Compartir

Semana 40 de embarazo

 
Por Equipo editorial. Actualizado: 19 septiembre 2019
Semana 40 de embarazo

¡Enhorabuena! Has llegado a la recta final, el bebé está preparado para vivir en el exterior y puede nacer en cualquier momento. Desde la semana 38, el embarazo ha llegado a término y en cualquier momento puede empezar el parto. Conviene tener todo preparado y esperar con calma y paciencia a que llegue el momento. En este artículo de paraBebés encontrarás toda la información sobre la semana 40 de embarazo: síntomas, desarrollo, cambios y cuidados.

También te puede interesar: Semana 1 de embarazo

Semana 40 de embarazo: ¿cuántos meses son?

A la semana 40 de embarazo estás de 9 meses y 1 semana. Cabe mencionar que las semanas de embarazo se cuentan desde la fecha de la última menstruación, mientras que la edad gestacional se cuenta desde el momento de la implantación. El embarazo es de 266 días, más 14 días (días aproximados desde la menstruación hasta la implantación). Sumando un total de 280 días y, por tanto, 40 semanas. Aunque la fecha de parto se programe a las 40 semanas de embarazo, no siempre ocurre así.

¿Qué pasa en la semana 40 de embarazo?

En la semana 40 de embarazo finalizamos el recorrido por el desarrollo del embarazo semana a semana. Aunque esta serie de artículos de paraBebés acabe aquí, cabe mencionar que el bebé puede tardar aún dos semanas en nacer. Si estás en la semana 40 de embarazo y no nace todavía el bebé, es normal. Pues el periodo establecido para el parto es de 4 semanas: desde la 38 hasta la 42. Prácticamente el 10% de los embarazos llegan a la semana 42.

¿Qué pasa si en la semana 40 no ocurre el parto? No suele ser ningún problema. Eso sí, es necesario realizar controles para comprobar la salud del bebé.

Semana 40 de embarazo: síntomas y signos

¿Qué se siente en la semana 40 de embarazo? En este punto del embarazo, la mujer suele sentirse inquieta por el parto, pero también ilusionada por la llegada del bebé. Los síntomas más comunes en la semana 40 de embarazo son:

  • Cansancio.
  • Tirantez en la tripa.
  • Dolor pélvico: es normal tener dolores de regla en la semana 40 de embarazo, muchas mujeres a las 40 semanas de embarazo refieren dolor de regla. Se trata del dolor pélvico que produce la cabeza del bebé encajada en la pelvis.
  • Pérdidas de orina.
  • Dificultad para dormir.
  • Contracciones de Braxton-Hicks: son contracciones puntuales y molestas. Si tienes contracciones irregulares todo el día, que no aumentan de intensidad ni frecuencia, serán ontracciones de Braxton-Hicks.
  • Estreñomiento.
  • Retención de líquidos.
  • Mareos.
  • Síndrome del túnel carpiano.

Síntomas de parto

A estas alturas, te preguntarás ¿cómo empezará el parto? ¿cómo sabré que ha empezado? A continuación describimos los signos y síntomas de parto que darán aviso de su inicio:

  • El cuello del útero madura: los signos de madurez del cuello del útero son que se vuelve más blando y más corto.
  • Dolor de espalda: las contracciones suelen provocar un dolor lumbar agudo.
  • Diarrea antes del parto: es habitual que aparezca debido que las hormonas encargadas de la relajación de los músculos que rodean el cuello uterino, también relajan los intestinos. Este es uno de los síntomas de parto días antes.
  • Malestar digestivo: también se puede presentar falta de apetito, vómitos y náuseas al final del embarazo.
  • Tapón mucoso: ha estado sellando el útero todo el embarazo y antes del parto el cuerpo de desprende de él. Puedes observar una secreción acuosa, mucosa o gelatinosa marronácea. En ocasiones se percibe como un tapón, mientras en otras solo se observa un aumento del flujo. Significa que el parto está cerca, pero no que es inminente, puede ocurrir después de horas o de días.
  • Rotura de aguas: tras romperse la bolsa amniótica, se expulsa a través de la vagina el líquido amniótico, un líquido acuoso. La cantidad es variable, puede ser abundante o escasa. Para comprobar si se expulsa el líquido, puedes poner una toalla. Una vez has roto aguas, el parto de producirá entre las 24 y 48 horas siguientes. Ante este signo, se debe acudir al centro médico.
  • Sangrado antes del parto: la expulsión del tapón mucoso o la rotura de la bolsa pueden producir un leve sangrado antes del parto. Lo normal se consideran pequeñas manchas, si el sangrado es abundante se recomienda acudir al hospital para que lo valore un especialista.
  • Necesidad de defecar: la presión del bebé hacia el útero produce ganas de ir al baño. Es normal defecar durante el parto, los médicos y sanitarios que asistan el parto están acostumbrados a ello.
  • Contracciones de parto: ¿cómo empiezan las contracciones de parto? Las contracciones de parto empiezan en la región más alta del útero y a continuación descienden hasta el pubis. Estas contracciones se sienten como calambres ya que los músculos se tensan y el útero se endurece. Las contracciones de parto ocurren cada 5-10 minutos y duran entre 30 y 60 segundos. Van aumentando su intensidad, proximidad y duración progresivamente. Si tienes este tipo de contracciones debes acudir a tu centro médico. Si no sabes cómo medir las contracciones puedes utilizar un contador de contracciones, existen muchas aplicaciones para ello. ¿Estás en la semana 40 de embarazo sin contracciones de parto? Puede ocurrir, ya que el parto puede alargarse 2 semanas más.

