Compartir

¿Es malo fumar en la lactancia?

 
Por Sheila Peón. 13 enero 2020
¿Es malo fumar en la lactancia?

Todos sabemos que fumar es malo para la salud. El consumo de tabaco es uno de los principales motivos de dolencias del corazón, enfermedades respiratorias y cáncer. Por ello constituye un importante riesgo de muerte prematura en gran parte del mundo. Pero no afecta solamente al organismo de la persona que fuma, sino de las personas que se encuentran a su alrededor y los más vulnerables ante esta situación son los niños, las niñas y los bebés.

Si quieres conocer qué ocurre si fumas mientras das el pecho, en este artículo de paraBebés veremos si fumar durante la lactancia afecta o no al bebé, por qué es malo fumar en la lactancia, qué consecuencias tiene dar pecho y fumar y te contamos una serie de consejos si no puedes dejar de fumar.

También te puede interesar: ¿Es malo tomar cerveza en la lactancia?

¿Fumar durante la lactancia afecta al bebé?

El tabaco es una droga legal que desgraciadamente está muy presente en nuestra sociedad, aunque cada vez estamos más concienciados sobre sus efectos nocivos sobre el organismo y más personas se animan a abandonar este hábito. Una buena oportunidad para dejarlo es durante el embarazo y la lactancia, ya que si pensamos en el daño que puede hacer el tabaco en el bebé puede que resulte más sencillo.

Al igual que el tabaco afecta a la persona que fuma, también lo hace con los bebés, durante la gestación y también en la época en la que son amamantados.

Por qué es malo fumar en la lactancia

En un cigarrillo se encuentran muchas sustancias nocivas para la salud, y parte de ellas pueden quedarse en la leche que más tarde va a ingerir el bebé. Por ello esa leche materna va a contener una mayor concentración de cadmio, mercurio, cotinina (metabolito de la nicotina) y otros metales pesados. Además, se puede decir que esa leche posee una peor calidad en comparación a la leche de una madre no fumadora, ya que tiene menor cantidad de proteínas, grasas, vitaminas y antioxidantes.

Pero lo más peligroso y perjudicial para el bebé es inhalar el humo del tabaco, ya que contiene numerosas partículas malignas.

Consecuencias de dar pecho y fumar

Las consecuencias de dar pecho y fumar repercuten tanto en tu salud como en la de tu bebé.

  • Dificultades para conciliar y mantener el sueño. La nicotina tiene un poder estimulante, lo que se traduce en el bebé como nerviosismo e intranquilidad.
  • Dificultad para amamantar. El tabaquismo materno puede acortar el tiempo de lactancia, así como disminuir el volumen de leche y afectar a las grasas que contiene. Esto es debido a que se inhibe la prolactina, que es la hormona encargada de producir la leche materna.
  • Incremento del riesgo del Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.
  • Niños y niñas de menor talla si son amamantados por madre fumadora. Está demostrado que si las mujeres fuman durante el embarazo, sus niños nacen con menor peso que si no hubieran fumado. Ocurre lo mismo durante la lactancia.
  • Mayores episodios de enfermedades. El bebé tiene más posibilidades de sufrir infecciones respiratorias, otitis, cólicos y asma, debido sobre todo a la inhalación del humo del tabaco.
  • Mayor riesgo de obesidad cuando sea mayor.

Todas estas consecuencias se incrementan aún más si al niño o niña se le está alimentando con leche de fórmula, en vez de con leche materna.

Cuánto dura la nicotina en la leche materna

La nicotina pasa y permanece en la leche que produce la madre, pero lo hace en unas concentraciones que en principio no son tóxicos para el bebé. Si fumas habitualmente, la nicotina va a estar ahí, no va a desaparecer de tu leche.

Pero puedes intentar que el bebé ingiera la menor cantidad posible de nicotina si procuras fumar unas dos horas antes de la toma, e inmediatamente después de esta.

Consejos si no puedes dejar de fumar durante la lactancia

Si has intentado dejar de fumar pero no lo has conseguido, te contamos una serie de consejos para que el tabaco afecte de la menor manera posible a tu bebé:

  1. Aunque fumes, ya sean muchos cigarrillos o pocos diariamente, no dejes de amamantar a tu bebé. Lo ideal es no dejar de darle el pecho, porque gracias a las defensas presentes en tu leche se contrarresta una parte de los efectos perjudiciales que tiene el humo del tabaco, protegiéndole ante las posibles infecciones. En el siguiente artículo encontrarás los beneficios de la lactancia materna para el bebé.
  2. No practiques el colecho si fumas, ya que si compartes la cama con él se incrementa el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.
  3. Evita fumar antes de su hora de la siesta o de la hora de dormir nocturna, ya que por efecto de la nicotina le costará más esfuerzo quedarse dormido. También antes de las tomas, no fumes dos horas antes de darle de comer.
  4. Procura no fumar dentro de casa, y mucho menos en el cuarto donde se encuentre el niño. Así se evita que se convierta en fumador pasivo respirando el humo nocivo.
  5. Intenta fumar la menos cantidad posible de cigarros diarios mientras estés dando el pecho.

Ante todo, la mejor opción es dejar de fumar. Si no has podido lograrlo sola, pide ayuda profesional.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Es malo fumar en la lactancia?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de .

Bibliografía
  • Academia de Medicina de Lactancia Materna. (2015). Pautas para la lactancia y el consumo de sustancias o trastorno por consumo de sustancias.
  • American Cancer Society. (2018). Los efectos del tabaco durante el embarazo o la lactancia.
  • Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. (2012). Preguntas frecuentes sobre lactancia materna.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Es malo fumar en la lactancia?
¿Es malo fumar en la lactancia?

Volver arriba