menu
Compartir

Primera papilla de mi bebé: cuándo y cómo dársela

 
Por Eva Martínez Fierro. 5 marzo 2021
Primera papilla de mi bebé: cuándo y cómo dársela

Después de alimentar a los bebés con leche materna o leche de fórmula exclusivamente, llega el momento de comenzar la alimentación complementaria, es decir, introducir nuevos alimentos a su dieta.

Una de las formas de hacerlo es a través de las papillas, donde los alimentos se presentan de forma totalmente triturada con la batidora y se combinan unos sabores con otros. Es un momento muy especial para las familias, puesto que el bebé va creciendo y experimentando nuevas cosas.

En este artículo de paraBebés, te hablamos sobre la primera papilla de mi bebé: cómo y cuando dársela. Descubre qué momento es el más adecuado para dársela y cuáles se ofrecen primero.

¿Cuándo dar la primera papilla a mi bebé?

La alimentación complementaria del bebé se inicia cuando se cumplen los siguientes requisitos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por la Asociación Española de Pediatría (AEDP):

  • Tener 6 meses cumplidos.
  • Haber perdido el reflejo de extrusión que les hace expulsar objetos de la boca.
  • Mostrar interés por la comida que ven.
  • Mantenerse sentados sin apoyo.

A pesar de que muchos pediatras desactualizados no mencionen estas pautas para introducir los nuevos alimentos en el bebé, es esencial esperar a que los cumplan antes de dejar la lactancia exclusiva, ya sea materna o de fórmula.

Los últimos estudios y evidencias científicas demuestran cómo una introducción temprana puede acarrear problemas de salud inmediatos o futuros en los bebés. En cambio, respetando sus tiempos no solo nos aseguraremos de que su sistema digestivo está preparado para digerir algo diferente a la leche, sino que, en caso de atragantamiento, tendrá la fuerza necesaria para toser y expulsar el alimento, aunque se presente de forma triturada.

Cómo darle la primera papilla a mi bebé

Si vas a dar la primera papilla a tu bebé, debes tener en cuenta ciertos trucos que te ayudarán a que todo vaya sobre ruedas y, sobre todo, no crearte falsas expectativas en cuanto a la cantidad de comida que va a ingerir.

Es normal que al principio pongan caras de disgusto, les de alguna arcada, rechacen la cuchara o ni siquiera se animen a probar lo que le acabas de preparar. Pero ¡que no cunda el pánico! El inicio de la alimentación complementaria es un proceso largo en el que el bebé debe ser el protagonista y tener la oportunidad de experimentar los nuevos sabores y texturas. En este artículo, te contamos qué hacer si mi bebé no quiere comer papilla.

Si te preguntas cómo darle la primera papilla a mi bebé, apunta los siguientes consejos para que sea todo un éxito:

  • Elige un momento en el que el bebé no tenga sueño, esté motivado y no tenga hambre. Recuerda que, hasta el año, la leche seguirá siendo la principal alimentación del bebé.
  • Intentad hacerlo en familia y comer todos juntos.
  • Olvídate de las prisas.
  • Deja que él o ella misma pueda coger la cuchara, meter la mano en la papilla y chuparse los dedos, coger el bol, etc. En definitiva, déjale que experimente. Si se mancha, ya se limpiará.
  • No le fuerces a comer en ningún momento.
  • Haz pequeñas cantidades de papilla para que sobre lo mínimo posible y no tengas que desperdiciar comida.
  • Evita cualquier tipo de distracción como pantallas, juguetes, etc., lo importante en ese momento es la comida

Una vez que tenemos claros todos estos aspectos, ¿qué papillas podemos hacer para nuestro bebé? A continuación, te lo contamos.

¿Cuáles son las primeras papillas de un bebé?

Por lo general, las primeras papillas que suelen ofrecerse al bebé cuando comienza la alimentación complementaria son las de frutas y las de cereales. Descubre cómo y cuándo introducir cereales a un bebé.

Lo más importante a la hora de elaborarlas es tener en cuenta las pautas de introducción de alimentos, ofreciendo un solo alimento nuevo al día y nunca después de las 5 de la tarde, por si surgiera cualquier tipo de alergia alimentaria. Por otro lado, las papillas de cereales pueden ser compradas o elaboradas en casa con cereales naturales, siendo éstas últimas la opción más recomendada, ya que están libres de azúcar y no son un alimento procesado.

Algunos ejemplos de las primeras papillas del bebé son los siguientes:

  • Papilla de avena: se puede realizar con leche de fórmula, leche materna o bebida vegetal, añadiendo cucharadas de harina de avena integral y removiendo hasta conseguir la textura deseada. Si se hace con copos de avena, conviene cocerles antes de mezclarlos y triturar. En este artículo, te contamos cómo hacer papilla de cereales con leche de fórmula.
  • Papilla de arroz: para elaborar esta papilla solo debes dejar cocer bien el arroz con agua de sobra y triturarlo con la batidora.
  • Papilla de manzana: será más fácil de realizar si la metes durante 3 minutos al microondas, cortada en láminas y con unas gotitas de agua, ya que se ablandará.
  • Papilla de manzana y plátano: una vez que queda introducida la manzana, podemos comenzar a combinarla con otras frutas. En este artículo, verás cómo hacer papillas de frutas para bebés.

El orden de introducción de cada alimento es indiferente, se pueden introducir primero los cereales, las frutas o las verduras. Lo más importante es respetar las señales del bebé que nos indican si quiere probarlo, si quiere untárselo en las manos o si prefiere dejarlo para otro momento.

Si deseas leer más artículos parecidos a Primera papilla de mi bebé: cuándo y cómo dársela, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación del bebé.

Bibliografía
  • Gomez M. (2018) Recomendaciones de la Asociación española de pediatría sobre la alimentación complementaria. Recuperado de https://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/documentos/recomendaciones-aeped-sobre-alimentacion-complementaria
  • Organización Mundial de la Salud. Alimentación complementaria. Recuperado de: https://www.who.int/nutrition/topics/complementary_feeding/es/

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Primera papilla de mi bebé: cuándo y cómo dársela
Primera papilla de mi bebé: cuándo y cómo dársela

Volver arriba