Compartir

Ejercicios de psicomotricidad gruesa para niños de 3 a 5 años

 
Por Lorena García Vega. 29 enero 2021
Ejercicios de psicomotricidad gruesa para niños de 3 a 5 años

La motricidad es la capacidad que tiene el organismo de realizar diferentes movimientos y gestos. Durante la infancia van pasando del propio control del cuerpo a desarrollar movimientos coordinados como puede ser chutar un balón, saltar a la pata coja o escribir con un bolígrafo.

Existen dos tipos de psicomotricidad. Por un lado está la fina, que es la encargada de que el niño vaya empleando diferentes utensilios de una forma más concreta y precisa, como puede ser el manejo de las tijeras. Por otro lado, está la motricidad gruesa en la que están implicados músculos grandes y donde se activa todo el cuerpo. En este artículo de paraBebés, os proponemos 10 ejercicios de psicomotricidad gruesa para niños de 3 a 5 años.

También te puede interesar: Manualidades para niños de 3 a 5 años

¿Cómo es la motricidad gruesa en los niños de 3 a 5 años?

A pesar de que las características son muy generales y cada niño tiene su propio ritmo y momento de adquisición de determinadas destrezas, a partir de los 3 años comienzan a desarrollar una serie de hitos evolutivos en cuanto a motricidad gruesa se refiere. Veamos como es la motricidad gruesa en los niños de 3 a 5 años:

  • Correr.
  • Esquivar obstáculos.
  • Saltar y caer sobre los dos pies.
  • Ser capaz de balancearse sobre un pie.
  • Saltar desde superficies estables como las escaleras.
  • Dar vueltas sobre sí mismo.
  • Puede mantener el equilibrio sobre un pie.

Mejorando el equilibrio

Una de las actividades para mejorar la psicomotricidad gruesa en niños es este juego. Los pasos para realizar esta actividad son:

  1. Se desarrolla colocando dos sillas juntas en un área libre de otros objetos. Es importante que el niño o la niña observe como el adulto levanta lentamente un de los pies del suelo.
  2. Se le pide que le imite. Quizá sea necesario repetir el procedimiento varias veces hasta que el menor pueda permanecer en un pie unos cinco segundos mientras se sujeta a la silla.
  3. Se retira la silla, pero se le ofrece una mano. Ahí el niño o la niña quizá se desestabilice, pero pronto recuperará el equilibrio.
  4. Poco a poco se le va soltando la mano, con el fin de que sea capaz de mantener el equilibrio 5 segundos sin ningún tipo de apoyo.

Bolos

Es uno de los juegos para psicomotricidad gruesa más sencillos y divertidos para los niños. Los bolos son muy fáciles de realizar con botellas de plástico. Para jugar se colocan los bolos a cierta distancia del pequeño o pequeña, y este debe derribarlos. Es un juego de puntería y habilidad, en el que a pesar de que hay que ejercer cierta precisión de movimiento, se activa prácticamente todo el cuerpo.

Lanzamiento de globos

Seguimos con más actividades para desarrollar la psicomotricidad gruesa en niños. Este juego puede hacerse con diferente grado de dificultad. Si se realiza en grupo, que cada niño o niña disponga de uno o dos globos, en función de la coordinación motriz que tenga desarrollada. Tiene que alzar los globos y mantenerlos en el aire sin que estos caigan utilizando la motricidad de todo su cuerpo y desarrollando un ejercicio de coordinación, lateralidad y equilibrio.

Carrera de obstáculos

Uno de los ejercicios de psicomotricidad gruesa para niños de 3 a 5 años es la carrera de obstáculos. Para este juego se requiere de espacio para poder moverse en libertad. Se ponen por el espacio aros, colchonetas o módulos propios de psicomotricidad y se establece un circuito para que los niños vayan sorteando los obstáculos. Se puede jugar con la velocidad, haciendo el circuito en progresión, de más lento a más rápido, etc. Hay múltiples posibilidades.

Saltos

Una actividad motricidad gruesa para niños que, para que resulte más divertida, puede realizarse simulando animales. Le podemos pedir a los niños que comiencen dando zancadas de elefante, a continuación pasitos de pollitos, luego el trote y el galope de un caballo, finalizando con saltos de conejo con los pies juntos. Si la actividad solo se plantea como saltar, puede resultar poco atractiva, pero si se dinamiza a través de la representación, gana más interés y curiosidad por desarrollarlo.

Equilibrio

Si hablamos de actividades de psicomotricidad gruesa en niños, esta puede hacerse en exterior. Se dibuja con tiza un largo recorrido, Entonces, el niño o la niña debe seguir el recorrido sin salirse de él, estimulando de esta forma el equilibrio. No presenta ningún riesgo y el menor debe concentrarse en seguir todo el circuito sin salirse de la línea para trabajar su equilibrio.

Botar una pelota

Una de las recomendaciones para mejorar la motricidad gruesa en niños es botar una pelota. Este juego consiste en facilitar al niño una pelota de grandes dimensiones para que le resulte más sencillo de manejar. Después tiene que tratar de botar la pelota y meterla sobre una cesta o canasta. Es un ejercicio de motricidad gruesa que requiere el desarrollo de la coordinación óculo-manual.

Imitaciones

Uno de los ejercicios de psicomotricidad gruesa para niños de 3 a 5 años son las imitaciones. Los menores se distribuyen por el espacio y el dinamizador da consignas de cómo deben moverse. Lo más divertido es que sean movimientos muy diferentes entre sí e intercalar diferentes velocidades para hacerlo más dinámico. El niño o la niña puede simular que es una mariposa, un coche de carreras o una tortuga. Dependerá de la creatividad del dinamizador para dar las consignas.

El trenecito

Seguimos con más juegos de psicomotricidad gruesa en niños. El trenecito es muy popular entre los niños pues, desde que son muy pequeños, una de las primeras cosas que aprenden en el centro educativo es a hacer una fila. Todo el grupo forma un tren, teniendo que estar agarrados por la cintura.

El dinamizador se pone el primero y va dando consignas. Quizá primero pasen por un puente, tomen una curva, vayan muy rápido, frenen e incluso vayan marcha atrás. Poseer la coordinación de movimientos es un hito evolutivo complejo, pero si además se le añade la dificultad de coordinarse con todo el grupo, la experiencia resulta muy estimulante y divertida.

La croqueta

Si hablamos de ejercicios de psicomotricidad gruesa para niños de 3 a 5 años, no puede faltar la actividad de la croqueta. Este juego es muy sencillo. Consiste en que el niño ruede sobre sí mismo en un espacio. De esta forma, además de divertirse, está poniendo en funcionamiento todo su cuerpo.

En este artículo, encontrarás más juegos de psicomotricidad infantil. Además, los niños también pueden trabajar otro tipo de motricidad. En el siguiente artículo, te hablamos sobre qué es la psicomotricidad fina y ejercicios para mejorarla.

Si deseas leer más artículos parecidos a Ejercicios de psicomotricidad gruesa para niños de 3 a 5 años, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Actividades infantiles.

Bibliografía
  • P. Manzano. (2008). Edades Y Etapas: Actividades De Aprendiz. NARCEA.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Ejercicios de psicomotricidad gruesa para niños de 3 a 5 años
Ejercicios de psicomotricidad gruesa para niños de 3 a 5 años

Volver arriba