Compartir

¿Qué son las conductas disruptivas?

 
Por Lorena García Vega. 23 diciembre 2020
¿Qué son las conductas disruptivas?

A pesar de que existen periodos dentro del desarrollo madurativo del niño o niña más susceptibles de presentar actitudes de desobediencia, rebeldía o mal comportamiento, hay que estar atento y no permitir que esta conducta pase desapercibida. Lo que hoy puede resultar una respuesta propia de la edad o de su desarrollo evolutivo, si se ignora o no se le ofrece una respuesta efectiva, mañana podría convertirse en un trastorno del comportamiento, en trastornos del control de impulsos y en conductas disruptivas.

Cuando un niño no se comporta bien, es cuando más necesita la atención, el acompañamiento y afecto de sus figuras de referencia, pues lo más probable es que esté inmerso en una situación o estado emocional que no es capaz de gestionar. En este artículo de paraBebés, os mostramos qué son las conductas disruptivas y actividades para trabajarlas.

¿Qué son las conductas disruptivas?

La definición de conductas disruptivas está muy relacionada con la desobediencia del niño o niña, la rebeldía, la dificultad para seguir normas, la búsqueda incesante del límite en el adulto, la respuesta desafiante y retadora, las protestas sistemáticas hacia todo aquello que el adulto le pide que haga y la capacidad de generar irritabilidad hacia las personas que están próximas a él o ella.

El significado de las conductas disruptivas en niños suelen vincularse, a nivel evolutivo, con el momento en que se han percatado de que son unos seres independientes y que sus comportamientos provocan consecuencias en los demás. Por lo general, el niño o la niña se encuentra en un momento de su desarrollo madurativo en que todavía no diferencia con claridad lo que está bien hecho y lo que no, y no dudará en buscar el límite del adulto, a través del sistema causa -efecto, con el fin de adaptarse a su contexto como ser social.

Las causas de las conductas disruptivas en casa también pueden ser algún síndrome o trastorno relacionado con el mal funcionamiento de las habilidades sociales, un exceso de impulsividad, falta de control o alguna dificultad derivada de un proceso emocional mal gestionado. En este artículo, verás cómo controlar la impulsividad.

Indicadores de las conductas disruptivas en el niño

¿Cuáles son las conductas disruptivas? No pueden considerarse conductas disruptivas en los niños cuando manifiestan un enfado o rabieta aislada. Estos comportamientos son normales y, aunque no resultan agradables, forman parte de su reafirmación personal como seres independientes. Además, estos van marcando su pertenencia dentro del grupo. En definitiva, tratan de ser tenidos en cuenta.

Las conductas disruptivas en infantil forman parte de una constante dentro del comportamiento, del temperamento y de cómo responden ante una situación de frustración o de contrariedad a esta edad. A continuación, os mostramos algunos indicadores de conductas disruptivas en el niño:

  • Insultos: una de las conductas disruptivas en niños más frecuentes cuando acumulan una gran carga de rabia y frustración que no saben canalizar. Buscan sus propias estrategias y recurren a los insultos o palabras inapropiadas.
  • Son vengativos: si los niños con conductas disruptivas consideran que lo que ha ocurrido o la forma en la que se ha solucionado un conflicto no es justa, esperarán hasta que encuentren la oportunidad de vengarse.
  • Muestran cobardía: si no se salen con la suya, actuarán a escondidas evitando que les pillen.
  • El no por respuesta: entre el registro de conductas disruptivas en el aula se identifica la actitud desafiante hacia el adulto. Ante cualquier propuesta, sugerencia o petición, la respuesta por su parte será negativa.
  • Dan golpes: uno de los ejemplos de conductas disruptivas es que pueden mostrar actitudes agresivas hacia sus compañeros o compañeras. Aun así, es más habitual que descarguen su ira hacia objetos, golpeando o dando patadas a los muebles o incluso rompiendo sus propias cosas. En este artículo, encontrarás más información sobre la agresividad infantil y cómo trabajarla.
  • Intimidan: tratan de intimidar a otros compañeros de clase e incluso llegan a hacerlo con los adultos. En padres cuyo estilo educativo es permisivo, pueden llegar a empujar o pegar a sus padres. Cuando son pequeños y pequeñas esta conducta disruptiva seguramente sea sancionada, pero quizá no se le conceda la importancia y relevancia que pueda tener en edades futuras.
  • Esconden objetos de otras personas: si te preguntas cuáles son las conductas disruptivas en el aula, cabe destacar que, en situaciones de rabia incontrolada, una de ellas puede ser esconder objetos de otras personas con intencionalidad, aunque posteriormente se arrepientan.
  • Actitud pasivo - agresiva: es una combinación entre desinterés hacia aquello que les rodea y agresividad cuando se les insiste en que realicen una tarea o se les hace un recordatorio de normas.
  • Lanzan objetos: entre los tipos de conductas disruptivas, además de golpear o romper, es frecuente que el menor lance objetos de forma impulsiva, buscando inconscientemente canalizar su rabia.
  • No escuchan o ignoran: más ejemplos de conductas disruptivas en casa o en el aula pueden surgir cuando se les da alguna indicación o hay un intento de comunicarse con el niño o niña. Su respuesta puede ser no escuchar, taparse los oídos, gritar, abandonar el lugar donde está o dar la espalda a la persona que está intentando comunicarse con él. Descubre cómo tratar a niños nerviosos y desobedientes.

