Compartir

Por qué no disfruto de mi bebé y qué hacer

Por qué no disfruto de mi bebé y qué hacer

En muchas ocasiones la maternidad no es como nos esperábamos. Las expectativas que tienes sobre ella y las opiniones del resto de personas influyen en tus pensamientos e idealizan todo lo que tiene que ver con la crianza de los hijos. Pero una cosa es lo que nos cuenten y otra cosa es la realidad. A veces, pueden invadirte pensamientos negativos acerca de cómo te sientes con tu bebé, que incluso pueden llegar a hacerte sentir culpable y a pensar que no estás haciendo las cosas bien.

En este artículo de paraBebés, por qué no disfruto de mi bebé y qué hacer, vamos a ver por qué te sientes frustrada como madre, por qué no disfrutas de tu bebé y qué hacer en ese caso.

Me siento frustrada como madre

La frustración es un sentimiento que surge cuando no se puede satisfacer un deseo que ha surgido, y es muy común que muchas madres sientan frustración en algún momento de su maternidad. Esto es debido en gran parte a las expectativas y a los ideales que se tienen sobre este proceso mucho antes incluso de ser madre.

Para muchas mujeres es muy difícil hablar abiertamente acerca de sus sentimientos en cuanto a la maternidad, sobre todo si estos son negativos, ya que temen sentirse juzgadas o simplemente porque no está normalizado el hecho de que una mujer que esperaba un bebé no se sienta todo lo feliz que se esperaba. El postparto es una etapa de adaptación en muchos sentidos: cambios físicos, cambios emocionales, cambios en la rutina, cambios en la pareja... sumado a la presión social por volver a ser la misma persona que eras cuanto antes.

Todo ello, hace que aparezca la frustración y que te cuestiones si estás haciendo las cosas bien con tu bebé. Incluso es posible que no estés disfrutando de él y es lo que vamos a ver a continuación.

Por qué no disfruto de mi bebé

La frustración en la maternidad hace que proliferen otro tipo de sentimientos y emociones como la tristeza u otras preocupaciones que hacen que no disfrutemos de nuestros bebés. Y, como hemos mencionado anteriormente, es bastante frecuente que pase, aunque nadie antes te lo haya contado. Algunas de las razones por las que no disfrutas de tu bebé se deben a las siguientes causas:

Las falsas expectativas de la maternidad

Ya sea por lo que te cuentan otras familias, por libros que hayas leído o por experiencias cercanas, en tu mente se van creando ciertas expectativas acerca de cómo criarás a tus hijos o hijas. Pero cuando te toca ponerlas en práctica, puede ser que las cosas no salgan como las habías planeado o como pensabas que sucederían.

Los bebés son impredecibles, duermen poco, pueden llegar a llorar mucho, absorben gran parte de tu tiempo, no quieren estar en otro sitio que no sea en brazos... por muchos manuales que hayas estudiado o muchos consejos que hayas recibido, en algún momento dado el agobio puede apoderarse de ti porque eso no es lo que esperabas y, por consiguiente, pueden hacer que no disfrutes de tu bebé.

La personalidad con tendencia a la ansiedad

Las personas con tendencia a la ansiedad suelen analizar muy exhaustivamente todo lo que ocurre, olvidándose de disfrutar del presente. Además, suelen ser bastante inseguras, muy sensibles emocionalmente hablando y tienden a crearse grandes expectativas. Estos factores hacen que su probabilidad de decepción ante las cosas aumente mucho, siendo más probable que les cueste disfrutar de su maternidad cuando algo no sale como esperaban.

La mala gestión del estrés

El estrés no es buen compañero y puede desembocar incluso en problemas de salud. Sucede cuando una persona se expone a un exceso de situaciones que es incapaz de gestionar por sí misma. La maternidad puede propiciar el estrés: el cambio tan grande que experimenta la pareja, bebés muy demandantes, poco tiempo para una misma... son factores que pueden influir en su bienestar integral. En este artículo puedes ver más sobre qué es el estrés y cómo se produce.

