Salud en el embarazo

Signos y síntomas de alarma en el tercer trimestre de embarazo

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. 5 octubre 2022
Signos y síntomas de alarma en el tercer trimestre de embarazo

El tercer trimestre del embarazo comprende desde la semana 28 hasta el día del parto, alrededor de la semana 40. Durante este período, los cambios en el cuerpo son más notables, ya que el desarrollo del bebé está casi completo y comienzan aparecer síntomas que causarán incomodidad.

Los signos que suelen presentar las embarazadas en esta etapa incluyen pesadez en el cuerpo, dificultad para descansar, acidez estomacal o ganas frecuentes de orinar, entre otros. Sin embargo, existen algunas señales que pueden avisarnos de que el embarazo no está yendo como debería. En el siguiente artículo de paraBebés describiremos los principales signos y síntomas de alarma en el tercer trimestre de embarazo.

Índice
  1. Falta de aliento
  2. Fiebre
  3. Contracciones
  4. Falta de movimientos
  5. Expulsión del tapón mucoso
  6. Cambios urinarios
  7. Sangrado vaginal
  8. Dolor de estómago
  9. Pérdida de líquido amniótico
  10. Dolor de cabeza intenso
Ver más >>

Falta de aliento

¿Cuáles son los signos de alarma en el tercer trimestre del embarazo? A medida que el útero crece, el diafragma se irá elevando, lo que provocará una sensación de falta de aire. Por lo tanto, la capacidad de entrada de aire a los pulmones disminuye. No obstante, el aumento considerable de la dificultad para respirar puede ser una señal de alarma que comprometa la vida de la madre y el bebé.

Fiebre

La fiebre es el aumento temporal de la temperatura del cuerpo por encima de los 38ºC. Se presenta como una respuesta del sistema inmunitario, ante una infección o microrganismo patógeno. La presencia de un cuadro febril en el embarazo representa un signo de infección que puede suponer un mayor riesgo, ya que el organismo deberá luchar para equilibrarse y proteger al bebé. Durante este proceso, el consumo de oxígeno aumenta y las necesidades calóricas y de fluidos son mayores, por lo que puede producirse deshidratación.

Por otra parte, es importante evitar la automedicación y acudir siempre al médico ante señales de alarma para realizar exámenes de laboratorio que permitan comprender el origen de la infección y evitar daños al feto.

Contracciones

Si aún no has llegado a las 37 semanas y tienes contracciones constantes que aumentan en intensidad y dolor, esto puede ser otro signo de alarma. No debemos confundirlas con las falsas contracciones, que no se hacen cada vez más intensas, solo aparecen en ocasiones con el aumento de la actividad física, el cansancio, el estrés o las emociones fuertes de la madre y desaparecen con al cambiar de posición, el reposo y no produce cambios en el cuello uterino.

Signos y síntomas de alarma en el tercer trimestre de embarazo - Contracciones

Falta de movimientos

Desde siempre, los movimientos del bebé han sido la mejor forma que tienen las embarazadas para evaluar el estado de salud fetal. Esta evaluación puede hacerse en cualquier momento observando la capacidad de respuesta que tiene el feto ante los estímulos externos, como al comer alimentos agradables o escuchar música.

Si tras todos estos estímulos el feto no se mueve, lo más adecuado será acudir a una consulta médica para que realice una ecografía y un control fetal.

Expulsión del tapón mucoso

El tapón mucoso es la estructura que se forma para proteger al bebé de la entrada de microorganismos patógenos a través del canal vaginal. A medida que el cuello uterino se ablanda y se dilata, esta barrera protectora se expulsará de forma gradual. Puede que lo expulses poco a poco durante varios días, acompañado de flujo vaginal de color amarillo y trazas leves de sangre, o bien que salga todo de una vez en forma de coágulo de tamaño moderado y consistencia gelatinosa.

La expulsión del tapón mucoso se produce generalmente en la última semana antes del parto, por lo que no se recomienda realizar ejercicio físico intenso a partir de la semana 35 para evitar acelerar este proceso. Si se expulsa antes de tiempo puede suponer un riesgo de infección, sobre todo si este hecho pasa desapercibido y sale sin que te des cuenta.

Cambios urinarios

Los cambios en el patrón urinario están asociados a las modificaciones hormonales y circulatorias que se producen durante el embarazo. En esta etapa, la capacidad diurética de los riñones funciona más rápido debido al aumento de volumen.

Como consecuencia de la presión que ejerce el útero sobre la pelvis, la vejiga se alinea desplazando y acortando la uretra, disminuyendo la capacidad de almacenar orina, sobre todo durante el último trimestre del embarazo, debido al peso del feto y la presión de la cabeza sobre la pelvis. Esto se traduce en menos capacidad urinaria, lo que aumentará las ganas de orinar o que se produzcan alguna pérdida de orina involuntaria conocida como enuresis.

Sangrado vaginal

El sangrado vaginal en el tercer trimestre es una señal de alerta que debe ser informada al médico de forma inmediata, haya presencia o no de dolor abdominal.

Este es un signo de riesgo que puede causar parto prematuro, inflamaciones del cuello del útero (cervicitis), desprendimiento prematuro de la placenta o placenta previa. Todas estas señales ponen en riesgo el bienestar fetal.

Signos y síntomas de alarma en el tercer trimestre de embarazo - Sangrado vaginal

Dolor de estómago

Si los dolores en el abdomen no son tipo cólicos y se presentan de forma continuada, es importante acudir al servicio médico para que un especialista evalúe las posibles causas. En función de los síntomas asociados y el tiempo transcurrido, será más fácil establecer tanto el diagnóstico como el riesgo potencial.

Por ejemplo, si el dolor se acompaña de náuseas, vómitos y fiebre puede tratarse desde una gastroenteritis aguda o incluso una apendicitis. Por otra parte, si el dolor de estómago se manifiesta durante el primer trimestre del embarazo puede significar embarazo ectópico, torsión quística o torsión de ovárica. En otros casos, este puede ser un síntoma de infecciones del tracto urinario, que también es peligroso para el bebé.

Pérdida de líquido amniótico

La pérdida de líquido amniótico se puede definir como la salida por vía vaginal de un líquido transparente e inodoro que se produce de forma abundante o por goteo y significa que las membranas se han roto. Esta es una señal de riesgo que la madre no puede controlar y que requerirá atención médica inmediata.

Dolor de cabeza intenso

Por último, el dolor de cabeza intenso y continuado durante el embarazo que no se resuelve con analgésicos puede ser otra forma de saber que algo anda mal en el embarazo, ya que puede significar que se haya producido un aumento de la presión arterial.

En este artículo encontrarás Qué tomar para el dolor de cabeza en el embarazo.

Signos y síntomas de alarma en el tercer trimestre de embarazo - Dolor de cabeza intenso

Si deseas leer más artículos parecidos a Signos y síntomas de alarma en el tercer trimestre de embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud en el embarazo.

Bibliografía
  • Gonzales Espejo, B. J. (2016). Conocimientos, actitudes y prácticas sobre signos y síntomas de alarma en gestantes atendidas en la unidad de Alto Riesgo Obstétrico del Hospital Guillermo Almenara Irigoyen Nacional. Lima, Perú: UNIVERSIDAD RICARDO PALMA.
  • Guerrero Romero, P. L. (2019). Conocimientos, actitudes, y prácticas sobre signos y síntomas de alarma en embarazadas de Alto Riesgo. Huancayo, Perú: Universidad Peruana Los Andes
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 4
Signos y síntomas de alarma en el tercer trimestre de embarazo