menu
Compartir

Mal comportamiento en niños de 4 a 5 años: causas y cómo tratarlo

Mal comportamiento en niños de 4 a 5 años: causas y cómo tratarlo

Conforme el niño y la niña va creciendo comienza a reafirmar su personalidad y, para ello, buscará el límite del adulto, a través de su comportamiento.

Por otro lado, su capacidad de asimilación y gestión emocional es algo inmadura, por lo que es probable que ante una situación que no sabe manejar, su interpretación de la realidad no sea la más adecuada y se enfrente a ella con un mal comportamiento.

La familia, los educadores y otros agentes involucrados en la educación del pequeño o pequeña, deben acompañar para modelar y estar atentos a las necesidades del menor, con el fin de proporcionarle una respuesta amable y firme a su conducta. En este artículo de paraBebés, abordamos el mal comportamiento en niños de 4 a 5 años, sus causas y cómo tratarlo.

¿Qué es el mal comportamiento?

El mal comportamiento en niños se traduce en una actitud inadecuada y nada deseable por el adulto. Puede ir acompañado de conductas agresivas o falta de control a sus impulsos emocionales. Aun así, según la disciplina positiva, detrás de un mal comportamiento hay un niño desalentado. Esto quiere decir que el menor se encuentra en estado de bloqueo emocional y, aunque su intención no sea tener una mala conducta, la interpretación que hace de las situaciones le conducen a actuar de una forma no muy deseada. En este artículo, encontrarás más información sobre el moldeamiento de la conducta.

Para ver qué es el mal comportamiento, este puede entenderse mejor empleando la teoría del iceberg. Según esta teoría, los icebergs son grandes formaciones de hielo de cuáles nosotros solo somos capaces de ver la punta. Sin embargo, existe un inmenso bloque, escondido en el mar, al que no alcanza nuestra vista.

Lo mismo ocurre con el mal comportamiento en niños de 4 a 5 años en adelante. Quizá los adultos solo vemos el mal comportamiento, pero oculto en el mundo interior de los menores, albergan emociones mal gestionadas, frustraciones, temores, malas interpretaciones e incluso dolor. Si nosotros castigamos solo estamos fijando nuestra atención en la actitud. No hay que obviar que el mal comportamiento puede ser una manifestación de todo aquello que permanece oculto y que no hemos tratado de descubrir.

Factores que influyen en el mal comportamiento

Cuando un niño o niña responde a las situaciones que se generan en su entorno con una actitud poco deseada, normalmente existe un motivo. La diversidad de causas del mal comportamiento en el aula o en casa es casi infinita. Lo más recomendable en estas situaciones, es como madre o padre pararte a pensar y reflexionar si hay alguna situación familiar que al niño le esté costando asimilar. Además, es importante observar a tu hijo o hija en diferentes situaciones con el fin de poder analizar, si a nivel personal, tiene alguna necesidad no satisfecha.

Causas familiares

Uno de los factores que influyen en el mal comportamiento pueden ser las siguientes causas familiares:

  • Separación de los padres.
  • Discusiones y faltas de respeto entre los miembros de la familia.
  • Incoherencia en el estilo educativo de los padres.
  • Falta de comunicación con los hijos.
  • La llegada de un nuevo miembro a la familia.
  • Uso reiterado de gritos y castigos.
  • Cambios bruscos en la vida del niño, como el cambio de centro educativo o de domicilio.
  • Pérdida de un ser querido.
  • No ser tenido en cuenta en el núcleo familiar.

Características personales de un niño

Otra de las causas del mal comportamiento en niños puede ser las siguientes características personales de un niño:

  • Desmotivación.
  • Baja tolerancia a la frustración.
  • Escasa confianza en sus figuras de referencia.
  • Poca autoestima.
  • Dificultad para controlar y gestionar emociones.
  • Necesidad de aprobación.

Actividades para tratar el mal comportamiento

Hay recursos genéricos para tratar el mal comportamiento, aunque pueden adaptarse a la personalidad y particularidades de cada niño. Veamos algunas actividades para tratar el mal comportamiento.

  • Literatura infantil: los niños a veces tienen un mal comportamiento en clase. Hay muchos cuentos dedicados a abordar el tema y la gestión emocional, especialmente la ira. Leer un cuento y ayudarle a que reflexione sobre el comportamiento de los personajes le ayudará a gestionar sus impulsos y a poner en práctica su capacidad empática.
  • Espacio de la calma: es un lugar específico en el hogar creado para recomponerse cuando hay un mal comportamiento o una pérdida de control. Este espacio es agradable, tranquilo y en él puede haber objetos que inviten a la relajación como relojes de arena, botellas de la calma, cuentos o música relajante.
  • Pintar: otra de las técnicas para el mal comportamiento de los niños es que coloreen libremente para canalizar impulsos o estados emocionales mal gestionados.
  • Respiración consciente: las técnicas de respiración son muy importantes para tratar a un niño con mal comportamiento. Hay un ejercicio muy sencillo en el que se dibujan en el aire y, con el dedo índice, cuadrados en las líneas horizontales se inspira y en las verticales se espira. Se repite el ejercicio varias veces ayudando al niño a relajarse a través de su propia respiración.
  • Abrazar: es muy común la retirada de afecto por parte del adulto cuando un niño se comporta mal. Sin embargo, para estas situaciones podéis recurrir a una famosa frase del Dr Jeckyll que dice: "quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite". Cuando un niño o niña se comporta mal, se siente bloqueado, desmotivado y desalentado es, precisamente, cuando más requiere del afecto y la seguridad de las personas que más quiere. En este artículo, verás cómo manejar las rabietas en niños.

Estrategias de intervención de conducta en el aula

Un niño de 4 o 5 años apenas está empezando a descubrir el mundo como ser independiente. Así pues, es normal que su comportamiento en el aula sea, en muchas ocasiones, inapropiado o poco deseable, ya que vive en un permanente ensayo-error modulando su actitud con lo que sucede en su entorno y aprendiendo, a través del causa-efecto, cómo sus actos tienen consecuencias sobre los demás.

Por lo tanto, para el mal comportamiento en niños de 4 a 5 años en el aula la mejor estrategia es involucrarles en el grupo de clase, responsabilizarles de pequeñas tareas y cometidos para dar respuesta a su sentido de pertenencia e importancia.

Otra estrategia fundamental e imprescindible para el mal comportamientos de los niños en la escuela, es contar con la estrecha coordinación y colaboración de la familia para ir solventando dificultades y comportamientos no deseados de una forma amable y respetuosa con el o la menor.

Recuerda que para el niño las personas con las que ha establecido un vínculo afectivo son el espejo donde mirarse. Por lo tanto, antes de poner el foco en el comportamiento del menor, hay que enfocar hacia nuestro propio comportamiento y reflexionar si estamos siendo el mejor ejemplo. Descubre más sobre este tipo de vínculo en el siguiente artículo: el apego: el vínculo especial madre-hijo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mal comportamiento en niños de 4 a 5 años: causas y cómo tratarlo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Educación infantil.

Bibliografía
  • Vega, G. L. (2020). Castigar no es educar: Todas las ventajas de la Disciplina Positiva. La Esfera de los Libros.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Genesis
Mi hijastra de 3 año es muy egoísta con mi sobrino le pega le quita todo lo q agarra lo mira de mala manera le dice cosas como tú no vives aquí el no es tu papá por todo pelea con el no sé cómo actuar

Mal comportamiento en niños de 4 a 5 años: causas y cómo tratarlo
Mal comportamiento en niños de 4 a 5 años: causas y cómo tratarlo

Volver arriba