La depresión postparto

La depresión postparto ocurre durante el embarazo o una vez que ya se ha dado a luz y puede llegar a ser bastante grave si no se trata a tiempo. Se caracteriza por experimentar sentimientos extremos de tristeza, ansiedad, episodios de llanto, dificultad para dormir, irritabilidad e incluso rechazo al bebé que acaba de nacer.

Sucede debido a la fuerte mezcla de emociones o a antecedentes tanto personales como familiares, pero se pueden hacer muchas cosas para cambiar la situación y para detectarla desde el inicio. La ayuda psicológica es esencial para solventarla.

Por qué no disfruto de mi bebé y qué hacer - Por qué no disfruto de mi bebé

Qué hacer si no puedo disfrutar de mi bebé

Lo más importante de todo es saber reconocer las emociones y aceptarlas. Si eres consciente de la situación, entonces puedes tomar medidas que te ayuden a superarla y a sentirte mucho mejor contigo misma y, en este caso, con tu bebé. Los siguientes consejos te ayudarán a lograrlo:

  1. Tiempo para ti: dedica un tiempo al día solo para ti, para realizar aquello que realmente te gusta o, simplemente, para descansar. Unos minutos o unas horas al día sin tu bebé te ayudarán a disfrutar más el tiempo con él.
  2. Escucharte: debes prestar atención a las señales de tu cuerpo, esas que te indican cuándo estás bien, cuándo estás mal, cuándo necesitas descansar y cuándo necesitas buscar ayuda.
  3. Cuidarte: es esencial que tú estés bien y que te cuides para poder cuidar de los demás y, en este caso, de tus hijos e hijas.
  4. Delegar: a pesar de que quieras hacer absolutamente todo relacionado con el bebé, la casa, el trabajo, etc., es necesario que delegues tareas en otras personas para no saturarte y no agobiarte.
  5. Pedir ayuda: si no te encuentras bien, estás triste o no puedes disfrutar de tu bebé, pide ayuda. Puedes hacerlo tanto a familiares como a amigos o profesionales sanitarios. Todos podrán echarte una mano y ayudarte a su manera.
  6. Técnicas de relajación: irán genial en momentos de saturación y estrés para gestionar la situación de una forma calmada y pacífica. Aquí encontrarás estrategias para gestionar el estrés.
  7. Vivir el presente: no te atormentes pensando en los errores o en los sucesos del pasado, piensa en el ahora y en cómo quieres que vayan las cosas. El futuro ya llegará, lo importante es lo que estás viviendo en el momento.
  8. Reeducarte eliminando las falsas creencias y expectativas: nadie como tú entiende a tu bebé y quizá tengas que cambiar cosas que pensabas que te funcionarían y no ha sido así. No pasa nada, las expectativas muchas veces pueden condicionarnos y tener un efecto negativo. Por ejemplo, en este artículo puedes ver 50 mitos y realidades de la lactancia materna.
  9. Aceptar tus errores: si has cometido algún error no pasa nada. Acéptalo, soluciónalo y sigue hacia delante. No podemos cambiar el pasado, pero podemos mejorar el presente.
  10. No compararte con otras madres: compararse con otras personas puede afectar a nuestra autoestima. Cada uno actúa de una forma en base a sus pensamientos y su forma de ser, por eso no debes compararte con nadie. Lo que a otras familias les va bien, no tiene por qué funcionarte a ti.

Por último, no debes olvidar que tú eres la mejor madre para tu bebé y debes encontrar un equilibrio entre tus necesidades y suyas para que ambos estéis bien.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué no disfruto de mi bebé y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Familia.

Bibliografía
  • Gutiérrez, M. (2016). Me siento frustrado, qué puedo hacer.
  • Infocop (2016). Las madres que no pueden disfrutar de su maternidad.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Jacqueline lescano
Hla Boy ah decer mama por primera vez y me gustaria Ah prender un poco mas de ser mama por primera vez

Por qué no disfruto de mi bebé y qué hacer
1 de 2
Por qué no disfruto de mi bebé y qué hacer

Volver arriba