menu
Compartir

Mi bebé no tiene reflejo de succión: ¿por qué y qué hacer?

 
Por Yurisbeth Zanotty. 30 marzo 2021
Mi bebé no tiene reflejo de succión: ¿por qué y qué hacer?

Mientras están en el útero, los bebés se alimentan del aporte de nutrientes que les proporciona su madre a través del cordón umbilical y la placenta, pero cuando nacen, este proceso se ve interrumpido y a partir de este momento deberán aprender a alimentarse, realizando su propio esfuerzo.

Una vez que nacen, es impresionante como los recién nacidos se adaptan tan fácilmente a la alimentación con leche, la razón es porque durante los últimos meses dentro del útero, van obteniendo las habilidades necesarias que le permitirán nutrirse fácilmente por medio de la succión. No obstante, existen circunstancias en las cuales este importante reflejo no se encuentra presente. En el siguiente artículo de paraBebés te hablaremos acerca por qué un bebé no tiene reflejo de succión y qué hacer.

¿Cuándo aparece y desaparece el reflejo de succión?

La succión es un movimiento que los bebés realizan con la lengua de forma rítmica y coordinada, siendo el reflejo que se observa prácticamente de inmediato cuando nacen, al chuparse los dedos, bostezar y, lo más impresionante de todo, reconocer casi instintivamente que debe abrir la boca cuando entra en contacto con el pecho de su madre o el biberón.

Esta acción tiene una explicación científica, pues se inicia alrededor del quinto mes de embarazo (semana 22), siendo una de las primeras habilidades que se aprenden como un acto reflejo, el cual estará totalmente funcional para las semanas 32-36 de gestación.

Para que este proceso se inicie fácilmente con buen ritmo y suficiente fuerza, el bebé debe nacer sin malformaciones congénitas de la boca, neurológicas o respiratorias, no estar bajo la influencia de medicamentos que alteren la función del cuerpo, y tener 37 semanas o más al momento del parto.

Cuando el bebé cumple 3 meses de vida debe iniciar con la actividad mandibular, para el cuarto mes de vida el reflejo se succión se convierte en un acto voluntario, para luego desaparecer entre los 6 meses a 8 meses aproximadamente.

¿Qué pasa con el reflejo de succión en bebés prematuros?

Un bebé prematuro es aquel que al momento de nacer tiene menos de 37 semanas de gestación, lo que significa que sus órganos están inmaduros y las funciones que deben desempeñar estarán limitadas. La correcta coordinación al momento de succionar, deglutir (tragar) y respirar, se presentan a partir de la semana 34 y se relaciona con la madurez del sistema nervioso central, gracias a esto, los bebés son capaces de controlar la cantidad de leche que extraen.

Lo que sucede con este reflejo en los bebés prematuros es que presentan limitaciones para alimentarse adecuadamente, debido a la inmadurez de sus órganos y sistemas.

  1. En primer lugar, les falta fuerza para pegarse al pezón y succionar (tiene succión débil e ineficiente), además de que, al hacerlo, realizan un mayor esfuerzo y eso les afecta de forma negativa al no poder ganar peso, siendo este un elemento muy importante para ellos.
  2. Los prematuros no tienen la habilidad para sincronizar la respiración de forma rítmica, la succión y la deglución, es decir, son inmaduros para saber que por cada succión deben deglutir y respirar de forma ordenada, en una relación 1:1. Todo esto conlleva a que se ahoguen, devuelvan la leche y les falte el aire, porque no respiran bien.

El punto a favor es que a medida que pasa el tiempo, van superando las dificultades que tenían para alimentarse, debido a que maduran y los riesgos disminuyen. Además, pueden practicar y es posible enseñarlos poco a poco.

En estos artículos, encontrarás más información sobre Cómo hacer para que un bebé prematuro suba de peso y Los cuidados de un bebé prematuro en casa.

¿Qué pasa cuando un bebé no succiona?

La eficacia de la alimentación en los recién nacidos y lactantes depende de varias estructuras que se han formado adecuadamente mientras está en su período de gestación. Entre ellos, se encuentran los huesos, los músculos, los nervios de la cara, la boca y la lengua. Esta última desempeña una función muy importante, porque tiene que ser adecuadamente larga como para llegar a la encía inferior, pero no tanto como para que sobresalga de la boca. También el frenillo no debe estar pegado a la punta de la misma, para que de esta forma pueda moverse libremente.