Hemos hablado de qué son las conductas disruptivas y los indicadores de las conductas disruptivas en el niño. En el siguiente apartado, veremos actividades para trabajar las conductas disruptivas.

Actividades para trabajar las conductas disruptivas

A continuación, os ofrecemos varias actividades para trabajar las conductas disruptivas. Aunque para los adultos es importante tratar de establecer la comunicación, poniendo en práctica la escucha activa y la validación de sus sentimientos, la clave reside en establecer el equilibrio entre el acompañamiento afectivo y la firmeza en la incorporación de límites. En este artículo, te contamos cómo poner límites a los niños.

Veamos cuáles son las actividades para trabajar las conductas disruptivas en el aula:

  • Mi familia y yo: para esta actividad los niños y las niñas dibujan a su familia en un folio y, por detrás de la hoja, escogen tres cualidades positivas de cada miembro. También deben añadir qué es lo que menos les gusta de la convivencia con sus familias y por qué.
  • El espejo: las conductas disruptivas pueden considerarse un problema sobre la forma que tienen de responder y actuar con las personas de su entorno. Sin embargo, estos comportamientos suelen ser provocados por una situación de conflicto personal. La técnica del espejo consiste en que los niños y las niñas se miren y, libremente, expresen qué es lo que más les gusta de ellos. A continuación, deben repetir la misma operación con lo que no les gusta. Es aconsejable no dirigir mucho la experiencia para que el menor se sienta tranquilo y seguro en su trabajo de introspección.
  • Historia de un mundo imaginario: para esta actividad, los menores tienen que redactar cómo sería su mundo ideal. Una vez que lo hayan escrito, se les pregunta en qué aspectos difiere con la realidad y qué podrían hacer ellos y ellas para cambiarlo.
  • Una situación y un sentimiento: para esta actividad se les ponen ejemplos sobre diferentes situaciones que puedan desencadenar en una conducta disruptiva. Por su parte, los infantes tienen que expresar cómo actuarían y, lo más importante, qué podrían hacer para solucionarlo.
  • Así soy: se les ofrece a los pequeños y pequeñas un amplio repertorio de características y cualidades personales. El listado no debe ser menor a 30. Seguidamente, deben escoger cinco opciones de la lista y explicar por qué les definen. Finalmente, deben escoger otras cinco características que les gustaría poseer y por qué.

El poder de la comunicación

Para manejar y entender qué son las conductas disruptivas, es fundamental que el adulto y el menor hablen sobre sus emociones y de cómo la conducta del otro les hace sentir. Escucharse, dialogar y mantener contacto visual, es importante para realizar actividades para trabajar conductas disruptivas. En ellas se transmiten valores como la asertividad y la empatía.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué son las conductas disruptivas?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Desarrollo y crecimiento del niño.

Bibliografía
  • Urra, J. (2007). El pequeño dictador: cuando los padres son las víctimas del niño consentido al adolescente agresivo. La Esfera de los Libros.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Qué son las conductas disruptivas?
¿Qué son las conductas disruptivas?

Volver arriba