Compartir

Cómo poner límites a los niños

 
Por Eva Martínez Fierro. 4 septiembre 2020
Cómo poner límites a los niños

A la hora de criar a nuestros hijos e hijas, son numerosas las estrategias que podemos usar para educarles y enseñarles a cómo comportarse y cómo relacionarse con su entorno. Podemos optar por disciplinas más o menos respetuosas, más o menos permisivas o autoritarias, más democráticas..., pero en todas ellas hay un aspecto que es fundamental para el correcto desarrollo de la personalidad de cada niño y niña: los límites.

En este artículo de paraBebés sobre cómo poner límites a los niños, vamos a ver qué son los límites, por qué es necesario poner límites a los niños, cómo establecerlos en su rutina sin hacerles daño y pautas y estrategias a seguir.

También te puede interesar: Cómo educar en valores a los niños

¿Qué son los límites?

Los límites son un conjunto de normas o reglas de comportamiento necesarias para garantizar la seguridad de los niños y niñas y su convivencia con el resto de seres vivos y su entorno. Además, contribuyen a un óptimo desarrollo integral de la personalidad de cada uno y promueven su autonomía.

Los límites que se establecen en cada familia son diferentes dependiendo los ideales de los padres y madres y, además, son muy diferentes en cada estilo de crianza. Así, en los estilos de crianza más autoritarios los límites serán impuestos por uno o ambos progenitores sin tener en cuenta a los niños y niñas y en los estilos democráticos, como pueden ser la crianza respetuosa o la crianza positiva, serán los propios hijos e hijas los que ayuden a establecer los mismos.

Pero, ¿por qué es necesario poner límites a los niños desde bebés? Sigue leyendo para descubrirlo.

La importancia de poner límites a los niños

Los niños y niñas necesitan tener unas pautas acerca de cómo deben relacionarse con su entorno, con las personas que les rodean y con el resto de seres vivos que habitan el planeta. No podemos dejar que hagan lo que quieran ni que tengan libertad de decisión total ya que, además de ser peligroso, puede llevarles a construir una personalidad tirana y déspota. Es necesario que desde pequeños comprendan que todos sus actos tienen consecuencias, ya sean positivas o negativas.

Nuestro papel como adultos consiste en enseñar a los niños y niñas todas aquellas normas que les ayuden a adaptarse a la sociedad en la que viven a través de los límites, entre otras cosas.

En resumen, los límites les darán seguridad, aumentarán su autonomía, les permitirán adquirir hábitos y conductas, reforzarán su autoestima, fomentarán su autocontrol, les enseñarán a autorregularse y les harán sentirse integrados en la familia y en la sociedad.

A continuación, vamos a ver cómo podemos establecer estos límites sin hacer daño a nuestros hijos e hijas.

Cómo poner límites a los niños sin dañarlos

Ahora que tenemos claro que los límites son necesarios para la adaptación al entorno de los más pequeños y para la construcción de su personalidad, vamos a ver cómo podemos establecerlos en casa sin hacerles daño, es decir, sin ser tan estrictos como para limitar sus capacidades y dañar sus emociones, y sin ser demasiado permisivos:

  1. No imponer límites ni normas, así solo conseguiremos el enfado.
  2. Hacer partícipes a los niños y niñas, consultarlos con ellos y adaptarlos siempre que se pueda.
  3. Establecer solo límites necesarios, es decir, aquellos que relacionados con la seguridad y con el respeto: no cruzar solos la carretera, no pegar a otras personas o animales...
  4. Hablar sobre ellos con tus hijos e hijas, que los tengan presentes.
  5. Dar ejemplo y respetar los límites todos los miembros de la familia. No podemos decir que no griten gritando nosotros, por ejemplo.
  6. Establecer límites claros con los que el niño o la niña sepa exactamente que se quiere de él o de ella.
  7. Usar un lenguaje positivo.
  8. Ser empático y amable.
  9. Adaptarlos a vuestro modo de vida e ideales.

Todos estos límites se pueden establecer a través de una serie de estrategias en las que el juego para los más pequeños será lo principal. Vamos a ver unos ejemplos claros.

Pautas y estrategias para poner límites a los niños

El juego es el mecanismo básico de aprendizaje de los niños y niñas y todas aquellas conductas que aprendan hasta los 6 años de edad, luego serán muy difíciles de modificar. Por lo tanto, debemos establecer los límites claros durante la primera infancia para que los interioricen y se conviertan en algo habitual, evitando problemas de conducta.

Los juegos que vamos a exponer a continuación están destinados a enseñar límites y a trabajar normas:

El semáforo

Este semáforo lo haremos con un cartón donde dibujaremos y pintaremos tres círculos: uno rojo, uno amarillo y uno verde. Además, dibujaremos el cuerpo de un niño o niña y pegaremos una foto de nuestro hijo o hija en su cabeza. El semáforo lo podemos usar para multitud de límites, como, por ejemplo:

  • Si el tono de voz es alto, el muñeco se sitúa en el color rojo; si el tono es normal, en el verde...
  • Si tiene un tiempo determinado para hacer una tarea o un juego, el muñeco empieza en el color verde y, a medida que pasan los minutos, se va desplazando al color naranja y, finalmente, al rojo. El muñeco podemos pegarlo con velcro al semáforo para poder moverlo libremente.

Mural

Con ayuda de nuestros hijos e hijas, podemos dibujar un mural donde se vean claramente las normas de la casa o del aula para poder repasarlas cada día. Por ejemplo: no gritar, ayudar a hacer las tareas del hogar, recoger su habitación, hacer los deberes...

El reloj de arena

Un reloj de arena comprado o hecho por nosotros mismos nos puede ayudar para establecer tiempos que marquen el inicio y el fin de cada actividad. De esta forma, los niños y niñas podrán anticiparse a lo que va a pasar y sabrán cuándo es hora de terminar de hacer algo divertido, por ejemplo, para realizar algo que les guste menos.

Juegos de mesa

Un dominó, un rompecabezas sencillo, un parchís simple..., los juegos de mesa son un excelente recurso para enseñarles ciertos límites de convivencia a nuestros hijos e hijas. Con ellos, aprenderán a respetar el turno, a esperar y a tener paciencia.

En definitiva, los límites son algo imprescindible para que los niños y niñas aprendan a identificar y controlar sus conductas y sus emociones en diferentes situaciones sociales.

Cómo poner límites a los niños - Pautas y estrategias para poner límites a los niños

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo poner límites a los niños, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Educación infantil.

Bibliografía
  • J. Sigel, D.; Payne Brison, T. (2015). Disciplina sin lágrimas. S. A. Ediciones B: España

Escribir comentario sobre Cómo poner límites a los niños

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo poner límites a los niños
1 de 2
Cómo poner límites a los niños

Volver arriba