Compartir

Juegos de interior para niños de 6 a 12 años

 
Por Lorena García Vega. Actualizado: 13 octubre 2020
Juegos de interior para niños de 6 a 12 años

Pasar tiempo en la naturaleza es esencial y muy beneficioso. Jugar con los niños y niñas al aire libre, en la calle, los parques o en el campo es muy divertido. Pero, en ocasiones, por el clima o las circunstancias, debemos pasar más tiempo en casa. Eso no significa que no podamos pasarlo en grande en casa o en el colegio. Hay actividades educativas y muy divertidas para hacer con los infantes en interior. ¡Es momento de reinventarse para seguir disfrutando del tiempo con los más pequeños! En este artículo de paraBebés encontraréis propuestas muy variadas de juegos de interior para niños de 6 a 12 años.

Todos los juegos que se proponen pueden adaptarse a la edad de los participantes, al número y al contexto, si se desarrollan en casa o en el aula; es muy beneficioso que a pesar de encontrar diferentes juegos, algunos con reglas y consignas, la creatividad se ponga en marcha y así poder desarrollar versiones infinitas de cada uno de estos juegos.

También te puede interesar: Manualidades para niños de 10 a 12 años

Estatuas

Para este juego de interior solo es necesaria la música, se puede desarrollar con niños desde 3 años hasta adultos, porque el grado de dificultad puede variar.

Teniendo un poco de espacio para moverse al ritmo de la música, los participantes bailan, pero al parar la música se quedan como estatuas, gana quien pueda mantenerse quieto.

Habrá que tener en cuenta la edad, se puede alternar música lenta y rápida, se puede hacer cosquillas, ponerle muecas graciosas a las estatuas, o dar pequeñas consignas de movimiento como permanecer a la pata coja.

Es un juego muy divertido que incita a la concentración y confianza con el grupo.

Mamás y bebés

Este juego tradicional para niños no tiene un número concreto de participantes, aunque sí es preferible que puedan formarse parejas, dividiéndose en mamás y bebés. A las mamás se les vendan los ojos y los bebés se dispersan por el espacio.

Todos los bebés a la vez deben gritar "¡Mamá!", teniendo que ser las madres quienes localicen la fuente sonora y, con los ojos tapados, encuentren a su bebé.

Aunque se puede jugar siendo solo una pareja e ir alternando los papeles, el juego es más divertido si hay más participantes, por lo que es un juego de interior ideal para grupos.

A través de esta propuesta se desarrolla la agudeza auditiva y la orientación en el espacio.

El rey silencioso

En este juego infantil, uno de los participantes hace de rey y debe sentarse en su trono, mientras a cierta distancia le observan sus ministros, a lo que sin mediar palabra, les irá señalando para que se aproximen a sus pies.

La dificultad del juego es que los ministros no pueden hacer nada de ruido al acercase ni con sus pisadas, ni con su ropa, ni al sentarse, de ser así el rey ordenará que sea eliminado. Es uno de los juegos sin materia, la que no requiere ningún objeto.

Es un juego que fundamentalmente propicia la relajación y la paciencia.

Carrera de cangrejos

Para este juego infantil tradicional solo se necesita un poco de lana para atar los tobillos. A partir de ese momento empieza la carrera que debe realizarse tumbado y desplazándose de lado. Deben ser carreras de poca longitud, pues es un ejercicio que cansa bastante y que suele ir acompañado de muchas risas que ralentizan la llegada a la meta.

Un juego ideal para que los niños vayan comprendiendo que lo importante del juego no es ganar, sino pasarlo bien.

Me voy de viaje y meto en mi maleta...

Este juego se puede versionar de tal forma que atienda, en función de su complejidad, a diferentes edades y número de participantes, no recomendando menos de 6.

El director del juego dirá "me voy de viaje y meto en mi maleta... un abanico que empieza por la letra A". El siguiente jugador añade "me voy de viaje y meteré en mi maleta un abanico y un bolso que empieza por la letra B"; y así sucesivamente hasta completar el abecedario.

Al igual que se realiza con el abecedario, se pueden emplear temáticas como por ejemplo, "he ido al zoo y he visto..."e ir nombrando animales.

