Compartir

Actividades para trabajar el miedo en los niños

 
Por Sara Sanchis. 13 octubre 2020
Actividades para trabajar el miedo en los niños

El miedo en los niños/as se manifiesta de frecuentemente de muchas y variadas maneras provocando dificultades en el funcionamiento vital normal de los niños afectados. Los miedos pueden hacer referencia a las típicas pesadillas o terrores nocturnos pero, igualmente, podemos hablar de cualquier miedo que afecte a la natural manifestación del niño en diferentes situaciones o ante determinadas personas. Trabajar el miedo en los niños es fundamental si queremos evitar que se cronifiquen y se conviertan en pesadas losas que obstaculizarán el desarrollo normal y saludable de sus vidas.

En el siguiente artículo vamos a exponer 10 actividades para trabajar el miedo en los niños y niñas. Estas se podrán trabajar de manera aislada o, mejor todavía, como diferentes fases de una intervención. Los resultados en este segundo caso serán mucho más beneficiosos.

El miedo en los niños

¿Qué es el miedo? El miedo es considerada por los teóricos actuales como una de las emociones básicas del ser humano gracias a la cual puede defenderse de peligros que amenazan su supervivencia. Ante peligros reales, por ejemplo un león, la persona adoptará una de estas cuatro respuestas:

  • Huida
  • Evitación
  • Bloqueo
  • Afrontamiento

Las ciencias sociales que estudian la conducta humana se dedican al análisis de los factores que condicionan los diferentes tipos de respuesta y a la creación de intervenciones que permitan a las personas adoptar respuestas constructivas que beneficien su salud de manera global e íntegra.

En este artículo vamos a exponer una idea alternativa, defendida por muchas civilizaciones antiguas en las que se convivía de manera pacífica y armoniosa y el miedo constituía algo ajeno a su esencia. Según este planteamiento, el miedo es una emoción injertada en el ser humano a través de las estructuras sociales y culturales y, en tanto que no pertenece al ser humano, el modo fundamental de tratarlo es localizarlo, reconocerlo, rechazarlo y expulsarlo de nuestro interior por el mal que provoca en nuestro interior y, consecuentemente, en el exterior. Al eliminar el miedo, la persona puede manifestar todo su ser de manera completa y perfecta y entregarlo a los demás sin ningún tipo de limitación ni censura.

Las 10 actividades propuestas se componen como un tratamiento íntegro cuyo resultado supone algo mucho mayor que, como se suele decir, la suma de sus partes. No obstante, cada una de ellas puede aportar múltiples beneficios de manera individual. Por supuesto, lo importante, al final, es adaptar la intervención a las necesidades particulares del niño o la niña en cuestión.

El objetivo principal de cada una de estas actividades será borrar el miedo, contrastando la tergiversación de la realidad que ha creado en el interior del niño y el mal que le causa y, desde ahí, fomentar la vivencia de situaciones fuera del miedo. De este modo, el niño experimenta estas dos realidades paralelas (vivir con o sin miedo) y se entrena en estrategias para, cuando este surja, combatirlo y eliminarlo para recuperar la paz interior, que le permitirá vivir de manera alegre y plena.

Los tipos de miedos que invaden a los niños van desde las pesadillas y terrores nocturnos hasta los miedos a expresarse y ser ellos mismos ante determinadas personas o situaciones. Ambos son provocados por las vivencias que tienen en su familia, colegio y entorno social y cultural por lo que un elemento importante para combatirlos y eliminarlos es detectar la raíz de donde proceden cada uno de ellos.

Reconocimiento de los miedos

Como primer paso para afrontar de manera constructiva el miedo es reconocerlos. Por lo que este es el objetivo de la primera de las dinámicas para trabajar el miedo infantil. Ocurre en muchas ocasiones que nos controlan ciertos miedos, pero ni siquiera hemos tomado conciencia de ellos. En el caso de los niños, sobre todo cuanto menor es su edad, manifestarán los miedos de manera muy clara y directa, pero poco o nada habrán sido elaborados a nivel cognitivo en tanto que este proceso se inicia a los dos años y va desarrollándose progresivamente hasta la adolescencia.

