Consejos para embarazadas

¿Se puede comer jamón York en el embarazo?

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. Actualizado: 15 febrero 2024
¿Se puede comer jamón York en el embarazo?

Uno de los períodos que requiere mayor cuidado y atención por parte de una mujer es durante el embarazo. Este es un estado sumamente emocionante, pero también es crucial que se preocupe por su salud. Una de las cuestiones más importantes es conocer qué alimentos puede consumir y cuáles no son recomendables. El jamón es una delicia que se puede disfrutar en cualquier momento. Sin embargo, en ocasiones se cuestiona su ingesta durante el embarazo, por lo que es conveniente ser precavidas en la elección, a fin de evitar riesgos de contaminación por bacterias o parásitos que podrían resultar perjudiciales para el bebé.

¿Se puede comer jamón York en el embarazo? En el siguiente artículo resolveremos todas tus dudas al respecto.

También te puede interesar: Qué embutidos puede comer una embarazada

Índice

  1. ¿Cuando estás embarazada puedes comer jamón York?
  2. Beneficios de comer jamón York en el embarazo
  3. Riesgos de comer jamón York en el embarazo
  4. Qué pasa si como jamón york en el embarazo
  5. Cómo comer jamón york en el embarazo

¿Cuando estás embarazada puedes comer jamón York?

Sí, se puede comer jamón York durante el embarazo, pero se debe hacer con moderación debido a su alto contenido de sodio. Eso sí, asegúrate de que esté bien cocido para evitar riesgos asociados. Se recomienda evitar el consumo de embutidos crudos durante el embarazo debido al riesgo de toxoplasmosis y listeriosis.

En este caso en concreto, el jamón York es un tipo de embutido que puede generar dudas en cuanto a su consumo durante el embarazo. No obstante, al tratarse de un producto cocido, todos los microorganismos nocivos se eliminan durante el proceso de cocción. Por lo tanto, si se siguen las precauciones adecuadas, se puede consumir sin problemas.

Sin embargo, si estás embarazada puedes comer jamón cocido y envasado al vacío, ya que este ha sido sometido a altas temperaturas para eliminar las bacterias. Se debe evitar el consumo de jamón crudo, poco cocido o aquellos productos que no hayan pasado por un proceso de cocción adecuado. En el siguiente artículo te explicamos Qué embutidos puede comer una embarazada.

Beneficios de comer jamón York en el embarazo

El jamón York, también conocido como jamón dulce o jamón cocido, puede tener algunos beneficios cuando se consume durante el embarazo, siempre y cuando se tomen ciertas precauciones para reducir los riesgos asociados. Estos beneficios incluyen ser rico en proteínas, hierro, vitaminas y minerales. Lo que lo convierten en una buena opción para incluir en tu dieta durante el embarazo, porque te ayudará con los nutrientes que tu bebé necesita para su correcto desarrollo.

Además, el jamón York es una fuente de proteína magra con menos grasas saturadas que el jamón crudo, y es una buena fuente de vitaminas B12, hierro y ácido fólico, que son elementos importantes para el crecimiento y desarrollo del bebé en el útero.

No obstante, recuerda evitar alimentos crudos durante el embarazo, a menos que estén bien cocidos. Con esta medida, disminuye el riesgo de contraer enfermedades bacterianas. El jamón crudo es un alimento fermentado y curado con sal, y aun así puede contener bacterias que pueden ser perjudiciales para la salud de la embarazada y para el desarrollo del bebé. Por ello es importante que siga las recomendaciones antes de consumirlo.

Riesgos de comer jamón York en el embarazo

En general, el jamón york (o jamón de pavo) es una fuente de proteínas magras y puede ser parte de una dieta saludable durante el embarazo. Sin embargo, hay algunos riesgos asociados con el consumo de jamón york que deben tenerse en cuenta durante el embarazo:

Listeria monocytogenes

El riesgo principal asociado con el consumo de jamón York durante el embarazo es la posibilidad de contaminación con la bacteria Listeria monocytogenes. Esta bacteria puede causar listeriosis, una infección que puede tener consecuencias graves para la salud del feto, incluyendo aborto espontáneo, parto prematuro o infecciones neonatales.

Conservantes y aditivos

Algunos jamones york pueden contener conservantes y aditivos que podrían no ser recomendables durante el embarazo en grandes cantidades. Es importante leer las etiquetas y, si es posible, elegir opciones más naturales y sin aditivos.

