menu
Compartir

Tipos de parto y sus características

 
Por Yurisbeth Zanotty. 1 abril 2021
Tipos de parto y sus características

El parto es el momento en el cual el feto y las estructuras que lo sostienen y alimentan son expulsados de la cavidad uterina, marcando el principio de la vida. La forma como se lleva a cabo determina el resto de la existencia del ser humano, pero también es la etapa más importante en la vida de una mujer, porque finalmente podrán conocer y tener en sus brazos al producto de su gestación: ¡su bebé!

Existen diferentes opciones para poder finalizar el embarazo con éxito, y depende principalmente de la decisión y las condiciones generales de la madre. En el siguiente artículo de paraBebés te hablaremos acerca de los diferentes tipos de parto y sus características.

Parto natural

El parto natural ocurre cuando no existe una intervención en el proceso normal de la mujer y se respeta el tiempo de nacimiento del bebé, el cual inicia espontáneamente entre las 37 y 42 semanas de gestación. En este parto, no se llevan a cabo procedimientos médicos agregados, que muchas veces resultan innecesarios y alteran su curso normal, es decir, el nacimiento ocurre por la vía vaginal, pero sin utilizar instrumentos para romper la bolsa, ni se administran medicamentos para acelerar las contracciones, como la oxitocina.

Lo que sí se puede hacer es colocar al alcance de las futuras madres, todos los avances a nivel científico, informándole acerca de los últimos descubrimientos y evidencias, que son necesarios para crear un ambiente seguro y confiable, con el máximo respeto hacia su cuerpo y el de su bebé.

En este tipo de proceso está permitido aplicar medios obstétricos convencionales solamente en casos de complicaciones o eventualidades, que pongan en riesgo la vida de la madre o del bebé. Es todo lo contrario al parto medicalizado, en el cual se aplica la tecnología y medios quirúrgicos, antes del proceso fisiológico normal de toda mujer, restándole importancia a lo que naturalmente el cuerpo puede hacer, sin intervenciones y sin generar riesgos.

No obstante, aunque en este tipo de parto se permite que sea la mujer que conduzca gran parte del procedimiento, es necesario el cuidado y atención materno –fetal, así como el apoyo psicológico por parte del obstetra, matrona o auxiliar de enfermería.

Parto humanizado o respetado

Comparte la misma ideología con el parto natural, es decir, se asiste a la embarazada, pero no se aplican procedimientos quirúrgicos innecesarios que alteren su curso normal, además se realizan algunas modificaciones útiles para lograr que sean superados los obstáculos. Por ejemplo, se monitoriza física y bioquímicamente al feto, se siguen reglas extremas de higiene (asepsia), que muchas veces en el parto natural se pierde y se brinda apoyo psicológico, tanto a la parturienta como a su familia.

Con este tipo de parto el objetivo es crear un entorno para la mujer más individualizado, para lograr que ese momento lo experimente de la forma más humana y fisiológica posible, evitando la medicación, pero asistiendo las necesidades que se vayan presentando de forma puntual y concreta. La idea es lograr que el acto sea íntimo y ecológico, pero sin dejar a un lado los aportes científicos en caso de posibles complicaciones.

Debe existir la preparación física durante toda la gestación, aprender técnicas de relajación y respiración, monitoreo frecuente del feto, involucrar a la pareja hasta el final del proceso y así conseguir un ambiente afectivo óptimo.

Parto por cesárea

Otra forma de dar a luz es a través de la cesárea. La cesárea es un procedimiento quirúrgico, que se practica de forma programada o porque existe alguna complicación en el parto normal, que impiden que el bebé nazca por vía vaginal. Algunos motivos pueden ser:

  1. Presentación fetal inadecuada.
  2. Peso del feto superior a los 4.200 gramos.
  3. Antecedentes de cesáreas previas.
  4. Embarazos múltiples.
  5. Ruptura prematura de membranas.
  6. Placenta previa.

Cuando se les practica cesárea, las mujeres deben tomar medidas de cuidado adicionales, porque permanecerán más tiempo hospitalizadas y los cuidados en el hogar serán extremos, en comparación con otro tipo de parto.

Parto inducido o medicado

Este tipo de parto consiste en provocar el parto mediante la administración por vía intravenosa de medicamentos artificiales que producirán el aumento de las contracciones uterinas, que aceleran el nacimiento del bebé. Este tipo de decisiones suelen tomarse cuando se ha llegado a la fecha límite con las semanas de gestación y el parto no se ha iniciado o en otros procesos que ponen en riesgo la salud de la madre o del bebé.

