Consejos para embarazadas

Cuándo preocuparse por los movimientos fetales en el embarazo

 
Leidy Mora
Por Leidy Mora. 17 febrero 2023
Cuándo preocuparse por los movimientos fetales en el embarazo

Sentir los movimientos del bebé en nuestro interior es una experiencia única durante el embarazo. Es la manera de saber que nuestro bebé está bien, aún cuando no estemos observándolo a través de una ecografía. Cada bebé tiene su forma particular de moverse dentro del útero, estableciendo su propio patrón diario de actividad. Debemos prestar atención a cualquier cambio que ocurra en este patrón, especialmente en el tercer trimestre, pues la actividad fetal es un indicador clave de la salud del bebé.

En este artículo de paraBebés, te diremos cuándo preocuparse por los movimientos fetales en el embarazo, qué pasa si son dolorosos o si hay una disminución de sus movimientos dentro del útero. Conoce más a continuación.

Índice

  1. Cómo saber si los movimientos del bebé son normales
  2. Qué movimientos fetales no son normales en el embarazo
  3. Cuando preocuparse por los movimientos fetales dolorosos
  4. Qué pasa si el bebé se mueve menos de lo normal

Cómo saber si los movimientos del bebé son normales

Desde muy temprano, alrededor de la semana 7 de embarazo, el bebé comienza a moverse dentro de la barriga, concretamente, se manifiestan movimientos en el tronco y las extremidades totalmente involuntarios. Los movimientos fetales favorecen la adecuada formación de sus huesos y articulaciones, y así, el buen desarrollo del sistema neuromuscular. En este artículo encontrarás información sobre cómo se sienten los primeros movimientos del bebé.

Movimientos fetales entre la semana 18 y 20 de embarazo

Hacia el segundo trimestre, los movimientos fetales comienzan a hacerse más vigorosos y precisos, pudiendo empuñar sus manos y succionar con la boca. Estos movimientos son percibidos por la madre entre la semana 18 y 20 de embarazo, dado que en ellas el bebé ya ha ganado el tamaño suficiente y tiene mejor desarrollo muscular, lo que le permite rozar y presionar las paredes del útero.

Lo normal en esta etapa es que los movimientos fetales se sientan como burbujas o aleteos en la barriga. Algunas mujeres los describen como si tuvieran maripositas en el vientre. En la ecografía puede observarse como el bebé hace movimientos con sus brazos y piernas, da vueltas, empuja, hace movimientos de extensión, lleva sus manos a la boca, bosteza y hasta se sobresaltará ante ruidos externos.

Movimientos fetales en la semana 24

Hacia la semana 24, es habitual que el bebé comience a tener hipo. Se percibe como movimientos o sacudidas rítmicas en el vientre que duran varios minutos, hasta una hora. No debes preocuparte si esto ocurre, pues es producto de la contracción involuntaria del músculo diafragmático del bebé, dada la inmadurez del sistema digestivo y nervioso.

Además, cabe destacar que los bebés se mueven más después de las comidas, de tomar café o de comer algo dulce. Es habitual también sentirlos durante las noches, mientras estás tumbada de lado. Disminuye la frecuencia de movimientos mientras estás ejercitándote o caminando, ya que en estos momentos los bebés suelen dormir.

Movimientos fetales en la semana 28

¿Cómo saber si los movimientos del bebé son normales? En las primeras semanas los movimientos fetales se sientan muy débiles y esporádicos, y se hacen cada vez más intensos y frecuentes hacia la semana 28. A partir de aquí y hasta el momento del parto, los movimientos fetales serán más fuertes y habituales durante el día, aunque pueden disminuir su frecuencia hacia el final del embarazo, debido al aumento de periodos de sueño y al poco espacio que tiene el bebé dentro del útero en el último trimestre.

Qué movimientos fetales no son normales en el embarazo

Cada bebé dentro del vientre tiene su propio patrón de movimientos, el cual suele estar bien definido en la semana 28. Así pues, es importante que las madres se familiaricen con estén patrón.

A medida que el embarazo avanza, te acostumbrarás a la frecuencia, la intensidad y la forma en la que el bebé se mueve. ¿Qué movimientos no son normales en el embarazo? Ciertamente, no es normal que el patrón de movimientos fetales cambie drásticamente, y que haya un exceso o disminución marcada de actividad fetal que persista por horas.

Hay que tener presente que los movimientos fetales son un indicativo de bienestar del bebé, por lo tanto, es normal que tu bebé se mueva, de pataditas, vueltas o tenga hipo. Esto quiere decir que está creciendo y desarrollándose de la manera esperada. Lo que no es normal es sentir pocos movimientos durante el día, o peor, una ausencia total de los mismos. En este artículo resolvemos la duda de si estoy de 21 semanas de embarazo y no siento movimientos, ¿qué hago?

