Compartir

Qué pasa si no se cumplen los antojos en el embarazo

 
Por Yurisbeth Zanotty. 16 febrero 2021
Qué pasa si no se cumplen los antojos en el embarazo

Es probable que hayas escuchado hablar de los famosos antojos en las embarazadas, que se definen como una necesidad fuerte e incontrolable de ingerir cierto tipo de alimento en particular y que no puede ser sustituido, porque de lo contrario no satisface.

Pero estos antojos no siempre son alimentos, pues involucran desde las combinaciones más ocurrentes de comida hasta tierra, ceniza, jabón, arcilla o yeso, entre otras cosas. En muchas ocasiones, se asumen como creencias populares, que conllevan a pensar que no satisfacerlos produce efectos negativos sobre la madre y el bebé, aunque se desconoce la causa exacta de su aparición, lo cierto es que se presentan en un gran número de gestantes.

Una de las teorías más aceptada de la causa de los antojos es la planteada por los nutricionistas, la cual asegura que son debido a deficiencias de nutrientes y debe prestarse la atención adecuada. En el siguiente artículo de paraBebés te hablaremos acerca de qué pasa si no se cumplen los antojos en el embarazo.

También te puede interesar: Cuándo empiezan los antojos en el embarazo

¿Existen los antojos en el embarazo?

En el embarazo, el deseo y la necesidad de comer un alimento en particular es muy cierto. Este impulso puede aparecer en cualquier momento del día, incluso por las noches, siendo más frecuentes en los primeros meses o al finalizar el último mes de gestación. En este artículo, explicamos cuándo empiezan los antojos en el embarazo. Se asocian a los cambios hormonales y emocionales que experimentan las futuras madres en estas etapas.

Asegurar el porqué se producen los antojos es complicado, porque las razones no están del todo claras. Sin embargo, se han postulado las siguientes:

Cambios hormonales

En la mujer embarazada, ocurren cambios a nivel del metabolismo, a razón de las variaciones en las hormonas que lideran los primeros síntomas de embarazo, entre ellas inciden el aumento de las siguientes hormonas:

  • Cortisol: se libera con el estrés.
  • Estradiol: influye en los cambios del aparato reproductor.
  • Prolactina: ayuda en la producción de leche materna y prepara el pecho para su función principal de amamantar al bebé.

Los endocrinólogos destacan que estos cambios en las hormonas se conectan con los sentidos y el medio externo. Además, ocurren en el hipotálamo, que es el área cerebral que se asocia con el control del apetito e interviene la conducta alimenticia, por lo cual es adecuado pensar que esa zona se encuentra en constante actividad, y por consiguiente puede afectarse por los cambios psicológicos de las embarazadas. Estos factores psicológicos son de tipo ansiedad, preocupación, miedo, ante la llegada de un nuevo ser, lo cual se manifiesta con antojos. Aquí puedes ver más información sobre los cambios de humor en el embarazo.

Deficiencias nutricionales

Los nutricionistas aseguran que los antojos son el resultado de las deficiencias en la nutrición o falta de alguna vitamina o mineral en el organismo de las gestantes. Por ejemplo:

  • Si se antoja de comer pelo, ceniza o jabón, se relaciona con baja en minerales como hierro y zinc.
  • Si desea chocolate puede tener déficit de vitamina B.
  • Si presenta ansiedad por las comidas ricas en azúcar, probablemente tenga hipoglicemia (déficit de azúcar en la sangre).

Sin embargo, estos hallazgos solo explican las necesidades o preferencias a ciertos alimentos, más no el rechazo a los mismos, y esta es una situación que también se presenta en el embarazo.

¿Es malo quedarse con un antojo en el embarazo?

No existen estudios científicos que sugieran que no satisfacer los antojos repercute en la salud de la madre o del bebé, pero lo que sí es cierto es que la sensación de bienestar que experimentan es muy agradable y valdrá el esfuerzo, si con esto las embarazadas se sienten mejor, atendidas y consentidas.

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado cuando los antojos no son de alimentos nutritivos y por el contrario se trata de dulces, comida con alto contenido de grasa, condimentos, entre otros.

Si las embarazadas se antojan de tierra, barro, ceniza, etc, no se las proporcione, podría contener parásitos y otros compuestos que producen enfermedades o intoxicaciones. En este caso, se deben buscar sustitutos razonables para disminuir los niveles de ansiedad y estrés que atraviesa.

Se ha demostrado que satisfacer los antojos no cuesta trabajo y genera mucha felicidad.

¿Existe relación entre los antojos y las manchas en la piel del bebé?

En ocasiones, los bebés nacen con manchas en la piel o hemangiomas (un tipo de marcas de color rojo que evidencian los vasos sanguíneos), en ocasiones se asocia con que la madre no se haya comido cierto alimento específico en el embarazo, como por ejemplo fresas, moras u otra fruta similar. Pero no es cierto, se trata de procesos fisiológicos que se manifiestan de distintas formas. A continuación te las mencionamos:

  • Si se presentan marcas en la piel, probablemente se trate de la aparición de lunares producto de la herencia de los padres, y no de un antojo incumplido.
  • La gran mayoría de los recién nacidos presentan manchas en la frente, la comisura labial, el cuello y el área de los ojos de color rosa claro, estas manifestaciones son producto de las modificaciones vasculares que se están realizando en el cuerpo del niño. Recordemos que antes de su nacimiento, la circulación y alimentación de los tejidos estaba a cargo de su madre a través del cordón umbilical y la placenta, ahora en esta nueva etapa, deberá realizarlo él mismo. Por consiguiente, este proceso durará unos cuantos meses y al llorar o experimentar calor corporal serán más notables. Estas evidencias desaparecen de acuerdo el bebé va creciendo. Más no son consecuencias de deseos ignorados o antojos incumplidos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué pasa si no se cumplen los antojos en el embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud en el embarazo.

Bibliografía
  • Patricia Bolaños Ríos. (2010). La importancia de la alimentación en el embarazo. Su significado en trastornos de la conducta alimentaria. Trastornos de la Conducta Alimentaria. 11: 1196-1230.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Qué pasa si no se cumplen los antojos en el embarazo
Qué pasa si no se cumplen los antojos en el embarazo

Volver arriba