Parto en el agua

Es un tipo de parto que ha venido ganando fuerza en los últimos tiempos, consiste en expulsar el bebé en un medio líquido, preferiblemente agua. El procedimiento se inicia una vez alcanzado los 5cm de dilatación, la futura madre es introducida en una bañera o piscina destinada para tal fin, teniendo precaución que el agua cubra por completo desde la cintura para abajo a la mujer. Los fundamentos de este tipo de parto se basan en que reduce el dolor de las contracciones, la dilatación se acelera, existe relajación y confianza que facilita el proceso, el bebé puede salir del canal vaginal con mayor facilidad por efectos de la gravedad, para finalmente encontrarse con un ambiente líquido al cual él ya está adaptado.

Tipos de parto y sus características - Parto en el agua

Parto prematuro

Este tipo de parto es el que ocurre antes de cumplir el tiempo de gestación estimado. Es decir, el parto se adelanta, generalmente antes de completar las 37 semanas de gestación. Por lo general, los bebés que nacen antes de tiempo presentan dificultades para adaptarse al medio extrauterino, necesitando en la mayoría de los casos, asistencia médica para ayudarlos a madurar sus órganos y sistemas vitales. Especialmente, necesitarán soporte respiratorio en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

En este artículo hablamos de los cuidados de un bebé prematuro en casa.

Parto eutócico

Este tipo de parto también es denominado parto normal, que cursa sin eventualidades y se desarrolla sin complicaciones desde el principio hasta el final.

La vía por la cual sale el bebé es vaginal y no se aplican medidas quirúrgicas, instrumentales ni medicamentosas para colaborar con su nacimiento.

 

Parto en cuclillas

El parto en cuclillas es aquel mediante el cual la mujer puede aprovechar la fuerza de gravedad, para que el bebé descienda más fácilmente y se produzca la expulsión del mismo. Las principales ventajas que se obtienen con este tipo de parto, son las siguientes:

  1. Favorece la entrada de aire a la madre, por lo cual el bebé se oxigena mejor.
  2. Al abrirse la pelvis, el bebé tiene más espacio para acomodarse y salir.
  3. El trabajo de parto es más corto, menos doloroso y con menos intervención médica.

 

Parto instrumental

Cuando la segunda etapa del trabajo de parto (fase expulsiva) se extiende y hay una falta de progreso por más de 4 horas, específicamente cuando el bebé necesita salir, y además se sospecha que existe sufrimiento fetal o la madre presenta alguna complicación, es necesario acelerar el proceso utilizando instrumentos como fórceps, espátula o ventosa para ayudarlo a nacer con éxito. Es necesario que el operador que está asistiendo el parto, tenga experiencia y realice buen uso de estos instrumentos, para evitar daños, golpes o fracturas al bebé.

Parto distócico

Este tipo de parto se da cuando existen condiciones que pueden interferir con el progreso del trabajo de parto por vía vaginal normal, arriesgando la vida del bebé o de la madre. Por ejemplo:

  • Cuando el tamaño del feto es muy grande y el conducto de la pelvis es insuficiente como para permitir que pase por él, es decir existe, desproporción feto-pélvica.
  • Cuando las posiciones de presentación son anormales: podálica (de nalgas), transversa (de forma horizontal en el útero).

La forma de resolver estos partos depende de la causa y las condiciones generales de la madre y del feto. Pudiendo ser por vía vaginal, aplicando instrumentos, o por cesárea.

Parto medicalizado

En este tipo de parto, el personal médico (ginecólogo/a, obstetra...) asume el control de todo el proceso. Realizando y aplicando todas las medidas farmacológicas para acelerar y llevarlo a cabo con el mínimo de dolor posible para la madre. Algunos de los procedimientos que se realizan son: rotura de la bolsa (manual), administración de oxitocina para acelerar las contracciones, colocación de anestesia y fármacos analgésicos antes, durante y después del parto.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tipos de parto y sus características, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Dar a luz.

Referencias

 

Bibliografía
  • Cáceres D, Giménez M, Veiga M, López D, Toffolón N, Campos J. (2019). Manejo del Trabajo de Parto de Bajo Riesgo. Guía de Práctica Clínica División Urgencias. Hospital Materno Infantil Ramón Sardá.
  • Sánchez, J. A., Roche, M. E. M., Vigueras, M. D. N., Peña, E. B., López, R. M., & Munárriz, L. Á. (2012). Los conceptos del parto normal, natural y humanizado. El caso del área I de salud de la región de Murcia. AIBR: Revista de Antropología Iberoamericana, 7(2), 225-247.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Tipos de parto y sus características
1 de 2
Tipos de parto y sus características

Volver arriba