Una posible actividad para detectar los miedos es exponer al niño diferentes imágenes que pueden generar miedo como anti-héroes, escenas de abusos entre iguales, exposición pública, la hora de dormir, la oscuridad, la soledad, etc. Ante estas imágenes, se pide al niño que indique cuáles le generan sensaciones desagradables para ir concretando poco a poco cuáles le generan miedo. Una vez detectadas, se intentará describir junto con el niño el tipo de miedo, su intensidad y su posible causa.

Reconocimiento y localización corporal de los síntomas físicos

Para realizar este reconocimiento, podemos utilizar las imágenes que hemos concretado que le generan miedo o bien realizar una visualización a partir de ellas. Justo en el momento en el que el niño expresa que siente miedo, le ayudamos a tomar conciencia de las diferentes partes de su cuerpo que se ven afectadas (contraídas) y de los síntomas que este miedo le empuja a manifestar (falta de aire, sequedad de boca, taquicardia, deseo de salir corriendo, etc.).

Listado de pensamientos que generan el miedo

¿Cómo manejar el miedo en niños? Como tercer paso fundamental para la concreción de los miedos a trabajar, tenemos que detectar qué tipo de pensamientos son susurrados en la mente del niño en el momento en el que se siente invadido por el miedo. Podemos trabajar con las mismas o similares imágenes o vídeos. Podemos ayudarle enumerando algunos que deberán estar relacionado con la posible causa establecida o intuida con el trabajo realizado hasta el momento.

Es importante que quede constancia escrita, o visual en los más pequeños, de modo que permita al niño ir tomando conciencia del funcionamiento mental que se activa en él cuando siente miedo. A la vez, se le ayudará a sentir cómo ese miedo es activado por determinados pensamientos y, a su vez, activa otros muchos junto con las toda la serie de reacciones físicas localizadas previamente.

Aquí también debemos favorecer el que el niño, una vez, tranquilo (utilizaremos al final de esta actividad una relajación que le permitirá apartar el miedo y recupera la tranquilidad) escuche su funcionamiento y discurso mental en ese momento de calma y de cómo se encuentra su cuerpo. Mostrarle las dos situaciones, a nivel mental, emocional y físico, le permitirá iniciar el proceso de discernimiento de su funcionamiento interior en situaciones de tranquilidad frente a las situaciones de miedo.

En realidad, las tres actividades primeras (reconocimiento de los miedos, de sus manifestaciones físicas y de los pensamientos que generan o que los provocan) son los objetivos fundamentales de cualquier actividad que se realice para trabajar con los miedos en niños. A partir de aquí, se procederá a intervenir eliminando esos miedos y sustituyéndolos por las conductas vitales y alegres que surgen de manera espontánea de ellos. Cualquiera de las siete actividades siguientes servirán para llevar adelante este proceso.

Actividad 4: Cuentos

Utilizar los cuentos para trabajar el miedo en los niños es una actividad muy recomendable en tanto que permite a los niños empatizar con los protagonistas de los cuentos y tomarlos como modelos para afrontar sus miedos y superarlos. Algunos cuentos que se pueden utilizar para eliminar los miedos infantiles son:

  • Ramona la valiente
  • Chispina y la oscuridad
  • Chupi tiene miedo a la tormenta
  • Las sombras del pasillo
  • Miedo en casa
  • ¿Qué hay debajo de mi cama?

Música y canto

Otro de los juegos para quitar el miedo a los niños es el canto. La música es un medio que nos permite crear ambientes diferentes, entre ellos, de miedo y de júbilo y alegría. Podemos utilizar este canal para generar estas dos situaciones en los niños y, con el trabajo comentado en los primeros apartados, hacer conscientes a los niños de cómo sus funcionamientos internos reaccionan de un modo u otro en función de si sienten miedo o no.

El canto por otro lado, es una herramienta privilegiada para liberar de miedos y tensiones y recuperar la jovialidad propia de la infancia y, en realidad, inherente a la verdadera esencia del ser humano.