Es de esperarse que cuando los bebés nacen estén aptos para coordinar las funciones de succionar, deglutir y respirar, pero los prematuros tardan más en adaptarse y aprender a hacerlo. En cambio, los bebés a término (mayor de 37 semanas) han tenido más tiempo para practicar y son maduros para llevarlo a cabo correctamente.

Cuando los bebés no succionan, cuando se espera que deban hacerlo o el reflejo se prolonga hasta más del primer año, puede revelar que existe cierto tipo de daño cerebral.

Por eso, es muy importante que los bebés al nacer sean correctamente evaluados por el personal de salud, para comprobar que el reflejo está presente, y también que serán capaces de alimentarse de forma correcta para garantizar su desarrollo y crecimiento.

¿Cómo estimular el reflejo de succión?

Si el bebé no succiona, es posible enseñarle con sencillos ejercicios que pueden ser aplicados por su madre o padre. Con estas acciones, se contribuye a la maduración neural, además de crear un bonito vínculo materno. Esto se logra ejerciendo presión, masajeando, dando golpecitos o vibrando, determinadas zonas en la cara y la boca, con la finalidad de orientarlo a succionar y deglutir de forma normal. Siempre tomando en consideración lo siguiente:

  • Al momento de la estimulación, el bebé debe estar despierto y tranquilo.
  • Siempre debe hacerse antes de la alimentación, aprovechando que tiene hambre.
  • Cada ejercicio no debe hacerse por más de cinco minutos, para evitar cansarlos o estresarlos.
  • Siempre debe iniciarse de la parte más externa de la cara hacia la boca.

Pasos para la estimulación del reflejo de succión:

  1. Coloca unas gotitas de leche materna sobre sus labios, para que de esta forma el bebé entienda que ha llegado la hora de comer, enseguida notarás que empieza a buscar y succionar.
  2. A continuación, realiza movimientos suaves con tus dedos índice y pulgar, desde las mejillas hacia la comisura de la boca.
  3. Con los mismos dedos, presiona y dibuja círculos alrededor de la comisura labial.
  4. Puedes tomar el labio de arriba y luego el de abajo, con los dedos índice y medio, como dando pellizquitos suaves.
  5. Pasa rápidamente tu dedo alrededor los labios.
  6. Con tus manos limpias, puedes estimular dentro de la boca de la siguiente forma: masajea la lengua de un lado al otro (con cuidando de no introducir los dedos profundamente porque les puede causar náuseas) o introduce el dedo índice y cuando toques la lengua retráelo, hasta que el bebé empiece a succionar.

Importante: siempre deberás evaluar el comportamiento del bebé, sobre todo si existe cambios en su coloración (por ejemplo si luce morado alrededor de la boca o la cara), recuerda que estos son ejercicios básicos y fáciles de hacer por la madre, pero regularmente deben ser realizados por profesionales expertos en deglución y succión, que debido a su experiencia puedan determinar si están siendo efectivos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi bebé no tiene reflejo de succión: ¿por qué y qué hacer?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Referencias
  1. Costas M, Santos S, Godoy C. & Martell, M (2006) .Patrones de succión en el recién nacido de término y pretérmino: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0370- 41062006000200014
  2. Cuesta M, Espinosa A. & Domínguez E. (2012). Papel de enfermería en la estimulación precoz de la succión del recién nacido pretérmino. Enfermería Integral, 97, 3-7. Disponible en: http://www.enfervalencia.org/ei/97/ENF-INTEG-97.pdf
  3. Fernandez M. (2011) Funciones orofaciales en el neonato. En Villanueva, P. & Palomino, H. Motricidad Orofacial: Fundamentos anatomofisiológicos y evolutivos para la evaluación clínica, (pp. 59-65). Santiago, Chile: Editorial Universitaria.
  4. Vázquez E, Pérez M, Martín M, Romero A. (2018). Rehabilitación de las alteraciones en la succión y deglución en recién nacidos prematuros de la unidad de cuidados intensivos neonatales. Bol Med Hosp Infant Mex. 75: 15-22.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi bebé no tiene reflejo de succión: ¿por qué y qué hacer?
Mi bebé no tiene reflejo de succión: ¿por qué y qué hacer?

Volver arriba