Salud en el embarazo

Beneficios de comer cerezas en el embarazo

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. 5 diciembre 2023
Beneficios de comer cerezas en el embarazo

El embarazo es un momento importante en la vida de la mujer, por lo que es fundamental cuidar la salud cumpliendo con una alimentación equilibrada y nutritiva, para garantizar el bienestar de la madre y del bebé en formación. Las opciones de alimentos saludables incluyen las cerezas, una fruta deliciosa que está llena de bondades. Durante el embarazo, debes asegurar a tu organismo agua, nutrientes y minerales. En los primeros meses, el cuerpo necesita muchas vitaminas. Bueno, las cerezas logran todos estos objetivos porque son muy nutritivas. Contiene altas cantidades de vitaminas A, C, E y K, las del complejo B (B1, B2, B6), y algunos minerales como hierro, calcio, magnesio y potasio.

En el siguiente artículo de paraBebés te explicamos cuáles son los beneficios de comer cerezas en el embarazo.

También te puede interesar: Beneficios de comer guisantes en el embarazo

Índice

  1. Alto contenido en ácido fólico
  2. Protección antioxidante
  3. Reduce la inflamación
  4. Mejora la salud intestinal
  5. Control de peso
  6. Hidratación corporal
  7. Aporta vitaminas
  8. Regula la presión arterial
  9. Mejora la calidad de sueño
  10. Reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas
  11. Contienen potasio

Alto contenido en ácido fólico

Las cerezas son una excelente fuente de ácido fólico, un nutriente importante para prevenir defectos del tubo neural fetal, como la espina bífida. El ácido fólico es muy importante para las mujeres embarazadas. De hecho, 150 gramos aportan alrededor de 50 mg de ácido fólico, que cubrirán el 10% del requerimiento de esta vitamina durante el embarazo.

En las primeras 4 a 8 semanas de gestación, es muy importante proporcionar al embrión suficiente ácido fólico, mientras se forman los órganos principales, reduciendo de esta forma el riesgo de desarrollar patologías neurológicas en el feto.

Protección antioxidante

Las cerezas son una valiosa fuente de antioxidantes, como las antocianinas, que combaten eficazmente los radicales libres y salvaguardan las células tanto de la madre como del bebé contra el daño oxidativo. Estas propiedades antioxidantes contribuyen significativamente al fortalecimiento del cuerpo. A medida que los niveles de antioxidantes se incrementan, el cuerpo de las mujeres embarazadas adquiere mayor resistencia a las infecciones, promoviendo así el desarrollo saludable del sistema inmunológico del bebé.

En consecuencia, cuando las madres consumen grandes cantidades de cerezas durante el embarazo, pueden transmitir las propiedades a sus hijos a través de la leche materna, lo que ayuda a prevenir alergias, leucemia y diabetes.

Reduce la inflamación

Debido a sus propiedades antiinflamatorias, las cerezas pueden ayudar a reducir la inflamación, un síntoma muy común durante el embarazo, aliviando molestias como manos y pies hinchados. La gestación es una etapa en la que la inflamación puede tener impactos significativos, y el consumo regular de cerezas puede ayudar a mitigar este riesgo.

La fibra dietética presente en las cerezas también contribuye a mejorar la salud general de las embarazadas al reducir las flatulencias y la hinchazón abdominal. Además, favorece la mejora de la digestión y promueve la salud estomacal en general.

Mejora la salud intestinal

La fibra dietética que contienen las cerezas, ayuda a regular el tránsito intestinal y prevenir problemas como el estreñimiento, además de sus excelentes propiedades limpiadoras. El efecto laxante ayuda a nuestro organismo a eliminar líquidos y limpiar toxinas.

Las cerezas también ayudan a prevenir la retención de líquidos, y las molestias estomacales que suelen afectar a las mujeres embarazadas.

Control de peso

A pesar de su contenido de azúcar, las cerezas son bajas en calorías y grasas, lo que las convierte en una opción saludable para satisfacer tus antojos sin temor a ganar peso. Durante el embarazo, es crucial mantener un peso saludable para evitar complicaciones como la hipertensión arterial, la diabetes o trastornos metabólicos.

En este sentido, incorporar a tu dieta alimentos nutritivos y bajos en calorías, como las cerezas, puede ser beneficioso para mantener un equilibrio adecuado y contribuir al bienestar durante esta etapa crucial.

Hidratación corporal

Además de ser deliciosas, las cerezas son una valiosa adición a la dieta durante el embarazo debido a su alto contenido de agua. Este componente es esencial para mantener una adecuada hidratación, un factor crucial para la salud materna y fetal.