Es un juego muy apropiado para estimular la atención y la memoria, además de ser un juego para aprender las letras.

Detectives

Se desarrolla en un espacio limitado pudiendo ser la clase del colegio o el salón de casa, se pide al niño o a los niños que salgan de la habitación pero que antes observen bien todo lo que hay en ella; a continuación se esconden varios objetos. Hay que tener en cuenta la edad de los participantes para dificultar la actividad, una vez escondidos se pide que vuelvan a entrar y encuentren los objetos; el que más encuentre gana.

Es un juego que estimula la memoria visual, y si se acompaña con algún tipo de pista como "frío o caliente", también se estará desarrollando el trabajo en equipo y colaborativo. En este artículo hablamos sobre cómo potenciar el trabajo en equipo en niños.

Copos de nieve

Esta actividad es muy tranquila y solo requiere materiales que, si se realiza en casa, son muy fáciles de encontrar:

  • Sal
  • Cola
  • Cartulina con copos de nieve dibujados

Se dibujan los copos de nieve y a continuación se sigue el trazo de los mismos, bien con un pincel o desde el mismo bote de pegamento. Después, con cuidado se va espolvoreando la sal sobre los copos y se dejan secar.

Es una actividad muy sencilla en la que estimula la motricidad fina, es tranquila, requiere poco material y tiene un resultado muy original. En este artículo encontrarás manualidades para niños de 10 a 12 años.

¿Te gustan tus vecinos?

Para realizar este juego para los niños y niñas, es preferible que haya varios participantes, por lo que es ideal para desarrollarlo en el aula.

Todos los niños se sientan en círculo y uno se queda dentro de pie, elige a un jugador y le pregunta "¿te gustan tus vecinos?" Si dice que sí, se le hace otra pregunta "¿por qué?" y debe contestar "porque no me gusta que usen..." y ha de decir una característica que, su compañero de la izquierda y de la derecha no reúnan, por ejemplo "vaqueros"; en ese momento todos los que lleven vaqueros tendrán que ocupar un asiento diferente incluido el participante que permanece de pie. El que no consiga sentarse se queda en el centro del círculo y escoge a otro jugador.

Si ante la pregunta de si ¿te gustan tus vecinos? responde que no, son los jugadores que están a la derecha y a su izquierda los que deben cambiarse de sitio, suponiendo una gran dificultad para el participante que permanece de pie.

A pesar de no ser un juego en el que haya contacto, sí hay interacción con su grupo de iguales y es una necesidad que los niños también deben cubrir como seres sociales que son.

Cuentos con marionetas

Esta propuesta lúdica puede iniciarse a través de la lectura de un cuento y, una vez terminado, se escenifica con marionetas, pudiendo introducir cambios como diferentes personajes, otro final, etc,.

Además como forma de enriquecer y completar el juego, una buena opción es disponer de materiales de todo tipo y realizar a mano las marionetas utilizando la imaginación; quizá con un calcetín, con un tubo de cartón y hasta con una fruta.

A través de las narraciones orales se estimula la concentración, el interés por la lectura, la comunicación y expresión, así como la creatividad; en conclusión, fusionar los cuentos con el juego es un éxito asegurado. En este artículo puedes ver 10 actividades para fomentar la lectura en niños de primaria.

Bolos

Es uno de los juegos tradicionales y populares por excelencia que siempre gustan y divierten, no es necesario comprarlos, con botellas de plástico que se rellenen con un poco de agua o arena, es suficiente.

Se pueden decorar, variar los pesos y las distancias como forma de trabajar de manera lúdica diferentes conceptos y añadirle dificultad, como por ejemplo, taparse los ojos.

Además de lo divertido que es el juego, también es apropiado para desarrollar la coordinación óculo-manual y el concepto de espacio.

Tela de araña

Utilizando un pasillo, se pone de pared a pared cinta o lana formando una especie de tela de araña.

El juego consiste en que el niño vaya pasando por el pasillo sin tocar la cinta, si lo hace tendrá que volver hacia atrás y empezar de nuevo.

