Compartir

Pies hinchados en el embarazo, ¿es peligroso?

 
Por Sheila Peón. 13 diciembre 2019
Pies hinchados en el embarazo, ¿es peligroso?

El embarazo supone unas cuantas modificaciones en el cuerpo de la mujer: el cabello brillante, la piel radiante, aumento de la talla de sujetador, la tripa redonda que se abulta cada día más e incluso podemos encontrar inflamación de los pies y de las piernas, sobre todo si se está en el último trimestre de embarazo. Esto suele empeorar al final del día y en especial si estamos en verano, produciendo una serie de molestias.

En este artículo de paraBebés veremos por qué se hinchan los pies en el embarazo, si es peligroso o no, cuándo debes preocuparte por los pies hinchados y cómo evitar la inflamación de pies en el embarazo.

Por qué se hinchan los pies en el embarazo

Conforme va avanzando el embarazo, es muy frecuente que aparezcan edemas fisiológicos en las extremidades inferiores. Los edemas son acumulaciones de líquido en los tejidos de nuestro organismo, lo que desencadena una hinchazón en cualquier parte. Y se denomina fisiológico porque es normal que en la etapa final del embarazo se acumule una cantidad de líquidos, sobre todo en la zona de las piernas y de los pies. Por tanto, ante la pregunta "¿es normal tener los pies hinchados?" la respuesta es sí.

¿Por qué tengo los pies hinchados en el embarazo? Las causas más habituales por los que se hinchan los pies estando embarazada son las siguientes:

  • Aumento del volumen de sangre. Durante la gestación, el organismo de la mujer embarazada produce más cantidad de sangre de manera fisiológica, por ello se produce una retención de estos líquidos en las partes más distales (pies y tobillos).
  • Cambios hormonales. El cuerpo produce más cantidad de cortisol y aldosterona, dos hormonas que provocan retención de líquidos.
  • Presión sobre las venas de la pelvis y la vena cava. El peso del útero, sobre todo los tres últimos meses, ejerce una presión sobre algunas venas, por lo que el flujo sanguíneo que va de regreso al corazón retorna por los pies y las piernas más lentamente, provocando hinchazón.
  • Sobrepeso u obesidad. Si antes de quedarte embarazada ya tenías sobrepeso u obesidad, o durante la gestación has cogido mucho peso en poco tiempo, es más posible que sufras esta dolencia.
  • Exceso de líquido amniótico. Es el líquido que envuelve y protege al bebé dentro del vientre. Si existe un exceso ejercerá más presión sobre las venas.
  • Embarazo múltiple. Si estás embarazada de más de un bebé, significa más peso.
  • Preeclampsia. Se trata de una complicación del embarazo que se caracteriza por tener la presión arterial alta.
  • Temperatura. Si el día es caluroso o estamos en un ambiente de mucho calor, se favorece la retención de líquidos.

¿Es peligroso tener los pies hinchados en el embarazo?

Mientras esta hinchazón sea el único síntoma y no venga acompañada de otros, no tienes por qué preocuparte. Como hemos dicho antes, se trata de edemas fisiológicos, algo totalmente normal que ocurre en muchos embarazos. Por tanto, en principio no es peligroso tener los pies hinchados en el embarazo.

Aunque de por sí no es peligroso para la mujer ni para el bebé, sí que puede provocar una serie de molestias e incomodidades en la futura mamá, e incluso puede que esta inflamación tenga como resultado unas indeseadas varices, que son dilataciones de las venas causadas por una acumulación de sangre, que impiden que la sangre regrese de forma eficaz al corazón.

También hay que tener especial cuidado con las uñas de los pies si tienes inflamación, ya que estas podrían clavarse. Para evitarlo, lo mejor es hacer un corte recto y dejarlas un poco más largas de lo habitual.

¿Cuándo debo preocuparme por los pies hinchados en el embarazo?

