Salud infantil

Vómitos en niños sin causa aparente: causas y tratamiento

 
Yurisbeth Zanotty
Por Yurisbeth Zanotty. 13 mayo 2022
Vómitos en niños sin causa aparente: causas y tratamiento

Uno de los momentos más difíciles de ser padres es cuando los niños o las niñas enferman. Ante estos casos, lo más importante es tratar de identificar la causa para poder revertir la situación lo más pronto posible. El problema surge cuando es difícil identificar el origen de malestares como el vómito.

Cuando los niños vomitan seguido sin ningún motivo aparente, el temor es que se deshidraten y eso ponga en peligro su salud. En el siguiente artículo de paraBebés te contaremos qué causa los vómitos en niños sin causa aparente y cuál es el mejor tratamiento en estos casos. Además, también veremos cuándo preocuparse por esta afección en niños.

Índice
  1. Por qué se producen los vómitos en niños sin causa aparente
  2. Cuándo preocuparse por vómitos en niños sin causa aparente
  3. Qué hacer para tratar los vómitos en niños sin causa aparente

Por qué se producen los vómitos en niños sin causa aparente

El vómito es la expulsión por la boca de alimentos o bebidas de forma rápida, abundante y de forma repetida. A diferencia de la regurgitación, en la que también se expulsa alimento por la boca, pero de forma leve y no repetitiva. Esta última, es más común en recién nacidos o lactantes menores. En este artículo encontrarás información sobre las regurgitaciones en bebés: qué son y cómo evitarlas.

Cuando los niños vomitan solemos pensar que algo que comieron les sentó mal, pero si lo hacen repetidas veces hay que preguntarse qué está pasando. Lo cierto es que los episodios de vómitos representan más un síntoma que una enfermedad y pueden estar asociado a muchas causas. A continuación, te explicamos por qué se producen los vómitos en niños sin causa aparente.

Causas psicológicas

En primer lugar, si un niño vomita sin una razón aparente el The Journal of the American Osteopathic Association asegura que la razón puede ser emocional o psicológica. Los vómitos emocionales son frecuentes en niños pequeños que no saben manejar las situaciones y reflejan sus miedos de forma más intensa. Este tipo de vómito puede presentarse de dos formas:

  • Vómitos intencionados: son los que se producen de forma provocada o por exceso de llanto.
  • Vómitos no intencionados: son los que se producen por nervios, ansiedad o temor

A continuación, veremos los principales factores vinculados al vómito sin causa aparente:

  • Enfado: puede que cuando el niño se sienta frustrado vomite para conseguir lo que desea y llamar la atención de los padres. Si cuando pide algo no lo obtiene y comienza a llorar mucho, eso puede provocarle el vómito.
  • Ansiedad: si un niño tiene ansiedad suele manifestar nervios ante cada conflicto. En estos casos, lo más probable es que le resulte difícil mantener la calma y, de forma involuntaria, lo represente en forma de vómito. Es importante conocer las emociones de los niños, pues los vómitos cíclicos también representan riesgo de deshidratación y pueden conducir a la hospitalización.
  • Factores emocionales: cuando un niño afronta cambios fuertes e inesperados en su vida, por ejemplo, ambientes violentos, peleas, cambios de colegio, separación de los padres, puede reflejarlos por medio de episodios de vómito.

Como vemos, los vómitos en niños sin causa aparente suele aparecer cuando estos reclaman la atención de algún adulto. En caso de que sean frecuentes, requieren de atención médica para indagar en las posibles causas y establecer el diagnóstico correctamente.

Causas no psicológicas

Los vómitos en niños sin causa aparente también pueden originarse debido a causas no psicológicas. Veamos cuáles:

