquidos durante 4 horas seguidas, se le puede dar pequeñas cantidades de comida que le apetezca, buscando siempre alimentos de dieta blanda. Si no tiene apetito, seguir con los líquidos.

4. Comenzar con dieta blanda

Una vez que tolere los líquidos, si le apetece puede comer cosas suaves como arroz blanco hervido, agua de arroz, sopas, pechuga de pollo, etc. Debemos evitar dar alimentos con mucha grasa como los fritos, muy pesados o condimentados. Aquí puedes ver cómo hacer agua de arroz para bebés y para qué sirve.

5. Acudir al pediatra

Ante determinados casos, será necesario acudir al médico:

  • Cuando en niño no consiga tolerar ni los líquidos
  • Si presenta signos de deshidratación
  • Los vómitos aparecen después de un golpe en la cabeza
  • Si contienen restos de sangre como si fueran posos de café



Si deseas leer más artículos parecidos a Qué hacer cuando un niño vomita hasta el agua, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud infantil.

Bibliografía
  • American Academy of Pediatrics. (2019). Vómito sin diarrea.
  • Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. (2011). ¿Qué hacer cuando mi hijo vomita?
  • De la Torre Espí, M. y Molina Cabañero, J.C. (2019). Vómitos.
  • Departamento de Salud de Osakidetza. (2020). Recomendaciones útiles para tratar náuseas y vómitos.

Escribir comentario sobre Qué hacer cuando un niño vomita hasta el agua

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué hacer cuando un niño vomita hasta el agua
Qué hacer cuando un niño vomita hasta el agua

Volver arriba