Deberás acudir a tu médico si te encuentras en alguna de estas situaciones:

  • A parte de tener inflamación en los pies y las piernas, también lo notas en la cara y en las manos.
  • La hinchazón aparece de forma brusca y repentina.
  • Una de las piernas (o ambas) está más caliente, roja o han aparecido ampollas.
  • Si notas cualquier otro síntoma, aunque creas que no está relacionado con el edema: dolor de cabeza, presión arterial alta, temblores, alteraciones visuales, etc. Todos estos síntomas indican una posible preeclampsia, peligrosa en el embarazo. En los controles médicos de la semana 12 de embarazo se intenta valorar el riesgo de desarrollar preeclampsia.

Cómo evitar los pies hinchados en el embarazo

Hay veces que de ninguna manera se puede evitar que los pies se hinchen, lo que sí se puede es intentar aliviar las molestias que la hinchazón pueda causar y reducirla lo máximo posible. A continuación te explicamos unos cuantos consejos para mitigar esa inflamación:

  1. Cuida la dieta. Llevar una dieta equilibrada, teniendo especial cuidado con la sal reduciendo su consumo y beber mucha agua. Aunque pueda parecer una contradicción, mantenerse hidratada disminuye la retención de líquidos.
  2. Controla tu peso. Procura no coger muchos kilos de golpe durante el embarazo, ya que empeoraría la situación.
  3. Mantente activa. Es muy beneficioso hacer ejercicio físico moderado, como caminar cada día como mínimo 30 minutos, la natación también es un deporte muy aconsejado durante el embarazo, así como realizar movimientos circulares con los tobillos, hacer “la bicicleta” y elevaciones de piernas.
  4. No te quedes parada. Evita permanecer durante largos periodos de tiempo en una misma postura, ya sea de pie, tumbada o sentada. Cuando te encuentres sentada, mantén elevadas tus piernas con cojines o una almohada.
  5. Utiliza ropa adecuada. Intenta que la ropa que lleves puesta sea lo más cómoda posible, que no apriete, y el calzado que no tenga tacón alto ni que sea demasiado plano. Lo ideal son 3-5 cm de tacón.
  6. Medias de descanso. Existe en el mercado un tipo de media que ejerce una ligera presión y alivia la hinchazón.
  7. Duerme de lado. Lo mejor es dormir sobre tu lado izquierdo para que no se ejerza presión sobre la vena cava, ya que esta se encarga de retornar la sangre desde las extremidades inferiores hacia el corazón.
  8. Masajes con crema. Uno de los remedios caseros para los pies hinchados en el embarazo es realizar masajes desde los dedos de los pies, pasando por las piernas hasta la rodilla facilita el retorno venoso. Evita las cremas hidratantes que lleven en su composición vitamina A, cafeína o sustancias muy estimulantes. Si llevan alta concentración, esta puede pasar desde la piel a tu sangre, y de ahí llegar al bebé. Mejor prevenir.
  9. Duchas de contraste. Cuando te estés duchando, dirige de vez en cuando el chorro de agua fresquita directamente sobre tus piernas.
  10. Paseos por la playa. Si tienes la suerte de vivir en un lugar que tenga mar, aprovecha para dar largos paseos por la arena seca, mojada y el agua fría. Si vas alternando favorecerás la circulación de tus piernas, la sangre va fluyendo y la hinchazón disminuye.
  11. Ambiente fresco. Si hace un día muy caluroso procura quedarte en ambientes donde tu cuerpo pueda estar a una temperatura confortable, sin pasar calor.

En el siguiente artículo encontrarás más información sobre los remedios para los pies hinchados.

Si deseas leer más artículos parecidos a Pies hinchados en el embarazo, ¿es peligroso?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud en el embarazo.

Bibliografía
  • Podoactiva Podología y Biomecánica. (2018). ¿Por qué se hinchan los pies? Causas y recomendaciones para evitar este problema.
  • Swamy G. K. (2018). Hinchazón en el último trimestre del embarazo.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Pies hinchados en el embarazo, ¿es peligroso?
Pies hinchados en el embarazo, ¿es peligroso?

Volver arriba