menu
Compartir

Por qué mi bebé tiene sueño pero no se duerme

 
Por Eva Martínez Fierro. 30 junio 2021
Por qué mi bebé tiene sueño pero no se duerme

Una de las cuestiones que más afectan a los padres y madres en la crianza de sus bebés es el tema del sueño. Los múltiples despertares nocturnos, la dificultad para conciliar el sueño o las rabietas previas a este son difíciles de gestionar en la mayoría de los casos. Esto desemboca en una falta de sueño que repercute en el humor de los progenitores, que se ven obligados a afrontar cada día con un cansancio mayor del habitual.

En esos momentos es normal que te preguntes “por qué mi bebé no se duerme si no deja de bostezar y sé que está cansado”. Por esto, en este artículo de paraBebés veremos por qué mi bebé tiene sueño pero no se duerme y explicamos los motivos que hay detrás y las posibles soluciones que puedes adoptar.

También te puede interesar: Por qué mi bebé no duerme y qué hacer

Por qué mi bebé llora de sueño, pero no se duerme

El sueño infantil es muy inmaduro, los bebés nacen únicamente con dos fases de sueño diferentes y tienen micro despertares que les hacen espabilarse, impidiendo que consigan volver a dormirse por sí mismos de forma autónoma. A esto le debemos sumar que, durante los tres primeros meses, aproximadamente, no son capaces de diferenciar el día de la noche, por lo que sus ritmos de sueño estarán determinados por su necesidad de alimentarse.

En ciertos momentos del día, es posible que observes cómo tu bebé parece tener mucho sueño y estar cansado, pero no es capaz de dormir, y se debe a diferentes motivos:

  • Se ha pasado su ventana de sueño: las ventanas de sueño son aquellos períodos máximos que los bebés duermen y se mantienen despiertos. Es importante identificarlos para comenzar la rutina de ir a dormir antes de que se pase su hora. De esta forma, será más fácil que se duerma.
  • Está sobre estimulado: hay que realizar actividades de estimulación con los bebés, pero con moderación. Es posible que las luces brillantes, los ruidos altos o el exceso de gente le pongan nervioso y dificulten su sueño.
  • Tiene hambre: aunque haya comido recientemente, la alimentación de los bebés es a demanda y puede que necesite un poco más de leche. En este artículo, encontrarás Cómo saber si mi bebé se queda con hambre.
  • Está incómodo: asegúrate de que el bebé se encuentra bien, que no le roza la ropa, que su temperatura corporal es correcta, o que tiene el pañal limpio. Cualquier cosa que le incomode le impedirá dormirse.
  • Necesita contacto: a los bebés les encanta estar en brazos, que les mezan, que les canten, que les abracen... Si se encuentra muy nervioso y no es capaz de dormir, intenta hacer piel con piel con él para que se relaje. No hay nada más cómodo para dormir que el pecho de mamá o de papá.

Cabe destacar que cada bebé es totalmente diferente y no funcionan las mismas estrategias en todos por igual, por lo que debemos insistir en encontrar cuál es la que mejor encaja con nuestro hijo o hija.

Cómo deben dormir los bebés

Los bebés suelen tener varios despertares a lo largo de la noche por pura supervivencia: necesitan alimentarse varias veces y asegurarse de que no están solos. Es una cuestión madurativa que se irá desarrollando con el paso de los meses y, hasta los 6 años de edad es posible que no tengan un sueño similar al de los adultos. Por ello, la tarea de los padres y madres es establecer las condiciones óptimas que permitan a los bebés tener un sueño de calidad.

A continuación, te damos 7 consejos para conseguir este objetivo:

  • Comparte habitación con él: es lo más recomendable durante, al menos, el primer año de vida del bebé. La cuna colecho es la mejor opción para dormir juntos sin riesgos. En el siguiente artículo, encontrarás la información necesaria para practicar el colecho seguro.
  • Cuida la temperatura ambiente: debes asegurarte de que la habitación en la que va a dormir el bebé no hace mucho frío, mucho calor o demasiada humedad. Dificultará su sueño y puede llegar a ser peligroso.
  • Acuéstale boca arriba: esta posición mantiene las vías aéreas despejadas y deberían dormir así hasta que ellos mismos sean capaces de girarse de forma autónoma. La cabeza debe estar ladeada hacia la derecha o hacia la izquierda, intercambiándola cada vez que se vaya a acostar. En este artículo, hablamos sobre la postura en la que debe dormir el bebé.
  • Ponle ropa cómoda: evita prendas justas o ásperas que rocen su delicada piel.
  • El colchón debe ser firme y estable: de esta forma se evitarán deformaciones que puedan atrapar al bebé y dificultar su respiración. Consulta Cómo debe ser un colchón para bebé.
  • Evita colocar cualquier tipo de objeto en la cuna/cama: cualquier elemento como chichoneras, mantas sueltas o peluches suponen un riesgo real de asfixia.
  • Evita fumar dentro de casa: si los padres o madres son fumadores, también se debe evitar practicar colecho. El humo de segunda o tercera mano es muy perjudicial para los bebés.

Todos estos tips harán que el sueño de los bebés sea totalmente seguro y, además, ayudarán a que concilie el sueño con mayor facilidad.

Cómo ayudar a mi bebé a dormir rápido

Pues bien, ahora que sabemos que cada bebé tiene un patrón de sueño totalmente diferente y que lograr conseguir un sueño parecido al de los adultos depende de su nivel madurativo en este sentido, vamos a ver una serie de consejos que nos ayudarán a conseguir que nuestro hijo o hija consiga dormirse de una forma más rápida. ¡Toma nota!

  • Identifica sus ventanas de sueño y anticípate a ellas para que no llegue demasiado cansado a la hora de dormir
  • Haz siempre la misma rutina a la hora de dormir: llévale al mismo lugar y haz los mismos pasos. De esta forma, poco a poco sabrá que es hora de acostarse.
  • Realiza actividades relajantes los momentos previos a irse a la cama: un baño, música relajante, un masaje suave...
  • Baja las luces y el nivel de ruidos: un ambiente tranquilo les ayudará a conciliar el sueño.
  • Asegúrate de que tiene todas las necesidades básicas cubiertas: hambre, higiene, estimulación, cariño...
  • Permanece a su lado: no pretendas dejar a tu bebé solo en la cuna y que se duerma solo. Por lo general, necesitan la compañía y el contacto de sus figuras de apego. Te resultará útil este artículo sobre qué hacer cuando el bebé no quiere dormir en la cuna.

En definitiva, los bebés, niños y niñas tienen unas necesidades totalmente diferentes a las de los padres y madres en cuanto al sueño se refiere. Por ello, es importante conocer cuáles son sus patrones y establecer las condiciones óptimas que estén en nuestra mano para facilitar el momento del descanso. De esta forma y poco a poco, su forma de dormir se irá asemejando más a la que estamos acostumbrados los adultos/as.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi bebé tiene sueño pero no se duerme, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Sesé, O. (25 de abril de 2017). ¿Tu recién nacido no duerme? 5 razones por las cuáles no está durmiendo (bebés de 0 - 4 meses). Recuperado de: https://www.babyremcoach.com/razones-por-las-cuales-mi-bebe-no-duerme/

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué mi bebé tiene sueño pero no se duerme
Por qué mi bebé tiene sueño pero no se duerme

Volver arriba