Salud en el embarazo

Qué son las correas en el embarazo, para qué sirven y cuándo se ponen

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. 7 noviembre 2023
Qué son las correas en el embarazo, para qué sirven y cuándo se ponen

Si estás embarazada por primera vez es probable que no conozcas el término “cardiotocografía". La pruebas de las correas, llamada prueba de monitoreo fetal o cardiotocografía (CTG), es un tipo de examen utilizado para verificar la frecuencia cardíaca del feto y las contracciones uterinas.

Estas pruebas se realizan para asegurarse de que el feto está recibiendo suficiente oxígeno y está en buen estado de salud. Este monitoreo fetal es indoloro y se realiza justo antes del nacimiento para garantizar la salud de la madre y el bebé. En este artículo de paraBebés sabrás qué son las correas en el embarazo, para qué sirven y cuándo se ponen.

Índice
  1. Qué son las correas en el embarazo, o prueba de monitores
  2. Cuándo se ponen las correas en el embarazo
  3. Para qué sirven las correas en el embarazo
  4. Cómo se hace la monitorización fetal

Qué son las correas en el embarazo, o prueba de monitores

La prueba de las correas, o monitoreo externo cardíaco fetal, es un procedimiento no invasivo que se realiza durante el embarazo para comprobar la frecuencia cardíaca del bebé. Consiste en colocar un dispositivo portátil tipo reloj, que con la ayuda de unos sensores integrados, detecta los latidos del corazón fetal a través de la pared abdominal de la madre.

Con esta prueba se monitoriza gráficamente la frecuencia cardíaca fetal, los movimientos fetales y las contracciones uterinas. Esto se realiza en un hospital o una clínica, bajo la dirección de un profesional de la salud, como una matrona o un ginecólogo. Brinda una información muy valiosa sobre la salud, crecimiento y bienestar del bebé.

Las correas en el embarazo no provocan ningún dolor ni ponen en peligro al feto. En ocasiones, puede ser que para algunas mujeres sean algo molestas por la postura que tienen que adoptar, acostadas o sentadas parcialmente en una camilla, donde se le colocan en su interior varias cintas o “bandas”, de ahí el nombre. Contiene dos transductores o sensores, uno monitorea la frecuencia cardíaca fetal y el otro analiza la actividad uterina.

Cuándo se ponen las correas en el embarazo

Las correas de monitorización fetal o cardiotocografía (CTG) se suelen colocar en el tercer trimestre durante el trabajo de parto, cuando la mujer está en el hospital y ha comenzado a tener contracciones regulares. Generalmente, el tratamiento suele comenzar alrededor de la semana 37 y suele repetirse semanalmente hasta la semana 40. Posteriormente, se realiza cada 3 o 4 días hasta el final del embarazo, normalmente alrededor de las 41 semanas.

La monitorización continua puede ayudar a detectar problemas potenciales en el bienestar del feto, como diabetes gestacional o hipertensión, y tomar medidas si es necesario. En el caso de embarazos múltiples (gemelos, trillizos, etc.), es recomendable monitorearse antes con la prueba de las correas.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el momento de la colocación de las correas en el embarazo puede variar según las políticas y las prácticas médicas del hospital, así como las circunstancias individuales de cada parto. Las decisiones sobre cuándo y cómo se coloquen las correas deberán ser tomadas por el equipo médico, teniendo en cuenta la situación específica de cada embarazo.