Este juego, favorece el desarrollo de la motricidad gruesa y de la coordinación del movimiento y el equilibrio. Es un juego de interior para niños y niñas en casa.

Concurso de cocina

A pesar de que la acción de cocinar no es un juego y si el niño pretende hacer una receta, debe contar con la supervisión de un adulto, la cocina sí posee un componente lúdico y de diversión. Por lo que se pueden realizar juegos de interior en la cocina y en relación con la comida.

Una propuesta que se puede adaptar a más platos es hacer un concurso de pizzas. Para ello, se compran masas de pizza y, en diferentes recipientes, se va poniendo los ingredientes y que cada cual escoja los que considera van a ser mejores a la hora de degustarla.

Es un juego ideal para compartir tiempo en familia y donde además el niño puede reforzar su autoestima, tras la satisfacción que le produce que sus padres coman un plato que ha preparado él mismo.

Cada oveja con su pareja

Sobre una superficie, se dejan un montón de calcetines desparejados y, a cierta distancia, se colocan cubos o cajas tantos como participantes haya; consiste en formar el mayor número de parejas de calcetines enrollarlos y encestarlos en el cubo.

Quien más consiga al final de la prueba, gana.

Este juego, además de tener esa parte de estimulación óculo-manual, es apropiada para aquellos niños que les cuesta más colaborar en las tareas de la casa, invitándoles a que participen de una forma divertida. Por tanto, es uno de los mejores juegos de interior para niños/as educativos y divertidos.

Mensajes secretos

Para este juego infantil se necesitan una serie de materiales:

  • Limón
  • Papel
  • Pincel
  • Lámpara

Se exprime un limón en un recipiente, se moja un pincel en el zumo y a continuación se escribe sobre un papel. Se deja secar y una vez seco, se aproxima el papel a una fuente de calor como es la lámpara, os sorprenderá ver cómo podéis leer el mensaje oculto.

Es un juego ideal para que el niño sea consciente del concepto causa-efecto. También es una actividad creativa que les sorprenderá.

Juego de pistas

Este tipo de juegos requiere una mayor preparación por parte del adulto, pero una vez que se desarrolla, será más fácil repetirlo en siguientes ocasiones.

Consiste en pensar en la disposición del espacio que se tiene, ya sea un aula o en casa y colocar una serie de pistas acompañadas con pruebas divertidas para alcanzar un objetivo; quizá tengan que contar un chiste para pasar a la siguiente prueba, buscar en la despensa un papel que les acerque al tesoro y tras superar todas las pruebas, la recompensa tal vez pueda ser algo apetecible para el paladar.

Es un juego de concentración, de interacción y en el que, por medio de acertijos, tienen que poner en funcionamiento el pensamiento y la estrategia para alcanzar la meta.

Tres pasos de hormiga

Otro juego sin material. Es un juego popular es muy sencillo de realizar y no requiere ningún material, aunque sí implica algo de movimiento.

A cierta distancia se le va pidiendo a los niños que se aproximen siguiendo unas consignas; pueden acercarse dando pasos de elefante, pasos de hormiga, pasos de caracol, quizá vayan de frente o tal vez de espaldas.

Es una actividad lúdica interesante para trabajar la coordinación y equilibrio.

Lo más importante es compartir

Para el niño lo más importante no es el juego ni el juguete en sí mismo, sino con quién lo comparte; si el adulto se preocupa de que el tiempo que pasa con el menor sea de disfrute, de calidad, donde haya diversión y conexión, el juego surgirá de forma espontánea.

La actividad principal de un niño es el juego, por lo tanto hay que darle tiempo para jugar, también para aburrirse y permitir así que su cabeza se ponga en funcionamiento para pensar cómo entretenerse; por otra parte hay que compartir juego y actividades con el menor para que vea que el adulto se interesa por lo que hace.

Si deseas leer más artículos parecidos a Juegos de interior para niños de 6 a 12 años, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Actividades infantiles.

Escribir comentario sobre Juegos de interior para niños de 6 a 12 años

¿Qué te ha parecido el artículo?

Juegos de interior para niños de 6 a 12 años
Juegos de interior para niños de 6 a 12 años

Volver arriba