menu
Compartir

¿Puedo comer sardinas en el embarazo?

 
Por Yurisbeth Zanotty. 2 octubre 2023
¿Puedo comer sardinas en el embarazo?

Durante el embarazo, algunas personas comienzan a tener preferencias por las sardinas. De hecho, es posible que terminen descubriendo que ahora las anhelan incluso si antes las detestaban. Las sardinas son un pescado azul rico en nutrientes y proteínas y, por lo general, forman parte de una dieta equilibrada. Al convertirse en un antojo muy común durante la gestación, es normal que te preguntes si puedes comerlas en el embarazo.

¿Puedo comer sardinas en el embarazo? En el siguiente artículo de paraBebés responderemos tus dudas al respecto y te explicaremos los posibles riesgos relacionados con su consumo durante esta etapa tan importante en tu vida.

¿Se puede comer sardinas en el embarazo?

Las sardinas son seguras para comer durante el embarazo, pero es importante considerar algunas precauciones:

  • Cantidad: para evitar consumir demasiado mercurio, se aconseja no exceder las 2-3 porciones (o 170 g) por semana.
  • Técnica de preparación: independientemente del tipo de presentación, es fundamental cocinarlas bien para evitar parásitos como el anisakis, ya sean enlatadas, a la plancha o en salsa.
  • Calidad: escoge sardinas frescas o congeladas en lugar de las que estén poco cocidas.
  • Ventajas: aportan al bebé proteínas, ácidos grasos, omega-3, selenio y otros nutrientes saludables.
  • Riesgos: una cantidad excesiva de mercurio puede tener impacto en el neurodesarrollo del feto.

Debido a su gran valor nutricional, las sardinas suelen ser seguras para comer durante el embarazo, pero siempre es mejor que consultes con tu médico si tienes dudas sobre el consumo de algún alimento, ya que él podrá darte mejores consejos para tu situación. En el siguiente artículo te explicamos si Se pueden comer boquerones en vinagre durante el embarazo.

¿Puedo comer sardinas en el embarazo? - ¿Se puede comer sardinas en el embarazo?

Beneficios de comer sardinas en el embarazo

Las sardinas son una excelente fuente de proteínas de alta calidad, además de ácidos grasos omega-3, selenio, fósforo y vitamina B12, nutrientes que son cruciales para el crecimiento y desarrollo del feto. Forman parte de una dieta saludable durante el embarazo, siempre y cuando se consuman con moderación y se cocinen adecuadamente para reducir riesgos como el envenenamiento por mercurio o los parásitos.

Consumir sardinas durante el embarazo tiene muchas ventajas. Te dejamos las principales a continuación a modo de resumen:

  • Ácidos grasos omega-3: las sardinas son abundantes en EPA y DHA, ácidos grasos poliinsaturados cruciales para el neurodesarrollo y la visión del feto.
  • Proteínas de alta calidad: aportan al feto proteínas saludables que ayudan en su crecimiento y desarrollo.
  • Selenio: este mineral ayuda a defender al feto contra el estrés oxidativo y la degeneración. Además, ayuda a la función tiroidea de la madre.
  • Fáciles de digerir: su carne blanda y suave suele tolerarse bien incluso en el tercer trimestre.
  • Previene la anemia de la madre: el sistema nervioso central y la formación de sangre del bebé dependen de la vitamina B12, que ayuda a prevenir la anemia de la madre.
  • Fósforo: contienen fósforo, importante para el desarrollo de las estructuras óseas y dentales del feto. Ayuda en el transporte de nutrientes por parte de la madre.
  • Las sardinas contienen menos mercurio que otros pescados grandes cuando se consumen con moderación.

No obstante, recuerda consultarlo con el médico para determinar la frecuencia y cantidad adecuada según cada caso.

Qué pasa si comes sardinas en el embarazo

Si las sardinas cuando se consumen con moderación y se cocinan adecuadamente son una buena fuente de nutrientes durante el embarazo. A pesar de ser saludables, las sardinas presentan algunos riesgos si se consumen en exceso durante el embarazo, te los mencionamos a continuación:

  • Intoxicación por mercurio: el sistema nervioso del feto puede verse dañado por la ingesta excesiva de mercurio procedente de algunos pescados.
  • Parásitos gastrointestinales como el anisakis: si las consumes crudas o poco cocidas corres el riesgo de contraerlos.
  • Alergias e intolerancias: el consumo de sardinas durante el embarazo puede provocar alergias en algunas mujeres. A su vez, el alto contenido en grasas puede provocar flatulencias, acidez o malestar estomacal. Aquí te explicamos Qué tomar para la acidez en el embarazo.
  • Interacciones medicamentosas: los anticoagulantes y antiinflamatorios pueden interactuar con los ácidos grasos omega-3.

Cómo comer sardinas en el embarazo de forma segura

A continuación te ofrecemos algunos consejos para consumir sardinas de forma segura durante el embarazo:

  • Limita su ingesta: se recomienda una ingesta semanal de no más de 2-3 raciones (o 170g) debido a sus altas concentraciones de mercurio, un metal pesado que puede dañar al feto. La sobreexposición al mercurio se ha relacionado con problemas con el sistema nervioso y el crecimiento cognitivo del bebé
  • Modo de preparación: cocínalas bien y aléjate de los alimentos crudos para evitar contraer el anisakis, un parásito que vive en el pescado crudo o poco cocido y que representa una amenaza de intoxicación que también debe tenerse en cuenta.
  • Preparación: cocínalas bien hirviéndolas o asándolas a la plancha. Las plagas son destruidas por el calor. Las sardinas generalmente se consumen enlatadas o completamente cocidas, pero es fundamental asegurarse de que hayan sido procesadas correctamente para eliminar los parásitos.
  • Condimentos: por su contenido en sal y grasas es mejor condimentarlas con limón o aceite de oliva, con moderación.
  • Calidad: selecciona sardinas frescas o congeladas de calidad y evita a las que parecen en mal estado.
  • Limpieza: enjuagar bien las sardinas frescas con agua corriente.
  • Conservación: las sardinas solo se deben conservar en el frigorífico hasta dos días, tanto si son frescas como si están cocidas.
  • Higiene: lávate bien las manos antes y después de manipular alimentos crudos.

Siguiendo estas pautas, las sardinas aportarán nutrientes de forma segura durante el embarazo. No olvides consultarlo con tu médico, especialmente si estás tomando algún medicamento.

¿Puedo comer sardinas en el embarazo? - Cómo comer sardinas en el embarazo de forma segura

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Puedo comer sardinas en el embarazo?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud en el embarazo.

Bibliografía
  • Gokoel AR, et al. 2020. Influence of prenatal exposure to mercury, perceived stress and depression on birth outcomes in Suriname: Results from the MeKiTamara Study. Int J Environ Res Public Health 17(12):4444
  • Saavedra S, et al. 2022. Impacto de la ingesta dietética de mercurio durante el embarazo en la salud de los recién nacidos y los niños: una revisión sistemática. Nut Rev 10;80(2):317-328

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
¿Puedo comer sardinas en el embarazo?
1 de 3
¿Puedo comer sardinas en el embarazo?

Volver arriba