Salud en el embarazo

Diferencias entre el tercer embarazo y los anteriores

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. Actualizado: 12 febrero 2024
Diferencias entre el tercer embarazo y los anteriores

Si has estado embarazada más de una vez, sabrás que cada uno vez es diferente, que el primero no se parece en nada al segundo, ni mucho menos al tercero. El tercer parto es más lento y largo en el tiempo. Sin embargo, esto no es una regla estricta, ya que cada mujer es única. En este sentido, es posible que mientras algunas enfrentan dolores intenso, otras apenas sienten dolor y tienen un parto muy fácil. Las condiciones en el tercer embarazo pueden ser inesperadas, e incluso es probable que el parto se produzca antes de la fecha prevista porque es más difícil mantener completamente cerrado el cuello uterino como consecuencia de los embarazos previos, especialmente en el caso de que los partos anteriores fuesen vaginales.

En el siguiente artículo de paraBebés conocerás las diferencias entre el tercer embarazo y los anteriores.

Índice

  1. Experiencia adquirida
  2. Mayor fatiga
  3. Recuperación física
  4. Requiere más atención médica
  5. Tiempo para ti misma
  6. Reacciones del entorno
  7. Preparación para tener un bebé
  8. Cambios físicos
  9. Mejor adaptación
  10. Emociones

Experiencia adquirida

En el tercer embarazo, la madre ya no es nueva en este proceso y ha aprendido de los anteriores embarazos qué esperar en términos de síntomas, cómo manejar el malestar y qué cambios físicos y emocionales se producen. Esta experiencia puede generar sentimientos de calma y confianza y ayudar a que la madre preste especial atención a señales diferentes de sus experiencias previas.

Por ejemplo, en el primer embarazo las patadas del bebé aparecen entre las semanas 20 y 21, mientras que en el tercero, las sienten mucho antes a partir de la semana 16. Esto es posible gracias a que el cuerpo se adapta más rápidamente al crecimiento del bebé, los músculos se relajan y el movimiento es más fácil de distinguir.

Mayor fatiga

Durante tu tercer embarazo, la edad avanzada podría aumentar la probabilidad de enfrentar complicaciones adicionales, como hipertensión arterial o diabetes gestacional. Además, los periodos de descanso no serán los mismos que experimentaste en tu primer embarazo, siendo completamente normal sentirte cansada al tener que cuidar a dos bebés.

De igual modo, en el tercer embarazo la fatiga tiende a intensificarse, especialmente en el tercer trimestre, ya que el cuerpo debe alimentar al nuevo bebé y atender las demandas de cuidado de los dos bebés anteriores. Esto implica menos tiempo disponible para descansar y recuperarse, lo que podría requerir un esfuerzo consciente para buscar apoyo y ayuda de familiares y amigos.

Recuperación física

La recuperación posparto durante tu tercer embarazo también puede ser diferente porque el cuerpo ha pasado por este proceso varias veces, y es posible que ya no pueda recuperarse tan rápido como antes. La piel, los músculos y otros tejidos pueden haber perdido parte de su elasticidad, por lo que la madre necesitará más tiempo o quizás más intervención para sentirse como ella misma nuevamente.

La recuperación posparto es más rápida en el primer embarazo y normalmente más lenta en el segundo o tercer embarazo. Esto dependerá de varios factores:

  • Tiempo disponible: no tenemos mucho tiempo comparado con el primer bebé o el primer embarazo, porque ahora debemos cuidar a los dos hijos previos y no se compara con la actividad del primer embarazo, en el que tal vez nos pudimos relajar y hacer ejercicios durante ese tiempo.
  • En los embarazos posteriores, la recuperación suele ser algo más lenta porque los tejidos están flácidos y es posible que haya aumento de peso o kilos de más.
  • A medida que aumenta el número de embarazos, el suelo pélvico se debilita, por lo que es necesario realizar ejercicio para recuperar su elasticidad.

También puede interesarte ¿Los síntomas del segundo embarazo son iguales al primero?

Diferencias entre el tercer embarazo y los anteriores - Recuperación física

Requiere más atención médica

La duración del parto depende de la correcta posición del bebé, pero, en general, en el tercer embarazo el proceso es más corto que los anteriores. La dilatación suele ser más rápida porque el cuello uterino se dilata más rápido, por lo que ambas cosas pasan al mismo momento. Asimismo, la vagina se vuelve más elástica y dilatada, acelerando el parto como resultado de que el cuerpo recuerda los embarazos anteriores y se adapta a los cambios con facilidad.