Si el jamón está crudo o poco cocido puede contener bacterias o parásitos dañinos que representan un riesgo para el bebé en desarrollo, pero esto no ocurre con el jamón York. Sin embargo, a pesar de ser un alimento cocido, el jamón York debe consumirse con moderación por su alto contenido de sodio, el cual puede contribuir a la retención de líquidos y a la hipertensión arterial en algunas mujeres embarazadas.

Los cambios hormonales durante el embarazo debilitan el sistema inmunológico de la madre, haciéndola más susceptible a la intoxicación alimentaria por alimentos crudos o no pasteurizados. Las infecciones más resaltantes son la toxoplasmosis, causada por el parásito Toxoplasma gondii, y la listeriosis, causada por la bacteria Listeria.

La toxoplasmosis puede causar problemas graves en los bebés, como ceguera, problemas de audición y retraso en el desarrollo cognitivo y motor, además de aumentar el riesgo de aborto espontáneo y defectos de nacimiento. Además, algunos jamones York pueden contener nitratos, que en ocasiones se han relacionado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer. Por ello, es importante que consultes con tu médico antes de agregar nuevos alimentos a su dieta.

¿Se puede comer jamón York en el embarazo? - Riesgos de comer jamón York en el embarazo

Qué pasa si como jamón york en el embarazo

La mayoría de los embutidos como el jamón, se elaboran con carne cruda y pueden estar contaminados con bacterias que pueden ser peligrosas para el bebé. Otros por el contrario, se elaboran con carne cocida, pero también están expuestos a bacterias dañinas, lo cual significa exponerse en su embarazo.

Sin embargo, es poco probable que comer jamón de York durante el embarazo cause problemas, siempre que sea un producto de calidad y se consuma con moderación. Sin embargo, si presenta síntomas inusuales, debe tener cuidado y consultar a su médico.

Por esta razón, durante la gestación es importante tener especial cuidado por lo que se come, ya que ciertas sustancias pueden atravesar la placenta o llegar al bebé a través del cordón umbilical y provocar diversos problemas con el desarrollo del feto o del embarazo, incluyendo abortos o defectos congénitos. Antes de comprar los embutidos, asegúrate de que estén en buenas condiciones y cocidos.

Cómo comer jamón york en el embarazo

Si quieres consumir jamón york de forma segura durante el embarazo ten en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Calienta el jamón York: cocinar o calentar el jamón york antes de consumirlo puede ayudar a eliminar posibles bacterias, incluyendo la Listeria monocytogenes.
  • Compra productos frescos: optar por productos recién cortados en lugar de aquellos que han estado almacenados durante mucho tiempo puede reducir el riesgo de contaminación.
  • Procura almacenarlo de forma adecuada: mantén el jamón york refrigerado a temperaturas seguras y consúmelo antes de su fecha de vencimiento también puede reducir los riesgos.
  • Elige jamón York de alta calidad, preferiblemente envasado al vacío.
  • No consumas grandes cantidades.
  • Asegúrate de que el jamón no haya pasado su fecha de caducidad y consúmelo los primeros días tras su apertura.
  • Compra jamón industrial para asegurarte de que se cumplan los estándares de calidad y los controles microbiológicos.
  • Revisa cuidadosamente las etiquetas de los productos, donde podrás consultar información importante como la fecha de fabricación y la fecha de caducidad. También conocerá las características del producto, incluida la información nutricional y las condiciones de almacenamiento.
  • Guárdalo en el frigorífico a una temperatura superior a 4 grados centígrados para mantener la frescura y seguridad del jamón cocido.

De esta forma, podrás comer jamón cocido durante el embarazo de forma segura, pues las temperaturas de cocción ayudan a destruir bacterias y parásitos que puedan representar una amenaza. No obstante, también es importante saber la temperatura mínima interna de cocción que se utilizó. La intención es prevenir enfermedades y garantizar la seguridad del feto.

¿Se puede comer jamón York en el embarazo? - Cómo comer jamón york en el embarazo

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Se puede comer jamón York en el embarazo?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Consejos para embarazadas.

Bibliografía
  • Cereceda Bujaico Maria del Pilar, Quintana Salinas Margot Rosario. Consideraciones para una adecuada alimentación durante el embarazo. Rev. peru. ginecol. obstet. [Internet]. 2014 Abr [citado 2023 Nov 15] ; 60( 2 ): 153-160
  • Rossi L and col (2008). Brotes de infección por Listeria monocytogenes: Una revisión de las vías que llevan a su aparición. Rev Chil Infect. 25 (5): 328-335

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
¿Se puede comer jamón York en el embarazo?