Salud en el embarazo

¿Puedo comer chuches en el embarazo?

 
Leidy Mora
Por Leidy Mora. Actualizado: 14 marzo 2024
¿Puedo comer chuches en el embarazo?

Comer golosinas durante el embarazo puede ser tentador, especialmente hacia el final del primer trimestre y durante el segundo, cuando los antojos se intensifican. Los antojos varían: algunas mujeres prefieren lo salado, mientras que otras buscan lo dulce o agridulce. Sin embargo, es común que muchos antojos involucren golosinas, como caramelos, gomitas, bombones, galletas, patatas fritas o maíz frito. A pesar de su atractivo sabor, estas golosinas suelen contener altos niveles de azúcar o sodio y carecen de valor nutricional. Por esta razón, aunque no están totalmente prohibidas en esta etapa, es recomendable limitar su consumo o reservarlo para ocasiones especiales.

¿Puedo comer chuches en el embarazo? En este artículo de paraBebés te explicaremos si está permitido o no comerlas en esta etapa, los riesgos de su consumo para la gestación y algunas opciones para hacer un tentempié seguro.

Índice
  1. ¿Se puede comer chuches en el embarazo?
  2. Riesgos de comer chuches en el embarazo
  3. Cómo comer chuches en el embarazo de forma segura

¿Se puede comer chuches en el embarazo?

Aunque lo ideal es elegir opciones más saludables, comer chuches en el embarazo no está prohibido, siempre y cuando se haga de forma ocasional. Claro está, siempre y cuando no exista una condición que amerite dejarlas a un lado, como, por ejemplo, sufrir de diabetes gestacional o sobrepeso. Las chuches son productos comestibles apetecibles, pero que están cargados de azúcares o sales y de una serie de aditivos, que no aportan beneficios a la salud.

Las chuches pueden convertirse en un antojo durante el embarazo por su sabor y la practicidad al momento de comerlos. Este deseo de comer chuches en el embarazo es normal, puede estar asociado a una disminución en los niveles de glucosa de la gestante tras de varias horas sin comer. Para tratar de compensarlo, el organismo aumenta las ganas de ingerir algo dulce.

Sin embargo, son muchas las complicaciones que se asocian al consumo de dulces en esta etapa. Para llevar una dieta saludable, te recomendamos no consumir más de 30 gramos de azúcares libres al día, lo que equivale a unas siete cucharaditas de azúcar aproximadamente. Por ejemplo, una lata de cola puede contener hasta nueve terrones de azúcar, lo que es más que la cantidad diaria aceptada. Por esto, lo mejor es dejar a un lado la mayoría de estos productos y sustituirlos por alternativas más sanas.

¿Puedo comer chuches en el embarazo? - ¿Se puede comer chuches en el embarazo?

Riesgos de comer chuches en el embarazo

El consumo frecuente de chuches en el embarazo puede desencadenar una serie de consecuencias negativas, no solo en la gestante, sino también en el bebé, entre estas:

  • Disminución del apetito: si se comen gran cantidad de chuches entre comidas, hace que disminuya las ganas de comer alimentos que sí aportan proteínas, vitaminas y minerales. Esto puede provocar un déficit nutricional, comprometiendo el buen desarrollo del bebé.
  • Diabetes gestacional: uno de los riesgos más marcados del consumo de chuches es la diabetes gestacional, una alteración metabólica afecta al menos al 16% de las gestantes. Puede aparecer a partir de las 20 semanas y de no tratarse, puede ocasionar graves consecuencias. Algunas de ellas son parto prematuro, bebés con sobrepeso al nacer y otras alteraciones durante los primeros días de nacido, además de problemas durante el parto, preeclampsia, hipoglucemia y riesgo de padecer diabetes tipo 2 en el futuro.
  • Preeclampsia: una mala alimentación durante el embarazo, en especial, de productos ultraprocesados como las chuches, favorece el incremento de la tensión arterial y proteinuria, lo que se conoce como preeclampsia. Esta afección a su vez puede ocasionar graves complicaciones, incluso, poner en riesgo la vida de la madre y el bebé.
  • Caries o problemas dentales: durante la gestación, se incrementa las probabilidades de sufrir problemas dentales, como las caries y gingivitis. Esto puede aún más incidente, si se consumen golosinas con frecuencia.
  • Problemas cognitivos y de peso durante la infancia: existen diferentes investigaciones que relacionan el consumo de azúcares durante el embarazo, con problemas cognitivos en el niño y con obesidad durante la infancia.

También puede interesarte nuestro artículo sobre Cuidados en el segundo trimestre de embarazo: alimentación, ejercicio y consejos.

Cómo comer chuches en el embarazo de forma segura

Comerte un rico dulce de manera esporádica, es decir, una vez por semana, durante el embarazo no supone un problema. Al contrario, al sentir placer se incrementan los niveles de hormonas que dan felicidad, como la dopamina y serotonina, que hacen incluso, que el bebé también sienta esta emoción. Por ello, si se te antoja una chuche en el embarazo podrás consumirla sin problemas, siempre y cuando mantengas una dieta sana y balanceada y no tengas la prohibición del especialista.

No obstante, también puedes optar por sustituirlas por opciones más saludables y seguras que, además de calmar el antojo, te aporten variedad de nutrientes que tú y tu bebé necesitan. Entre estas:

  • Yogur: elige un yogur sin azúcar y endulza con granola, miel o frutas.
  • Macedonia de frutas: la mejor manera de matar un antojo de dulce es con frutas. Estos alimentos vienen cargados de nutrientes, por lo que además de saciar y de aumentar los niveles de azúcar, pueden mantener la buena salud en esta etapa.
  • Zumos naturales: si además de calmar las ganas de comer dulces quieres hidratarte, entonces elige zumos naturales, eso sí, no agregues azúcar ni te excedas de 150 ml diarios.
  • Frutos secos: un puñado de frutos secos como pistachos, anacardos, nueces, almendras o cacahuetes, son otra opción de calmar las ganas de comer chuches y de mantenerte saludable en esta etapa.
  • Galletas de avena: existen distintas recetas de galletas de avena saludables que puedes preparar para calmar los antojos de bollería de media tarde.
  • Chocolate sin azúcar: unos cuadros de chocolate sin azúcar pueden también ayudarte con la tarea de bajar la ansiedad de algo dulce. Además, el chocolate aporta distintos nutrientes, como hierro magnesio y cobre, incluso, mejora el estado de ánimo.

Durante el embarazo, la alimentación es clave para prevenir un sinfín de problemas. Por esta razón, si decides comer chuches en esta etapa así sea de forma ocasional, siempre es necesario contar con la autorización de un especialista, sigue siempre la dieta recomendada en las consultas prenatales y evita los productos procesados ricos en aditivos porque no aportan vitaminas y minerales, pero sí incrementan el riesgo de complicaciones.

¿Puedo comer chuches en el embarazo? - Cómo comer chuches en el embarazo de forma segura

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Puedo comer chuches en el embarazo?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud en el embarazo.

Bibliografía
  • Casas, R., Castro, S., Estruch, R. (2020). Impact of Sugary Food Consumption on Pregnancy: A Review. Nutrients; 12(11): 3574. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7700555/
  • Cohen, J., Rifas-Shiman, S., Young, J., Oken, E. (2018). Associations of Prenatal and Child Sugar Intake With Child Cognition. American Journal of Preventive Medicine; 54(6) P727-735. https://www.ajpmonline.org/article/S0749-3797(18)31606-4/abstract
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
¿Puedo comer chuches en el embarazo?