Actividades infantiles

Actividades de relajación para niños

 
Lorena García Vega
Por Lorena García Vega. Actualizado: 11 junio 2024
Actividades de relajación para niños

Los niños y niñas perciben y comprenden el mundo que les rodea a través de los sentidos, esto supone una gran sobreestimulación y estallido emocional que, en ocasiones, se convierte en excitación y tensión. Ante esta absorción sensorial de todos los estímulos de su entorno, resulta esencial que aprendan a canalizar la tensión y la excitación con la finalidad de volver a un estado de calma y sosiego. Este aprendizaje puede ser por medio de técnicas de relajación que ayuden a niños y niñas a autorregularse, ayudándoles a adaptarse mejor al medio y a sentirse bien con sus emociones.

En este artículo de paraBebés os proponemos 12 actividades de relajación para niños.

También te puede interesar: Actividades para niños con TDAH
Índice
  1. Técnica de Jacobson
  2. Técnica de relajación Koeppen
  3. Técnica del pañuelo
  4. Somos marionetas
  5. Imaginación guiada
  6. Música relajante
  7. Pelota antiestrés
  8. Juegos de respiración
  9. Botella de la calma
  10. Caleidoscopio
  11. Mandalas
  12. Origami
Ver más >>

Técnica de Jacobson

El estrés mental y emocional se relaciona con la tensión muscular. Esta técnica defiende que, si se aprende a relajar los músculos, también se puede reducir la ansiedad y mejorar el bienestar general.

Esta técnica tiene un procedimiento de seis pasos:

  1. Preparación: en primer lugar, hay que situar a los niños en un espacio cómodo y tranquilo.
  2. Concentración: fomentar un espacio de concentración caracterizado por la calma y la tranquilidad.
  3. Tensión muscular: se inicia con los músculo de los pies y se va ascendiendo ejerciendo tensión en cada grupo muscular del cuerpo entre 10 y 15 segundos.
  4. Relajación muscular: tras la tensión, se ejerce la distensión total de los músculos, invitando a los niños que sientan la sensación de relajación plena.
  5. Respiración: debe ser durante todo el procedimiento lenta y profunda, ya que este tipo de respiración, favorece la relajación.
  6. Repetición: esta secuencia puede repetirse varias veces, esto dependerá del grupo y de su capacidad de concentración.

Técnica de relajación Koeppen

En esta actividad se pide a los participantes que imaginen situaciones en las que tengan que tensar y destensar sus músculos. Por ejemplo, para tensar los brazos, puedes pedirles que se imaginen que acaban de despertar y se están desperezando; para los pies, pueden imaginar que están pisando uvas; y para la tensión facial, que tratan de espantar una mosca sin poder utilizar sus manos.

La técnica de relajación Koeppen es muy parecida a la de Jacobson, pero la principal diferencia es que en este caso se incluyen elementos que favorecen la implicación de los infantes y logran que sea más significativa y lúdica. Se trata de una dinámica muy aconsejable en edades tempranas, cuando les cuesta comprender consignas verbales más abstractas.

Técnica del pañuelo

Para realizar esta técnica de relajación los niños y niñas se tumbarán en el suelo sobre una esterilla. La persona encargada de aplicar la técnica deberá colocarse de pie y, usando un pañuelo suave, irá cubriendo con cuidado su cuerpo, repitiendo este proceso varias veces. En función de la edad, se puede realizar esta técnica por parejas; de lo contrario, será el adulto quien les asista.

Si se trata de niños muy pequeños, no es aconsejable cubrirles la cara para evitar que se sientan asustados.

Somos marionetas

Para llevar a cabo esta técnica dirigida el dinamizador explicará a los niños y niñas que son marionetas y, a continuación, les irá pidiendo que levanten y muevan diferentes partes del cuerpo. Es una técnica muy similar a la de Jacobson, pero, en lugar de ejercer tensión, deberán tomar conciencia de su propio cuerpo y sentir el movimiento de sus brazos y sus piernas.

Para mejorar la experiencia de relajación, se puede poner una música relajante que acompañe a los movimientos e incite a los niños y niñas a moverse.

Imaginación guiada

La imaginación guiada es una técnica muy recurrente en educación infantil. Después de adecuar un espacio relajado, se tumbarán en el suelo y cerrarán los ojos. Seguidamente, el dinamizador comenzará a guiar al grupo describiendo situaciones relajantes que deberán imaginarse, como observar el vaivén de las olas, pasear por un campo lleno de hierba o flotar entre las nubes del cielo.

Para crear un ambiente propicio para esta técnica, es recomendable atenuar la luz y reproducir sonidos suaves de la naturaleza que estén en sintonía con la temática propuesta. Por ejemplo, si quieres transportarle a un atardecer en la playa, el sonido de las olas sería el más adecuado.

Por otro lado, como los niños pequeños tienen una sensibilidad sensorial aguda, es importante describir elementos que puedan experimentar a través de sus sentidos. Esto incluye una suave brisa, el sonido relajante de las olas, la textura de la arena entre sus dedos, o la sensación cálida del sol en su rostro al atardecer.

Música relajante

La música actúa como un poderoso puente hacia la relajación que permite conectar a los niños y niñas con estados de calma y bienestar. Aunque a menudo se utiliza como un complemento en diversas técnicas de relajación, también puede ser una técnica muy efectiva por sí sola. En el contexto de la relajación infantil, hay diversas formas de integrar la música para favorecer la tranquilidad y el equilibrio emocional.