Cambios en tu cuerpo

En las últimas semanas de embarazo, el cuerpo de la madre no presenta grandes cambios. El bebé se prepara para el parto y por ello notarás la barriga más baja. El útero de la madre también se prepara para el parto volviéndose más blando y corto.

Desarrollo del bebé en la semana 40 de embarazo

En comparación con el veloz desarrollo que presentaba al inicio, ahora el bebé no realiza grandes cambios. El bebé ya tiene el tamaño adecuado y sus órganos funcionan suficientemente bien como para vivir en el exterior. Durante las últimas semanas de embarazo el cráneo del bebé es blando para poder pasar por el canal de parto. Tras el nacimiento, puede ser que la cabeza esté ligeramente deformada, poco a poco, adquirirá la forma definitiva. Las separaciones ente los huesos del cráneo, las fontanelas, se cerrarán meses después.

El parto es un proceso muy estresante para el bebé, por ello, puede estar confundido y aturdido. Una vez en el exterior, entra aire en sus pulmones por primera vez y suele llorar. Una vez aspira aire, su corazón y sistema circulatorio acaban de madurar.

Cuando nazca el bebé, tendrá un color amoratado tirando a rosa o amarillo. La piel estará recubierta de la vérnix caseosa, lanugo y restos de sangre. Aunque el vérnix caseoso ha ido despereciendo durante las últimas semanas,quedarán restos, especialmente, en los pliegues. La mayoría de bebés nacen con pelo y uñas largas. Además, los altos niveles hormonales producen hinchazón en los genitales.

Presenta reflejos primarios como la prensión, la succión y la búsqueda. Aunque tiene los ojos muy abiertos, solo puede percibir luces y sombras y tan solo puede enfocar a 30-45 centímetros de distancia.

¿Cuánto pesa y mide el bebé?

El peso y altura son únicos en cada bebé y eso depende de la herencia recibida y el desarrollo. A estas alturas del embarazo el bebé crece y coge peso, pero a menor velocidad. En la semana 40 de embarazo el bebé pesa 3,4 quilos y mide 51,2 centímetros aproximadamente.

Movimientos del bebé

Los movimientos del bebé cada vez son más escasos. Excepcionalmente, también puede ocurrir que a las 40 semanas de embarazo se mueva mucho. De todas maneras, es habitual seguir notando movimientos de las extremidades.

En caso de que no notes nada durante un periodo de tiempo de una hora, puedes estimularle mediante el consumo de glucosa (puedes tomar un zumo o unas galletas) o con movimientos en el abdomen. Si tras aplicar la recomendación y esperar un tiempo sigues sin notar nada, es recomendable acudir a urgencias.

Semana 40 de embarazo - Desarrollo del bebé en la semana 40 de embarazo

Cuidados en la semana 40 de embarazo

Pruebas médicas en la semana 40 de embarazo

  • Monitorización fetal o test basal: es una prueba sencilla y no invasiva que permite explorar la frecuencia cardíaca fetal y su variabilidad. El procedimiento de la prueba consiste en colocar sensores sobre el abdomen para detectar las contracciones y el latido cardíaco fetal. La duración de la prueba es de entre 20 y 30 minutos. Se pretende valorar el bienestar del bebé, y en caso que los resultados indiquen lo contrario, se optará por finalizar el embarazo. Si tienes esta prueba programada, debes saber que es importante no acudir en ayunas.
  • Exploración vaginal: proporciona información sobre el estado del cuello del útero.

