menu
Compartir

Vitamina D para bebés: alimentos, dosis y efectos

 
Por Yurisbeth Zanotty. 23 febrero 2021
Vitamina D para bebés: alimentos, dosis y efectos

La vitamina D es un compuesto vital que sustenta al cuerpo en el metabolismo óseo (desarrollo y crecimiento de huesos) ayudándolo, entre otras cosas, a aprovechar el calcio y fosfato que se obtienen al ingerir determinados tipos de alimentos. Adicionalmente, se ha comprobado que esta pro-hormona, se relaciona con el adecuado funcionamiento del sistema inmunológico, fortaleciéndolo mediante diferentes procesos fisiológicos.

La principal fuente de vitamina D se obtiene de la luz solar, pero también puede encontrarse en alimentos particulares. Los bebés al nacer tienen pocas reservas y dependen de la leche materna exclusivamente para adquirirla, o de otros métodos complementarios. En general, necesitan cantidades adecuadas para un organismo saludable, porque de lo contrario están propensos a sufrir deficiencias y complicaciones. En el siguiente artículo de paraBebés te hablaremos de la vitamina D para bebés: alimentos, dosis y efectos.

 

Alimentos con vitamina D para bebés

En ocasiones, las personas pueden presentar deficiencias de vitamina D. El término médico para definirlo es hipovitaminosis D. En el caso de los bebés, los niveles bajos de vitamina D predisponen a la presencia de raquitismo u otras enfermedades relacionadas. En tal sentido, es apropiado la suplementación con los alimentos, bien sea los de origen natural o los que han sido fortificados al añadirle nutrientes esenciales, de esta manera se normalizan o previenen las deficiencias diversas.

Los alimentos que aportan vitamina D de forma natural son:

  • El pescado y sus derivados.
  • Salmón, sardinas y atún.
  • Camarones, anchoas y langostinos.
  • Hígado de res y pollo.
  • Leche, queso y yogur.
  • Huevos.

El verdadero problema radica en que estos alimentos no son la dieta habitual de los bebés, por lo que es necesario “reforzar” los que sí consumen normalmente. A estos alimentos se le conoce como fortificados porque se les añade vitamina D, con la finalidad de asegurar que sean consumidos por los bebés y los niños en dosis adecuadas. Entre ellos encontramos:

  1. Leche fortificada.
  2. Fórmulas infantiles en sus diferentes presentaciones: de inicio, sin lactosa, para prematuro, etc.
  3. Cereales infantiles.
  4. Yogur con leche fortificada.

Como mencionamos anteriormente, la finalidad de enriquecer los alimentos con vitamina D es para evitar enfermedades o condiciones derivadas de su deficiencia en el cuerpo de los bebés, pero en los casos de niños más grandes, así como también en adultos mayores es para prevenir la osteomalacia y la osteoporosis. Sin embargo, esta suplementación es variada en las distintas zonas geográficas.

En este artículo encontrarás ideas de recetas para bebés de 1 año, algunas de las cuales están elaboradas con algunos alimentos con vitamina D para bebés expuestos anteriormente.

Dosis de vitamina D para bebés

Las dosis exactas recomendadas para bebés, niños y adolescentes han variado y se han adaptado a las diferentes necesidades. Los bebés son la población más vulnerable de presentar complicaciones de salud por no cumplir con los requerimientos necesarios de vitamina D, por ello este tema posee alto interés médico.

Bebés de hasta 1 año

En los lactantes menores (niños amamantados o que usan biberón que tiene menos de un año) la dosis necesaria aceptada por la Academia Americana de Pediatría (APP) es 400 UI por día, comenzando en los primeros días de vida, con la finalidad de mantener los niveles de vitamina D por encima de 50 nmol/L.

Se deben tomar en cuenta los siguientes aspectos:

  • En los bebés alimentados con leche fortificada: deben consumir mínimo 32 onzas (950ml) para garantizar una ingesta adecuada, debido a que un litro contiene 400UI.
  • En los bebés alimentados con leche materna exclusiva: se debe garantizar niveles adecuados de vitamina D, lo cual no resulta tan fácil de realizar, porque depende mucho de los depósitos que tenga el bebé al nacer, del nivel que tiene la madre en su cuerpo (las madres con deficiencias producirán leche deficientes en este compuesto), de la ingesta diaria y de la exposición solar. Sin embargo, lo importante es certificar que la madre mantenga valores óptimos de vitamina D, porque si no tiene deficiencias y su leche ea adecuada, logrará nutrir y fortalecer a su hijo.

Si no es el caso, es posible que el personal médico indique suplementos de vitamina D.

Niños de más de 1 año

Niños mayores de un año (amamantados o no) y hasta los 18 años: los requerimientos diarios son de 600 UI o más de vitamina D.

Estos requerimientos son calculados para niños sanos. En los casos de enfermedades, operaciones previas o condiciones particulares como fibrosis quística, enfermedad celíaca, obesidad, diabetes u otras que imposibiliten la adecuada absorción de la vitamina D por el cuerpo, las necesidades aumentan, y deben ser recetados por el personal médico.

Efectos de la vitamina D en bebés

Los niveles bajos de vitamina D en los bebés pueden conllevar a enfermedades asociadas a su déficit, a continuación te las mencionamos:

  1. El bebé puede nacer con valores de calcio y morfología ósea normal, pero se evidencian signos clínicos de raquitismo a las pocas semanas o meses, a consecuencia de no haber sido suplidos adecuadamente.
  2. Aparece hipocalcemia o calcio bajo: es una condición grave que puede acompañarse con convulsiones.
  3. Se observan deficiencias en el desarrollo de los huesos y la masa ósea: existen anormalidades asociadas al crecimiento y desarrollo de los huesos.
  4. Infecciones respiratorias bajas: los niveles de vitamina D bajo, se han asociado con la aparición de infecciones, posiblemente por una baja respuesta inmune.

En conclusión, es muy importante mantener niveles óptimos de vitamina D en los bebés, desde que están en el vientre de su madre y durante todo el proceso de crecimiento, con la finalidad de controlar la aparición de raquitismo e hipocalcemia, y a su vez enfermedades respiratorias y del sistema inmunológico. Además que al suplementar con calcio y vitamina D se mejora la densidad ósea y previenen fracturas. Conoce cómo fortalecer el sistema inmunológico en niños. También de lo explicamos en el vídeo que aparece a continuación.

Si deseas leer más artículos parecidos a Vitamina D para bebés: alimentos, dosis y efectos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Desarrollo y crecimiento del bebé.

Bibliografía
  • Mansur JL. (2018). Vitamina D en pediatría, embarazo y lactancia. Arch Argent Pediatr. 116 (4):286-290.
  • Wagner CL, Greer FR. (2008). Section on Breastfeeding and Committee on Nutrition. American Academy of Pediatrics. Prevention of rickets and vitamin D deficiency in infants, children, and adolescents. Pediatrics. 122:1142-52.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Vitamina D para bebés: alimentos, dosis y efectos
Vitamina D para bebés: alimentos, dosis y efectos

Volver arriba