El agua presente en las cerezas ayuda a mantener un equilibrio hídrico óptimo en el organismo, lo que es fundamental durante el embarazo, ya que las necesidades de líquidos aumentan significativamente en esta etapa. La hidratación adecuada juega un papel vital en el transporte de nutrientes esenciales a través del torrente sanguíneo hacia el feto, contribuyendo al desarrollo saludable del bebé.

Aporta vitaminas

Esta fruta es rica en vitamina C, un nutriente importante para fortalecer el sistema inmunológico y combatir enfermedades. Este compuesto también favorece la absorción de hierro, otro mineral importante durante el embarazo.

Además, las cerezas contienen 20 veces más betacaroteno que las fresas y los arándanos y, al pertenecer a la misma familia de frutas, contribuyen al crecimiento de tejidos y huesos, así como al mantenimiento y desarrollo del sistema inmunológico y nervioso. Durante el embarazo, todas estas propiedades se transmiten al bebé.

Estos frutos también son ricos en otros nutrientes como calcio y el hierro. Mejora el desarrollo del cerebro al proporcionar antioxidantes y fitoquímicos necesarios para la función cerebral.

Beneficios de comer cerezas en el embarazo - Aporta vitaminas

Regula la presión arterial

Las cerezas son una excelente fuente de potasio, un mineral que desempeña un papel crucial en la regulación de la presión arterial, ayudando a prevenir problemas como la hipertensión gestacional. Además, poseen propiedades protectoras contra enfermedades cardíacas y tienen la capacidad de combatir los radicales libres. Estos últimos son moléculas inestables que pueden contribuir a la formación de tumores y provocar estrés a nivel celular.

Por ello, incorporar cerezas a tu dieta no solo aporta un delicioso sabor, sino que también promueve la salud cardiovascular y brinda defensa antioxidante contra factores perjudiciales para el organismo.

Mejora la calidad de sueño

Las cerezas son una fuente natural de melatonina, una hormona que regula el ciclo del sueño. El consumo de cerezas, ayuda a mejorar la calidad del sueño y es especialmente útil durante el embarazo, porque las mujeres embarazadas suelen tener un sueño inquieto e irregular.

Las cerezas son uno de los pocos alimentos que contienen melatonina, ayuda a regular el ritmo cardíaco y el ciclo del sueño del cuerpo. Si la consumes en forma de té puede ayudar a aliviar la tensión o la ansiedad.

Reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas

Gracias a sus destacadas propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, las cerezas pueden desempeñar un papel fundamental en la reducción del riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, tales como enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2, tanto para la madre como para el feto.

Las cerezas son ricas en compuestos antioxidantes, como las antocianinas y la quercetina, que desempeñan un papel crucial en la neutralización de los radicales libres y la prevención del estrés oxidativo. Este proceso es esencial para mantener la salud celular y puede contribuir a reducir la incidencia de enfermedades crónicas a largo plazo. Además, la capacidad antiinflamatoria de las cerezas puede ser beneficiosa para contrarrestar la inflamación crónica, un factor asociado con diversas afecciones, incluyendo enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2.

Contienen potasio

Este mineral que contienen las cerezas ayuda a controlar la presión arterial alta, transmite los impulsos nerviosos y favorece la actividad muscular normal. Por ejemplo, previene los calambres en las piernas que son habituales en las mujeres embarazadas. También ayuda a liberar energía de nutrientes esenciales como proteínas, grasas y carbohidratos.

Agregar cerezas a su dieta diaria durante el embarazo es una excelente manera de obtener todos los beneficios y promover una salud óptima para ti y tu bebé. No obstante, recuerda siempre consultar a su médico o nutricionista antes de realizar cualquier cambio importante en su dieta durante el embarazo. En le siguiente artículo encontrarás más Frutas recomendadas y prohibidas en el embarazo.

Beneficios de comer cerezas en el embarazo - Contienen potasio

Si deseas leer más artículos parecidos a Beneficios de comer cerezas en el embarazo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud en el embarazo.

Bibliografía
  • Carrillo P, García A, Soto M, Rodríguez G, Pérez J, Martínez D. Cambios fisiológicos durante el embarazo normal. Rev. Fac. Med. (Méx.) [revista en la Internet]. 2021 Feb [citado 2023 Nov 21] ; 64( 1 ): 39-48
  • Fernández C, Luna M, Allegue E, Lorenzo M, Beceiro L. Importancia de los factores de riesgo para la Diabetes Gestacional. Index Enferm 2016; 25(1-2): 18-21.
  • Schiavone M, Putoto G, Laterza F, Pizzol D. Gestational diabetes: an overview with attention for developing countries. Endocr Regul 2016;50:62-71

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Beneficios de comer cerezas en el embarazo