menu
Compartir

Por qué mi bebé no gatea y qué hacer

 
Por Yurisbeth Zanotty. 13 julio 2022
Por qué mi bebé no gatea y qué hacer

El gateo es una actividad aprendida de forma natural muy importante en el desarrollo de los niños y las niñas. Aporta muchos beneficios a los bebés, tanto a nivel físico y neurológico como cerebral, por lo que es indispensable incentivarla.

En la actualidad, muchos bebés no gatean porque no se les proporciona las condiciones idóneas para hacerlo como, por ejemplo, no tener un espacio adecuado que les facilite moverse libremente en el suelo. En el siguiente artículo de paraBebés responderemos a la pregunta sobre por qué mi bebé no gatea y qué hacer. Descubre qué pasa si un bebé no gatea y cómo actuar en estos casos.

También te puede interesar: Cómo estimular a un bebé de 6 meses

Por qué mi bebé no gatea

El gateo es fundamental para el desarrollo y entrenamiento cerebral de los niños porque al gatear se establece conexión de los hemisferios cerebrales. Este hecho permite transferir información de un hemisferio al otro que sirve para mejorar el rendimiento cognitivo y emocional en el futuro.

Por todo ello, es importante que los padres promuevan el gateo. No obstante, hoy en día muchos bebés no gatean porque no se les brindan las condiciones ideales para hacerlo. Para que tu hijo/a gatee es indispensable dejarlo en el suelo. Puede parecer una condición bastante lógica, pero aun así a algunas personas les cuesta cumplirla por miedo a que su bebé se ensucie, enferme o pueda hacerse daño.

A pesar de ello, es necesario tomar consciencia de la importancia que tiene el gateo y, aunque el suelo esté algo frío o sucio, dejar que lo hagan por su cuesta, ya que es la única forma de conseguir que inicien su proceso de independencia, autonomía, curiosidad y seguridad.

Beneficios del gateo

A medida que el cerebro del bebé va madurando mientras gatea, los beneficios se verán reflejados de la siguiente forma:

  • Los movimientos corporales serán más ordenados y equilibrados.
  • La cognición se agudiza, pudiendo relacionar dónde se encuentra cada punto de su cuerpo en relación al espacio que lo rodea.
  • Su habilidad visual mejora.
  • Estará más ubicado en el espacio-tiempo, ya que, a medida que se mueva de un lugar a otro, le resultará más fácil calcular las distancias para posicionarse mejor en el espacio donde quiera estar.
  • Fortalece los músculos de los brazos, piernas, espalda y cuello.
  • Favorece el desarrollo de la motricidad fina, lo que posteriormente le ayudará en su aprendizaje de escritura.
  • Promueve la curiosidad.
  • Promueve la toma de decisiones propias, resultado de tener que pensar a dónde ir y por dónde desplazarse para conseguirlo.

Qué pasa si mi bebé no gatea

¿Es un problema si un bebé no gatea? La importancia del gateo en el desarrollo completo de los niños y niñas es tan importante que se recomienda promoverlo no solo durante los primeros meses de vida, sino también cuando ya han empezado a caminar. Esto se debe a que durante los primeros 3 años de vida su cerebro aún está madurando y necesita seguir estableciendo conexiones neuronales. En ese sentido, el gateo representa una ventaja muy importante.

Cuando el gateo no se logra con normalidad puede desencadenar consecuencias tales como dificultades en el aprendizaje y de las funciones cerebrales asociadas. Si el bebé no puede establecer un ritmo de gateo regular, es posible que algunas habilidades cognitivas estén poco desarrolladas, un aspecto que a su vez puede repercutir en el proceso de aprendizaje en la edad escolar.

¿No gatear puede afectar a la inteligencia del bebé?

La mayor parte de las habilidades que se adquieren con el gateo están estrechamente relacionadas con aprender a leer, escribir y memorizar adecuadamente. Cuando los niños juegan a gatear, ponen a prueba las conexiones neuronales que se han ido estableciendo, las cuales son necesarias para mantener y mejorar sus habilidades en general.

Sin embargo, a pesar de que el adecuado desarrollo motriz influye en las habilidades motoras, y que estas a su vez probablemente influyan en la inteligencia, no existen suficientes datos científicos para asegurar que si un bebé no gatea será menos inteligente o tendrá algún retraso psicomotor o cognitivo en su vida adulta.

Por qué mi bebé no gatea y qué hacer - Qué pasa si mi bebé no gatea

Qué hacer para que mi bebé empiece a gatear

Si te preguntas qué puedes hacer para que tu bebé empiece a gatear, a continuación, te daremos algunos consejos para lograr que tu bebé gatee:

  • Acondiciona un lugar donde el niño pueda moverse con total libertad.
  • Proporciona seguridad: debes adaptar la casa y retirar los peligros potenciales.
  • Asegúrate de que el piso o área esté limpio, liso, no muy frío y permita que el bebé pueda estar allí el mayor tiempo posible.
  • Vístelo con ropa cómoda: evita las prendas muy ajustadas con telas demasiado lisas con las que se pueda resbalar y hacerse daño.
  • Evita el calzado o las medias: el bebé debe gatear siempre descalzo.
  • Anímalo a levantarse y avanzar jugando con él: coloca objetos como pelotas, juguetes con sonidos que llame su atención para estimular el gateo.
  • No lo obligues a levantarse: el gateo es un acto que aprenderá a hacer por sí solo/a cuando se sienta realmente seguro.
  • No utilices andadores.
  • Puedes pasear gateando a su lado a cuatro patas por la casa, una acción que será muy divertida para el bebé. ¡Ya verás cómo pronto imitará tus movimientos!

Si quieres saber más acerca del gateo, también puedes leer este artículo sobre cuándo gatea un bebé.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi bebé no gatea y qué hacer, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Actividades con bebés.

Bibliografía
  • Oldak-Kovalsky B, Oldak-Skvirsky D. Gateo. (2015) Revisión de la literatura médica. Rev Mex Pediatr. 82(4):144-148.
  • Soto MP. (2012). Influencia del desarrollo motriz en el aprendizaje de la escritura, así como en las competencias. Universidad Internacional de La Rioja Máster universitario en Neuropsicología y Educación.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
Por qué mi bebé no gatea y qué hacer
1 de 2
Por qué mi bebé no gatea y qué hacer

Volver arriba