Artes plásticas y dibujo

Las artes plásticas son utilizadas en algunas terapias psicológicas para registrar las emociones latentes tanto en niños como en adultos. Además de como herramienta diagnóstica, sirve también como tratamiento ya que se puede hacer uso de diferentes técnicas expresivas (dibujo, manipulación de materiales, etc.) para reconocer el miedo y combatirlo modificando la situación inicial por una nueva llena de color, flexibilidad, ligereza y optimismo. La expresión a través del dibujo o la pintura puede ayudar a sacar miedos profundos y combatir el miedo infantil.

Expresión corporal y danza

¿Cómo manejar el miedo en los niños? Al igual que con las técnicas expresivas plásticas, la expresión corporal y la danza nos permiten trabajar el miedo, reconociéndolo en el propio cuerpo tenso, contraído, frío, desconfiado y distante y combatirlo utilizando expresiones, movimientos corporales y bailes que favorezcan la apertura, la alegría, el candor y la confianza.

Psicodrama y representación teatral

Otra herramienta que responde a cómo quitar el miedo a los niños es el teatro. El psicodrama es una técnica de intervención psicológica que permite trabajar traumas y trabas personales mediante la interpretación personal, o a través de terceras personas, de las situaciones concretas para, con ello, que la persona tome conciencia de lo que dicha situación provoca en ella y fuera de ella y, a su vez, permite proponer alternativas de superación de la situación gracias a las aportaciones realizadas por los demás participantes.

En el caso de los niños y niñas, las tres últimas actividades nombradas son técnicas muy lúdicas que facilitan el trabajo del miedo.

Trabajo en grupo

En general, el trabajo en grupo aporta muchos beneficios para el tratamiento de los miedos infantiles ya que el afrontamiento de estas situaciones viene favorecido por la confianza que aporta sentirse protegido y apoyado por el grupo. Igualmente, favorece el aprendizaje por modelado mediante el cual los niños pueden adoptar nuevas estrategias de afrontamiento a partir de las acciones observadas en sus compañeros. Una buena forma de quitar el miedo en los niños y niñas.

Además, el trabajo en grupo favorece valores como la solidaridad, la cooperación, el concilio, la fraternidad, el respeto, etc. valores fundamentales para fortalecer el alma humana, constituyéndose en la mejor herramienta de defensa y afrontamiento frente a cualquier posibilidad de manifestación de miedos. En este artículo encontrarás estrategias para fomentar el trabajo en equipo en niños.

Psicoterapia

Para los casos más graves, la psicoterapia se puede convertir en algo necesario para contrarrestar los efectos negativos que provoca el miedo en el niño y para combatirlo y, finalmente, eliminarlo definitivamente. Las técnicas utilizadas en psicoterapia son muy variadas. Dependerán en última instancia de la corriente psicológica sobre la que se trabaje pero, con todo, en muchos casos se utilizan algunas o varias de las actividades nombradas en el presente artículo.

En todos los casos, en tanto que trabajamos con niños, el trabajo conjunto con padres, educadores y entorno social inmediato es imprescindible para abordar de manera global el problema y conseguir más y mejores resultados y conseguir quitar el miedo a los niños.

Si deseas leer más artículos parecidos a Actividades para trabajar el miedo en los niños, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Actividades infantiles.

Bibliografía
  • Tirilonte, S. (2015). Los miedos infantiles en el aula. Grado en Maestro de Educación Infantil. Facultad de Educación. Universidad de Cantabria. Recuperado de: https://repositorio.unican.es/xmlui/bitstream/handle/10902/6639/TirilonteCaoSaray.pdf?sequence=1&isAllowed=y
  • Asamblea Antimilitarista de Madrid (2010). Taller para aprender a trabajar el miedo. Recuperado de: https://www.antimilitaristas.org/IMG/pdf/Taller_miedos_final_.pdf

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Actividades para trabajar el miedo en los niños
Actividades para trabajar el miedo en los niños

Volver arriba