A pesar de estas ventajas, la atención médica durante el tercer embarazo tendrá que ser más personalizada. El médico tendrá en cuenta cómo han sido sus embarazos anteriores y si hubo complicaciones, lo que requiere un seguimiento cuidadoso de ciertas condiciones para responder adecuadamente ante las eventualidades posibles.

Tiempo para ti misma

Durante el tercer embarazo, tus hijos mayores necesitarán tu atención, pero es posible que no les prestes la misma cantidad de tiempo que con el primero. Sin embargo, debes intentar no sentirte mal por ello, ya que simplemente es cuestión de organizar y distribuir mejor tu tiempo. Cada hijo trae consigo sus propios deseos, necesidades e intereses, demandando tu cuidado total y disminuyendo considerablemente tu tiempo para ti misma.

En este sentido, encontrar tiempo para el cuidado personal puede ser más difícil durante tu tercer embarazo. Una madre que cría a dos hijos y se prepara para un tercero, deja sus propias necesidades en segundo plano. Tu felicidad es importante para la felicidad de toda tu familia, por eso es importante encontrar formas de cuidarte.

Reacciones del entorno

El apoyo continuo durante el trabajo de parto puede mejorar los resultados para las mujeres y los recién nacidos, facilitando el parto vaginal, acortando su duración y reduciendo el uso de analgésicos y medicamentos en exceso.

De igual manera, la reacción de amigos y familiares es menos intensa durante el tercer embarazo. Desde el momento del anuncio, es más suave y aceptable a lo largo del mismo, sin implicar una disminución en el apoyo y el amor. Las madres pueden descubrir que sus redes de apoyo son más prácticas y se centran en satisfacer sus necesidades específicas.

Preparación para tener un bebé

Prepararse para tu tercer hijo puede ser menos estresante que en el caso de las madres primerizas porque las familias ya cuentan con muchas herramientas esenciales y saben qué funciona y qué no. Esto liberará su tiempo y energía para concentrarse en preparar a su familia para la incorporación del nuevo integrante, en lugar de preocuparse por los detalles materiales.

Recuerda que la preparación incluye involucrar a las personas más importantes de tu vida, como tu pareja, amigos y familiares. De esta forma, te sentirás segura y apoyada en la responsabilidad de cuidar y criar a tres hijos.

Cambios físicos

Los cambios corporales durante el tercer embarazo son más notorios y se presentan con anterioridad. Tu cuerpo tiene memoria y puede adaptarse rápidamente a la condición de embarazo. El abdomen estará más sensible en ciertas áreas. También son posibles enfermedades relacionadas con los órganos genitales femeninos.

Por supuesto, esto no significa que será así o que se afectan las últimas etapas del embarazo. Desde esta perspectiva, si decides tener un tercer hijo, deberás someterte previamente, a todos los exámenes médicos necesarios para garantizar que el embarazo transcurra sin complicaciones.

Si quieres obtener más información al respecto puedes consultar el artículo sobre Los cambios físicos en el embarazo.

Diferencias entre el tercer embarazo y los anteriores - Cambios físicos

Mejor adaptación

Cuando has tenido uno o dos partos previos, tu cuerpo se prepara más rápidamente para el nacimiento del bebé. Los músculos pélvicos son más elásticos, facilitando la apertura del canal del parto con menor dolor, lo cual beneficia tanto a la madre como al bebé. Sin embargo, no todo es positivo.

Es importante destacar que el estiramiento de los músculos puede prolongar el sangrado posparto, resultando en una pérdida de sangre mayor que en un primer parto. No obstante, esto no tiene por qué ser motivo de alarma, ya que en la actualidad la mayoría de las maternidades cuentan con el equipamiento y los recursos necesarios para prevenir posibles complicaciones.

Emociones

Las embarazadas experimentan muchas sensaciones durante el embarazo debido a los cambios hormonales y psicológicos que se producen. Por ello, en el tercer embarazo las emociones son más complicadas. La alegría de recibir una nueva vida se mezcla con la realidad de comprender cómo puede cambiar la dinámica familiar.

Es posible que te preocupe cómo se adaptarán y gestionarán tus hijos mayores las nuevas responsabilidades y la llegada de otro miembro a la familia. La mejor opción en estos casos es buscar información al respecto o leer libros que te ayuden a afrontar los conflictos de la mejor forma.

Si deseas leer más artículos parecidos a Diferencias entre el tercer embarazo y los anteriores, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud en el embarazo.

Bibliografía
  • Carvajal JA, Ralph C. Manual de ginecología y obstetricia. 8th ed. Escuela de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile; 2017.
  • Xiaohong Chen. (2018). GESTACION MULTIPLE. Revista Médica Sinergia. Vol.3 Num: 5,pp:14 -19

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Diferencias entre el tercer embarazo y los anteriores