Una opción sencilla es simplemente ponerles música relajante o sonidos de la naturaleza para crear un ambiente sereno que ayude a los niños a desconectar y calmarse, lo que puede ser especialmente útil durante momentos de transición o después de actividades más energéticas. Otra forma creativa de utilizar la música en la relajación infantil es a través de actividades dinámicas. Por ejemplo, se les puede invitar a los niños a moverse libremente por el espacio en respuesta a la música, dejándose llevar por los ritmos y melodías.

Esto no solo les permite expresarse físicamente, sino que también les ayudará a conectar con sus emociones y a desarrollar su conciencia corporal. Adicionalmente, se pueden realizar juegos y actividades que involucren la música, como crear historias o dibujar lo que les inspire una pieza musical. Además de proporcionarles un entorno relajante, esta actividad estimulará la imaginación y la creatividad de los niños.

Pelota antiestrés

El uso de pelotas antiestrés es una de las técnicas de relajación más utilizadas para ayudar a los infantes a regular su tensión emocional cuando se sienten abrumados o frustrados. Este tipo de pelotas están diseñadas para favorecer la tensión y distensión muscular, lo que permite canalizar la ira y la frustración acumuladas.

A pesar de su gran efectividad para ayudar a los niños y niñas a relajarse, es importante tener en cuenta que su efecto puede no ser inmediato y pueden necesitar un tiempo para familiarizarse con la pelota y aprender a utilizarla de manera efectiva. Con el tiempo y la práctica, pueden encontrar alivio y bienestar al utilizar estas pelotas como parte de sus estrategias de manejo del estrés.

Juegos de respiración

El control de la respiración es esencial para ayudar a niños y niñas a relajarse. Este tipo de dinámica puede realizarse de manera real o simulada, es decir, ofreciendo elementos o imaginando que se utilizan diferentes objetos para regular la respiración.

Por ejemplo, podemos utilizar pomperos y hacer burbujas, soplar molinillos de viento, o bien imaginar que tienen que soplar unas velas. En este artícyuo Ejercicios de respiración para niños

Actividades de relajación para niños - Juegos de respiración

Botella de la calma

La botella de calma es una excelente herramienta para ayudar a los niños a gestionar el estrés, la ansiedad o la sobreexcitación. También puede ser muy útil en momentos de transición, antes de la hora de dormir o simplemente cuando necesitan un momento de tranquilidad. Además, es una actividad sensorial que estimula los sentidos y puede ser beneficiosa para niños con necesidades sensoriales especiales.

Para crear una botella de calma solo necesitas llenar de agua por la mitad una botella pequeña transparente de plástico. Después, añade un poco de glicerina para darle espesor al líquido y agrega brillantina o purpurina del color que prefieras. Al agitar la botella, los destellos de brillantina se moverán sutilmente por la glicerina, creando un efecto hipnótico y calmante.

Caleidoscopio

El caleidoscopio es una herramienta muy eficaz para promover la calma y el bienestar, además de estimular la vista de una manera divertida y relajante. Al mirar a través del caleidoscopio, los niños y niñas podrán visualizar pequeñas figuras geométricas en constante cambio y con gran variedad de colores vibrantes.

Esta combinación de formas, colores y movimientos crea una experiencia visual armoniosa que no solo les resulta muy entretenida, sino que también favorece la concentración y la serenidad. Esta técnica es especialmente útil para aquellos niños y niñas que presentan dificultades para relajarse o concentrarse, ya que les ofrece una distracción visual agradable y envolvente.

Actividades de relajación para niños - Caleidoscopio

Mandalas

Los mandalas se han convertido en una de las técnicas más empleadas para ayudar a niños y niñas a relajarse. Existen multitud de propuestas con diferentes figuras, aunque todas ellas comparten que están dibujadas a partir de figuras geométricas.

Los colores utilizados durante esta actividad para colorear la figura ayudan a canalizar estados de ánimo. Para mejorar la experiencia, puede complementarse con música relajante o sonidos de la naturaleza.

Origami

El origami es una forma de papiroflexia de origen japonés considerada un arte milenario y una actividad que promueve la relajación y la concentración, especialmente en los más jóvenes. Esta técnica se basa en crear figuras mediante dobleces precisos de papel. Para lograr buenos resultados, es fundamental ejecutarla con cuidado y precisión.

Tiene diferentes tipos de complejidad, pero te recomendamos comenzar con estructuras simples como la grulla o el barco de papel. Con la práctica y la experiencia, los niños y niñas podrán avanzar hacia estructuras más complejas, como animales, flores o incluso figuras tridimensionales. Esto les proporciona un sentido de logro y les motiva a seguir aprendiendo y mejorando sus habilidades en origami.

Por otro lado, el uso del origami es cada vez más popular en el ámbito educativo por sus múltiples beneficios. En este sentido, se ha demostrado que ayuda a desarrollar habilidades matemáticas y geométricas al tener que trabajar con conceptos como simetría, proporción y ángulos.

Actividades de relajación para niños - Origami

Si deseas leer más artículos parecidos a Actividades de relajación para niños, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Actividades infantiles.

Bibliografía
  • Duch, M. (2020). Relajaciones.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 4
Actividades de relajación para niños