Qué son las correas en el embarazo, para qué sirven y cuándo se ponen - Cuándo se ponen las correas en el embarazo

Para qué sirven las correas en el embarazo

Las correas en el embarazo se utilizan para monitorea la salud del feto durante el trabajo de parto. La monitorización fetal se utiliza con diferentes finalidades. Te los mencionamos a continuación:

  • Monitoreo de la frecuencia cardíaca fetal: la principal función de las correas es registrar y controlar la frecuencia cardíaca del feto. Esto es fundamental para evaluar la salud y el bienestar del bebé. Si se encuentra dentro de los rangos normales y responde adecuadamente a las actividades y contracciones uterinas, generalmente indica que el feto está recibiendo suficiente oxígeno. Sin embargo, cambios anormales en la frecuencia cardíaca pueden ser indicativos de problemas potenciales.
  • Registro de contracciones uterinas: las correas en el embarazo también permiten registrar las contracciones uterinas de la madre. Esto es importante para determinar la duración, la frecuencia y la intensidad de las contracciones. El patrón puede indicar si el trabajo de parto está progresando de manera adecuada.
  • Detección de problemas: si se observan cambios preocupantes en la frecuencia cardíaca fetal o si las contracciones uterinas no son efectivas para avanzar en el trabajo de parto, el equipo médico puede tomar medidas para garantizar la salud tanto de la madre como del feto. Esto podría incluir cambios en la posición de la madre, la administración de oxígeno, la administración de medicamentos para mejorar las contracciones o, en casos más graves, la necesidad de una cesárea.

Así pues, la prueba de las correas proporciona valiosa información a los médicos sobre la salud y el desarrollo del bebé, ayudándoles a detectar señales tempranas de alerta.

Cómo se hace la monitorización fetal

La monitorización fetal con correas en el embarazo es un procedimiento médico que se lleva a cabo de la siguiente manera:

  1. Preparación: la paciente se coloca en una cama de hospital en una posición cómoda. Es importante que la madre esté relajada para obtener resultados precisos.
  2. Sensores y correas: se colocan dos sensores en el abdomen de la madre. Uno de ellos en la parte superior del abdomen, donde se encuentra el corazón del bebé para registrar la frecuencia cardíaca del feto. El otro mide las contracciones uterinas y se coloca cerca del útero. Estos sensores se sujetan con correas elásticas para asegurarse de que se mantengan en su lugar.
  3. Registro de la frecuencia cardíaca fetal: el sensor de frecuencia cardíaca fetal registra continuamente los latidos del corazón del feto. Estos datos se muestran en un gráfico en tiempo real en el monitor del cardiotocógrafo.
  4. Registro de las contracciones uterinas: el sensor de contracciones registra la actividad uterina y muestra en el mismo gráfico las contracciones uterinas a medida que ocurren. Esto permite evaluar la relación entre las contracciones y la frecuencia cardíaca fetal.
  5. Interpretación de los resultados: un profesional de la salud, como una enfermera o un médico, supervisa el monitor y analiza los resultados. Buscan patrones normales en la frecuencia cardíaca fetal y las contracciones uterinas. También prestan atención a cambios anormales o preocupantes que puedan indicar problemas en el bienestar fetal.
  6. Documentación de los hallazgos: los resultados de la monitorización fetal se registran en el expediente médico de la paciente y se utilizan para tomar decisiones sobre el plan de atención y el manejo del parto, si es necesario.
Qué son las correas en el embarazo, para qué sirven y cuándo se ponen - Cómo se hace la monitorización fetal
Imagen: Mamis & Kids

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué son las correas en el embarazo, para qué sirven y cuándo se ponen, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud en el embarazo.

Bibliografía
  • Ayres-de-Campos, D; Spong, CY; Chandraharan, E. (2015). ‘FIGO consensus guidelines on intrapartum fetal monitoring: Cardiotocography’, FIGO.
  • ACOG Practice Bulletin No. 116: Management of Intrapartum Fetal Heart Rate Tracings.Obstetrics & Gynecology. 116(5):1232-1240, November 2010
  • Bhide A, Chandraharan E, Acharya G. (2016). Fetal monitoring in labor: Implications of evidence generated by new systematic review. Acta Obstet Gynecol Scand. 95(1):5-8.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
Imagen: Mamis & Kids
1 de 3
Qué son las correas en el embarazo, para qué sirven y cuándo se ponen