menu
Compartir

¿Puedo comer queso parmesano en el embarazo?

 
Por Yurisbeth Zanotty. 6 septiembre 2022
¿Puedo comer queso parmesano en el embarazo?

Cuidar la nutrición durante el embarazo es muy importante, pues por medio de ella el cuerpo recibe las vitaminas, proteínas y minerales en las cantidades necesarias para esta etapa. Al ser cuidadosa con la alimentación protegerás la salud de tu futuro bebé, pero sobre todo garantizarás que crezca y se desarrolle de forma segura después de la gestación.

Durante el embarazo es recomendable incluir alimentos específicos en la dieta y evitar el consumo de otros para evitar riesgos. Si quieres saber más, en el siguiente artículo de paraBebés te contaremos si se puede comer queso parmesano en el embarazo, qué riesgos conlleva y cómo consumirlo de forma segura.

También te puede interesar: ¿Puedo comer sushi en el embarazo?

¿Es seguro comer parmesano en el embarazo?

Durante el embarazo hay que cuidar la alimentación para no causar daños al bebé en camino. En este sentido, es seguro comer queso parmesano en el embarazo, pues es una gran fuente de calcio. Lo único que hay que tener en cuenta a la hora de consumirlo es que método se ha empleado para elaborarlo. Si la leche no se procesa adecuadamente puede promover el crecimiento de bacterias como la Listeria monocytogenes.

El proceso de pasteurización destruye los gérmenes que se encuentran en la leche y que pueden poner en peligro al feto o causar enfermedades potencialmente mortales. El calor permite eliminar las bacterias, como la listeria, disminuyendo los riesgos de contraer enfermedades.

Entonces, ¿qué queso puede comer una embarazada? El consumo del queso parmesano genera debate. La razón de esta controversia radica en que es un queso hecho con leche cruda, sin embargo es curado, lo que significa que es está prácticamente desprovisto de agua y humedad, por las bacterias son bajas o escasas.

No obstante, antes de consumir queso parmesano conviene revisarlo muy bien para descartar que la presencia de moho en el mismo, pues este resulta dañino para las mujeres embarazadas. Así pues, si se toman las precauciones necesarias, es seguro comer queso parmesano en el embarazo, ya que es nutritivo, saludable y rico en calcio, un mineral fundamental durante la gestación. Ante todo, es mejor consumirlo de forma moderada.

Riesgos de comer parmesano en el embarazo

A la hora de comer queso en el embarazo, hay que tener en cuenta que cuando la leche no se calienta ni se hierve durante unos segundos a una temperatura mayor de los 70 a 90 grados, las posibilidades de eliminar los microorganismos patógenos que pueden causar enfermedades son bajas, lo que aumenta los riesgos de contraer infecciones.

Al no estar procesado debidamente, las propiedades del alimento se alteran y disminuye la vida útil del queso, es decir, se reduce el tiempo de conservación. No obstante, como el queso parmesano es curado, si se le retira el exceso de agua y humedad eso disminuye la posibilidad de que crezcan bacterias u hongos que pueden afectar a la salud de la madre y el bebé.

Los riesgos de comer queso parmesano en el embarazo pueden deberse principalmente a que las bacterias que se encuentran en la leche no pasteurizada puedan pasar a través de placenta, causando enfermedades o complicaciones en el embarazo como las siguientes:

  • Ruptura prematura de membranas.
  • Abortos.
  • Infecciones al bebé.
  • Retraso en el crecimiento del feto dentro del útero. Descubre cuál es la talla y peso del feto por semanas.
  • Muerte del recién nacido.
¿Puedo comer queso parmesano en el embarazo? - Riesgos de comer parmesano en el embarazo

Cómo comer parmesano en el embarazo

El queso parmesano que se elabora con leche cruda debe pasar por un proceso de maduración de al menos 60 días antes de poder salir al mercado. Adicionalmente, la etiqueta debe decir el tipo de leche usada, si ha sido pasteurizado o no y el tiempo que ha transcurrido desde su procesamiento.

La humedad en los quesos no procesados suele ser un caldo de cultivo para el crecimiento de bacterias que causan enfermedades como la listeria. Sin embargo, en el caso del queso parmesano, la maduración reduce esta humedad, y con ello controla considerablemente la posibilidad de crecimiento de organismos patógenos.

Esta reducción no significa que no existan riesgos, por lo tanto, lo más recomendable si estás embarazada es consumir queso parmesano con moderación, evitando los que sean elaborados con leche cruda, sin proceso de curado o el tiempo de maduración adecuado para evitar cualquier riesgo.

Otros quesos pasteurizados que sí se pueden comer en el embarazo son el cheddar, el edam, el emmental o el feta, entre otros. Es mejor evitar comer la corteza de los quesos y consumir quesos tradicionales o caseros, ya que puede que no estén pasteurizados adecuadamente.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Puedo comer queso parmesano en el embarazo?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud en el embarazo.

Bibliografía
  • Fernández MI. Apps nutricionales para gestantes en atención primaria, aspectos clave para su uso. Nutrición clínica y dietética hospitalaria. 2016; 35(2):75-9.
  • Rossi L and col (2008). Brotes de infección por Listeria monocytogenes: Una revisión de las vías que llevan a su aparición. Rev Chil Infect. 25 (5): 328-335.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
¿Puedo comer queso parmesano en el embarazo?
1 de 2
¿Puedo comer queso parmesano en el embarazo?

Volver arriba