Alimentación en la semana 40 de embarazo

La alimentación debe seguir siendo saludable y equilibrada, procurado comer cantidades pequeñas pero frecuentes. No se puede comer carne ni pescado crudo. Se debe cuidar la higiene, lavando las manos, la comida y los utensilios para cocinar. Se recomienda beber 2 litros de agua diarios para mantener la hidratación y estimular los intestinos y riñones.

Recomendaciones en la semana 40 de embarazo

  • Dormir y descansar todo lo que sea posible, acostarse sobre el lado izquierdo y también practicar lo aprendido en las clases de preparación al parto.
  • Preparativos: si no lo has hecho todavía, es recomendable preparar la maleta para ir al hospital, visitar el hospital y aprender el recorrido, preparar los utensilios necesarios para la llegada del bebé, instalar la silla de seguridad para el coche y adquirir sujetadores de lactancia.
  • Técnicas de relajación: es normal que estés nerviosa y que notes una mezcla de emociones. Es un momento muy importante y un gran cambio en tu vida. Además, el parto es un proceso normalmente doloroso y delicado. Por tanto, es normal que te sientas inquieta. Puedes expresar tus emociones con naturalidad y también practicar técnicas de relajación.
  • Informarse sobre cómo aliviar los dolores de parto. Es importante conocer las formas que existen de aliviar los dolores de parto. Por un lado, los métodos no invasivos, como la relajación, los masajes, la respiración, la visualización y la música. Por otro lado, los procedimientos médicos como la medicación y la anestesia, por ejemplo, la anestesia epidural. Lo importante es que recojas información y la valores par poder tomar la mejor decisión para ti y tu bebé.
  • Estimular el parto: ¿cómo ponerse de parto? Si te preguntas si hay algo que se puede hacer para ponerse de parto, debes saber que algunas acciones estimulan el parto. Por ejemplo, las relaciones sexuales producen oxitocina que estimulan las contracciones del útero y el balanceo pélvico ayuda a que el cuello del útero se ablande. También ayudan los paseos y la estimulación de los pezones. También existe la maniobra de Hamilton: a partir de la semana 38 de embarazo, en caso que el cuello del útero esté dilatado, es posible despegar las membranas de la bolsa amniótica para favorecer la aparición de las contracciones. Esto debe ser realizado por un profesional.
  • La persona que acompañe en el parto, que suele ser la pareja, aunque también puede ser un familiar o amigo. El acompañante debe conocer cómo ayudar en el parto. Entre sus funciones se encuentran ofrecer soporte psicológico, ayudar en los ejercicios de respiración, practicar masajes, explicar lo que está ocurriendo y ayudar en lo que se requiera.
  • Burocracia tras el nacimiento: puedes empezar a familiarizarte y tramitar el papeleo que se deberá realizar tras el nacimiento: empadronar al bebé, inscribirle en la Seguridad Social para que se le asigne los profesionales sanitarios correspondientes como pediatra y enfermero, y también tramitar la baja por maternidad y paternidad. Para estos trámites puede ayudarte tener el certificado digital. También existe la opción de contratar los servicios de una gestoría para que se encarguen de ellos.
  • Contacto y lactancia: durante las primeras horas tras el nacimiento se recomienda poner al bebé junto a la piel de la madre y empezar la lactancia.

Si deseas leer más artículos parecidos a Semana 40 de embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Embarazo semana a semana.

Bibliografía
  • Casini, S., Sáinz, G. A. L., Hertz, M., & Andina, E. (2002). Guía de control prenatal. Embarazo normal. Revista del Hospital Materno Infantil Ramón Sardá, 21(2), 51-62.
  • Cloherty, J. P., Eichenwald, E. C., & Stark, A. R. (2012). Manual de neonatología. Wolters Kluwer/Lippincott Williams & Wilkins.

Escribir comentario sobre Semana 40 de embarazo

¿Qué te ha parecido el artículo?

Semana 40 de embarazo
1 de 2
Semana 40 de embarazo

Volver arriba