Compartir

¿Un bebé recién nacido puede estar cerca de un perro?

 
Por Sheila Peón. 2 abril 2020
¿Un bebé recién nacido puede estar cerca de un perro?

Cuando a la futura mamá la empieza a crecer la barriguita, el perro nota los cambios que se producen en ella y su instinto hace que tienda a protegerla y cuidarla. El problema puede surgir cuando nace el bebé y llega por primera vez a casa. Si no preparamos previamente su llegada, puede que el perro sienta celos del pequeño y comience a comportarse mal e ,incluso, se corre el riesgo de que le pueda llegar a hacer daño. Además, puede que surjan dudas entre los padres de si el perro puede provocar algún problema de salud en el recién nacido o no.

En este artículo de paraBebés veremos si un bebé recién nacido puede convivir con un perro, las medidas de higiene que hay que tomar, si ambos pueden o no dormir en la misma habitación y si es malo tener perro con un recién nacido.

¿Un bebé recién nacido puede estar con un perro?

La respuesta es sí, pero hay que tener en cuenta que jamás hay que dejar a solas al bebé y al perro, ni siquiera un instante.

Los perros muestran una curiosidad natural ante la llegada del nuevo miembro de la familia a casa. No hay nada de malo en que le huela e investigue a la nueva personita. Lo mejor es dejar al perro que se acerque poco a poco, transmitiéndole tranquilidad para que no se ponga nervioso. No hay que forzar ese encuentro, hay que dejar que las cosas sucedan de forma espontánea y natural.

Si el perro se ha acercado en ese primer contacto de forma correcta y calmada, le haremos saber que lo ha hecho bien dándole caricias y hablándole suavemente. Hay que intentar que el perro no vea al bebé como a un competidor, y eso lo podemos conseguir si se le da alguna muestra de cariño de vez en cuando mientras esté presente el bebé, para que no piense que siempre está el pequeño a él no le prestan nada de atención ni se sienta desplazado. Las visitas que recibamos en casa pueden cooperar saludando al perro, acariciándolo o jugando un poco con él.

Perros y bebés: medidas de higiene

Si te preocupa que tu perro pueda influir negativamente en la salud de tu bebé, varios estudios han confirmado que el hecho de convivir con animales de compañía reduce el riesgo de padecer futuras alergias, ya que el sistema inmunológico interpreta que el pelo del animal es algo normal en su entorno y no provoca una reacción, y ayuda con problemas de hiperactividad y el asma. Además, los niños pequeños que conviven con mascotas desarrollan anticuerpos, lo que hace que sean menos propensos a infecciones. En el siguiente artículo encontrarás más información sobre Cómo fortalecer el sistema inmunológico en niños.

Pero aún siendo beneficioso que convivan juntos, se deben seguir una series de medidas higiénicas:

  • No dejar que el perro lama al bebé, ya que podría transmitir parásitos y provocar en el pequeño diarreas y vómitos.
  • Se aconseja llevar al perro al veterinario para que proceda a limarle las uñas. Así, evitamos el riesgo de que pueda arañar al bebé si casualmente le roza con una de las patas.
  • El perro debe tener al día sus vacunas y desparasitado.
  • No compartir los juguetes. Nunca se debe utilizar los juguetes del bebé para jugar con el perro, por muy limpio que esté el perro.
  • No dejar que el perro se suba a los muebles o el colchón del bebé.
¿Un bebé recién nacido puede estar cerca de un perro? - Perros y bebés: medidas de higiene

¿Pueden dormir en la misma habitación un bebé y un perro?

Lo idóneo sería que cada uno tuviera su propio espacio, es decir, que la mascota no permanezca durante mucho tiempo en el cuarto del bebé hasta que este no haya cumplido al menos su primer año de vida. Tenemos que darnos cuenta de que los bebés recién nacidos tienen el sistema inmunológico aún inmaduro y son mucho más vulnerables a infecciones durante sus primeros meses de vida.

Además, si ambos se encuentran a solas en la habitación, por simple curiosidad el perro puede aprovechar para volcar la cuna o hacer daño al bebé con las patas mientras está dormido.

¿Es malo tener un perro con un bebé recién nacido?

No es malo tener perro con un bebé recién nacido en casa, incluso puede resultar beneficioso en varios aspectos: el perro puede convertirse en un compañero de juegos para el bebé a medida que vaya creciendo, influye en su aprendizaje de valores, etc. Eso sí, siempre y cuando se haga desde la responsabilidad por parte de los padres.

Para que la convivencia sea un éxito, primero se debe preparar el encuentro en el hogar:

  • Para ir preparando al perro antes de la llegada a casa del bebé, se puede optar por coger una prenda (como una toalla) que huela al bebé, acercársela para que se vaya familiarizando con ese olor y mientras acariciarlo, jugar con él o darle algo de comer para que asocie ese olor con momentos agradables.
  • Después, cuando el bebé ya esté en casa, el perro poco a poco tiene que ir acostumbrándose a los sonidos y llantos del bebé. Puede que al principio se muestre nervioso, pero si en ese momento le damos una golosina, esos sonidos los relacionará con cosas buenas para él.

 

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Un bebé recién nacido puede estar cerca de un perro?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Fundación Affinity. (2019). Bebés y perros, consejos para una buena relación.
  • Fundación Affinity. (2018). Preparar el perro para la llegada del bebé.
  • Garrido García, J.; (2015). Mascotas y niños: ¿Afecta a su salud?

Escribir comentario sobre ¿Un bebé recién nacido puede estar cerca de un perro?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Un bebé recién nacido puede estar cerca de un perro?
1 de 2
¿Un bebé recién nacido puede estar cerca de un perro?

Volver arriba