  • Infecciones virales: el vómito se presenta como síntoma principal de gastroenteritis, un tipo de infección viral que ataca el tracto digestivo.
  • Alergia alimentaria: existen alimentos que producen una reacción alérgica. Cuando el bebé los ingiere por primera vez es difícil determinar que le producirán malestar. En estos casos, la reacción principal es el vómito, que se presenta rápidamente después de ingerir la comida. En casos graves, y si no se trata a tiempo, se presentan otros síntomas característicos de alergia como obstrucción de las vías respiratorias.
  • Intoxicación alimentaria: se presenta cuando los niños consumen alimentos contaminados. La diferencia con la alergia alimentaria es que, en casos de intoxicación, los vómitos se producen horas después de comer, una vez que los alimentos han empezado a descomponerse en el estómago y producen gran cantidad de toxinas responsables de atacar el sistema digestivo y producir vómitos.
  • Otras razones incluyen: crisis de tos, mareos, consumo de fármacos como el ibuprofeno, golpes o traumatismos en la cabeza, golpes o traumatismos en el abdomen y dolor de cabeza.
Vómitos en niños sin causa aparente: causas y tratamiento - Por qué se producen los vómitos en niños sin causa aparente

Cuándo preocuparse por vómitos en niños sin causa aparente

La mayor preocupación de los padres ante los episodios de vómitos en niños sin causa aparente es la deshidratación. Esta se produce cuando el pequeño o la pequeña rechaza los líquidos y no tolera ingerir nada por la boca. Existen síntomas que permiten identificarla:

  • Síntomas leves: rechaza los líquidos, boca seca, llanto sin lágrimas o son muy escasas, irritabilidad, malestar general, pañales con poca orina o ir al baño menos de lo normal, ojos hundidos y fontanelas hundidas.
  • Síntomas graves: somnolencia, poca actividad y pérdida de fuerza, piel seca y pálida, debilidad, respiración profunda y rápida y estar varias horas si orinar (entre seis a ocho horas).

Cuándo llamar al médico por vómitos en niños

Si tienes dudas sobre cuándo preocuparse por vómitos en niños sin causa aparente, a continuación, te mostramos en qué casos es imprescindible acudir al médico:

  • Vómitos constantes.
  • Intolerancia a los alimentos.
  • Vómitos que se presentan posteriores a una caída o golpe en la cabeza.
  • Vómitos asociados a otros síntomas como fiebre, escalofríos, etc.
  • Vómitos acompañados con abdomen distendido y doloroso.
  • Niños aletargados y con mucho sueño.

Además, cabe destacar que todo lactante con menos de dos meses que presente vómitos fuertes y continuos debe ser evaluado por el pediatra. Los vómitos que se asocian con gastroenteritis, ameritan reposo y que el niño evite el contacto con otros infantes, sobre todo en guarderías y colegios, para evitar contagios.

Qué hacer para tratar los vómitos en niños sin causa aparente

Ante los episodios de vómitos en niños sin causa aparente, los esfuerzos de los padres o cuidadores deben ir enfocado a mantener el niño o la niña hidratado/a. Si no manifiesta otros síntomas asociados como, por ejemplo, fiebre, diarrea o debilidad, esta afección puede tratarse con sueros de rehidratación oral o líquidos azucarados en cantidades pequeñas para evitar que el estómago se llene y vomite nuevamente.

Si el pequeño o la pequeña presenta síntomas como diarrea y fiebre, lo indicado más indicado es la rehidratación oral y nunca las bebidas azucaradas, pues pueden aumentar las idas al baño. En los casos de diarrea, también puedes recurrir a estos remedios caseros para la diarrea en bebés.

Una vez normalizada la situación, lo mejor es ofrecerle líquidos o licuados de verduras al niño y, más adelante, alimentos blandos para evitar que el estómago se llene y comiencen los vómitos nuevamente. En cuanto a los medicamentos para los vómitos en niños, estos deben ser administrados bajo supervisión médica, pues es importante conocer las dosis exactas recomendadas para evitar intoxicaciones.

Vómitos en niños sin causa aparente: causas y tratamiento - Qué hacer para tratar los vómitos en niños sin causa aparente

Si deseas leer más artículos parecidos a Vómitos en niños sin causa aparente: causas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud infantil.

Bibliografía
  • J. Ruiz-Canela, F. Arguelles. Vómitos en la infancia. Manual de gastroenterología pediátrica, pp. 101-109.
  • M. De la Torre, J.C. Molina. Vómitos. Protocolos diagnósticos terapéuticos en pediatría, tomo 4, pp. 326-335.
Escribir comentario
¿Qué te ha parecido el artículo?
1 de 3
Vómitos en niños sin causa aparente: causas y tratamiento