menu
Compartir

Cuidados de un bebé prematuro en casa

 
Por Eva Martínez Fierro. 25 febrero 2021
Cuidados de un bebé prematuro en casa

Un bebé prematuro es aquél que nace antes de las 37 semanas de gestación, momento en el que tiene todos los órganos formados correctamente y suficientemente maduros como para poder respirar y alimentarse por sí mismo sin apoyos.

Dependiendo la semana en la que nazca, tendrá un grado de prematuridad u otro, que determinará cómo será su desarrollo y si tendrá alguna secuela asociada o no. Por lo general, un bebé de estas características permanecerá en el hospital hasta que alcance los 2kg de peso, siendo controlado en todo momento por el personal médico.

Pero, ¿qué pasa una vez que le dan el alta? En este artículo de paraBebés, te contamos 12 pautas básicas para cuidar a un bebé prematuro en casa.

Mantener la higiene

Cuando le dan el alta a un bebé prematuro, es decir, cuando alcanza los 2 kg, y sus padres o madres le llevan a casa, es normal que estén preocupados/as y quien informarse sobre los cuidados en casa para bebés prematuros.

Los bebés prematuros son muy vulnerables a las infecciones debido a que su sistema inmunitario no está lo suficientemente desarrollado como debería. Por ello, es esencial extremar la higiene y lavarse cuidadosamente las manos con agua y jabón antes de tocarle o cogerle, independientemente de si se ha salido de casa o no.

Además, su ropa y el entorno en el que se encuentra también debe mantenerse limpio en todo momento, evitando el uso de antisépticos fuertes como la lejía.

La lactancia materna es una de las mejores formas de pasar anticuerpos al bebé.

Observar con detalle su comportamiento

La mayoría de bebés prematuros sufren episodios de apnea donde se quedan sin respiración durante unos momentos. Normalmente, cuando salen del hospital, este factor lo tienen controlado, pero no está de más controlarlo desde casa.

Además, hay otras señales de alerta con las que se debe consultar al médico inmediatamente como son:

  • Fiebre
  • Espasmos
  • Silbidos al respirar
  • Fatiga
  • Problemas de alimentación
  • Piel azulada

En estos artículos, explicamos cómo tomar la temperatura a un bebé y cómo saber si un bebé tiene fiebre.

Practicar colecho

Se puede practicar colecho con los bebés prematuros, siempre y cuando no se comparta colchón con ellos, ya que podría ser peligroso debido a sus características.

Pueden utilizarse las cunas colecho que se colocan al lado de la cama de los padres y madres para tener más cerca al bebé, observarle y poder atenderle rápidamente en caso de que lo necesite.

Contacto piel con piel o método canguro

El método canguro es el más utilizado en los hospitales para mejorar su ritmo cardíaco y su respiración, regular su temperatura corporal, favorecer la lactancia materna y fomentar el vínculo del bebé con su padre y con su madre.

Para practicarlo, el bebé debe permanecer desnudo o con el pañal y colocarse en el pecho descubierto de su mamá o de su papá el máximo tiempo posible.

La alimentación

Es probable que el bebé prematuro tenga dificultades para comer durante los primeros días, bien porque no tenga desarrollado todavía el reflejo de succión o bien porque no tenga fuerza suficiente para alimentarse por sí mismo. Por eso, es habitual que en ocasiones necesite un apoyo extra para recibir la comida.

En caso de optar por lactancia materna exclusiva, lo mejor es que la madre se extraiga la leche del pecho y se la ofrezca a su bebé a través del método dedo – jeringa o cuchara, siguiendo siempre las indicaciones dadas por su pediatra.

La temperatura en casa

Los bebés prematuros tienen menos grasa corporal ya que no se han desarrollado completamente en el útero, por lo que necesita abrigarse un poquito más que el resto.

Aun así, tampoco hay que abrigarle en exceso o mantener la casa con una temperatura superior a 24 grados, ya que aumenta el riesgo de muerte súbita. La temperatura del ambiente debe rondar entre los 20 o 22°C.

Acostarle boca arriba

Siempre que dejemos al bebé en su cuna para dormir, es importante acostarle sobre su espalda para prevenir el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante y a cuna debe estar despejada de muñecos, peluches u objetos que puedan impedir su respiración normal.

Un bebé prematuro dormirá una media de 18 horas diarias.

Visitas de familiares y amigos

Es importante limitar la visita de familiares y amigos durante las primeras semanas de vida del bebé prematuro en casa. Todos tienen muchas ganas de conocerle pero, como hemos mencionado anteriormente, es muy vulnerable frente a infecciones.

Es esencial el lavado de manos de cada persona que acuda a casa y evitar que le visiten si tienen alguna enfermedad respiratoria contagiosa o algún tipo de resfriado.

Los paseos al aire libre

Se puede salir a pasear con el bebé a diario, evitando lugares cerrados o aglomeraciones de gente para prevenir el contagio de alguna enfermedad.

Es importante evitar la exposición al sol directa y las bajas temperaturas.

Estimulación

La estimulación sensorial contribuirá a su desarrollo neurológico, siendo esencial que su padre y/o su madre le hable, le cante, le cojan en brazos, le acunen...

Los cuentos cantados también les gustarán mucho, ya que las melodías y las rimas captarán su atención desde el primer momento. La colección De la cuna a la luna de la editorial Kalandraka es perfecta para esos momentos.

En estos artículos, encontrarás cómo estimular a un bebé recién nacido y actividades de estimulación para un bebé de 1 año.

Visitas médicas y vacunas

Los bebés prematuros necesitan un seguimiento médico más continuado que aquellos bebés que han nacido a término. Se debe acudir a todas las consultas programadas y poner todas las vacunas establecidas en el calendario vacunal en el tiempo indicado.

Los padres y madres deben conocer los cuidados especiales de los niños prematuros, pero, además, tener en cuenta que cada bebé es único. Es imprecindible contar con el soporte médico y seguir las pautas ofrecidas por los profesionales sanitarios.

No fumar en casa ni cerca de él

Fumar durante el embarazo es uno de los motivos por los que se producen partos prematuros y con bajo peso, además de tener consecuencias negativas en la salud de la madre y de las personas que se encuentran a su alrededor.

El bebé prematuro, además, es más susceptible a desarrollar problemas respiratorios, por lo que el humo del tabaco será uno de sus grandes enemigos. No se debe fumar en casa ni cerca de él. Tampoco está indicado el colecho en caso de que uno de los progenitores fume de forma habitual, aunque no se comparta colchón.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuidados de un bebé prematuro en casa, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • MJ (30 de noviembre de 2014). El niño prematuro en casa: seguimiento y cuidados. Recuperado de: https://neuropediatra.org/2014/11/30/el-nino-prematuro-en-casa-programas-de-seguimiento/

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cuidados de un bebé prematuro en casa
Cuidados de un bebé prematuro en casa

Volver arriba