Cuándo preocuparse por los movimientos fetales en el embarazo - Qué movimientos fetales no son normales en el embarazo

Cuando preocuparse por los movimientos fetales dolorosos

Cuando el embarazo avanza y el bebé gana tamaño y peso, los movimientos fetales se pueden sentir con mayor intensidad. Entonces, ¿cuándo preocuparse por los movimientos fetales en el embarazo? Cuando el bebé realiza algún movimiento brusco, como una patada o giro, esto puede causar alguna molestia momentánea en el abdomen, costillas o vagina.

De igual manera, el bebé puede moverse y cambiar su posición dentro del útero, presionando los tejidos que se encuentran alrededor, lo que puede generar un dolor localizado, agudo y sordo. Esto es común en los últimos meses de gestación.

Es recomendable valorar si efectivamente el dolor es producto de un movimiento del bebé. De ser así, suele ser inofensivo. Para aliviar los movimientos fetales dolorosos, debes acostarte de lado para disminuir la presión en el área. Si el dolor disminuye, entonces no hay de que preocuparse. En líneas generales, los movimientos fetales dolorosos no suelen ser un indicativo de problemas en la gestación.

En todo caso, si el dolor persiste al cambiar de posición, aparece de manera repentina, se hace más intenso con el pasar de las horas y no se calma aun con el uso de medidas analgésicas, entonces, es necesario acudir a un profesional sanitario para que realice una evaluación. El médico debe descartar cualquier complicación como desprendimiento de placenta, ruptura uterina o un parto prematuro.

Qué pasa si el bebé se mueve menos de lo normal

Si notas que el bebé se mueve menos de lo habitual durante el día y sus movimientos se hacen más débiles, debes prestarle atención. Esto puede ser consecuencia de una insuficiencia placentaria o de problemas en el cordón umbilical, que compromete el aporte de oxígeno y nutrientes al bebé.

Precisamente, es en estos momentos en los que hay que preocuparse por los movimientos fetales. De no tomarse las medidas necesarias, se pueden desencadenar complicaciones perinatales graves o la muerte fetal.

Cuándo preocuparse si el bebé se mueve menos de lo normal

Para evitar que surjan complicaciones, debes controlar la actividad del bebé día a día y acudir al médico en los siguientes casos:

  • No sentir al bebé pasadas las 24 semanas de embarazo.
  • Dejar de sentir al bebé durante más de 2 horas.
  • Cuando el patrón de actividad del bebé cambia y disminuyen los movimientos fetales durante más de 12 horas. Ante todo, no hay que esperar más de 24 horas para acudir al especialista.
  • Si al contar los movimientos fetales hay menos de 10 movimientos en 2 horas, en un momento del día en el que el bebé suele estar activo, como ocurre después de las comidas o durante el descanso.
  • Si al contar los movimientos fetales hay menos de 10 movimientos fetales en un lapso de 12 horas.

Para hacer el contaje dirigido de movimientos fetales, debes contar los movimientos del bebé durante 2 horas. Puedes hacerlo de la siguiente manera:

  1. Túmbate del lado izquierdo, pues en esta posición se percibe mejor la actividad del bebé.
  2. Anota la hora en la que comienzan y cuenta 10 movimientos.
  3. Después anota la hora en la que hace el décimo movimiento.
  4. Al finalizar el conteo, lo normal es que haya hechos unos 10 movimientos en 2 horas, o en menos tiempo.

En definitiva, ante la duda de cuándo preocuparse por los movimientos fetales en el embarazo, debes estar atenta a diferentes factores. Si sientes que tu bebé se mueve vigorosamente en tu vientre, no debes preocuparte, pues es la prueba de que todo marcha bien durante el embarazo. Por el contrario, si notas que los movimientos fetales se hacen escasos, débiles o están ausentes, debes acudir a una evaluación médica, pues la vida del bebé podría estar en peligro.

Cuándo preocuparse por los movimientos fetales en el embarazo - Qué pasa si el bebé se mueve menos de lo normal

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuándo preocuparse por los movimientos fetales en el embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Consejos para embarazadas.

Bibliografía
  • American pregnancy association (2021). Contando los movimientos de su bebé. EEUU. Recuperado de: https://americanpregnancy.org/es/healthy-pregnancy/while-pregnant/counting-baby-kicks-71051/
  • Bryant A. et al (2022) Movimiento fetal. National library of medicine. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK470566/
  • Cabanyes, J. (2014). El comportamiento fetal: una ventana al neurodesarrollo y al diagnóstico temprano. Revista Pediatría Atencion Primaria vol.16 no.63 Madrid jul./sep. 2014.
  • Heazell, A. et al. (2018). Los movimientos fetales excesivos son un signo de compromiso fetal que amerita un examen más detallado.
  • Thomas, L. (2018). Movimientos fetales en el embarazo. Recuperado de: https://www.news-medical.net/health/Fetal-Movements-in-Pregnancy-(Spanish).aspx

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Cuándo preocuparse por los movimientos fetales en el embarazo