Compartir

¿Cuándo se cierra la fontanela del bebé?

 
Por Sheila Peón. 9 abril 2020
¿Cuándo se cierra la fontanela del bebé?

Las fontanelas pueden producir un poco de miedo en los papás y mamás, sobre todo si son primerizos, al tratarse de zonas tan blandas de la cabeza. Pero bastará con tratarlas con un poco de cuidado al igual que el resto de su pequeño cuerpo, ya que son más fuertes y gruesas de lo que se piensa. De hecho los pediatras las palpan durante las revisiones rutinarias. Se pueden tocar suavemente para familiarizarnos con ellas, por ejemplo, a la hora del baño o al cepillar el pelo, sin preocuparnos de que pueda causar algún daño en el cerebro mientras lo hagamos con precaución.

En este artículo de paraBebés vamos a ver qué es la fontanela, en qué momento se cierra, por qué razones puede cerrarse de forma prematura, si es normal o no que la fontanela esté hundida y qué ocurre si vemos estas zonas palpitando.

Qué es la fontanela

Las fontanelas o molleras son zonas sin presencia de hueso, espacios blandos o separaciones que se encuentran entre los huesos del cráneo de los bebés, donde aún no se ha producido su unión antes de que suceda la osificación completa.

Las fontanelas son estructuras necesarias para que el bebé pueda nacer, ya que durante el parto los huesos de la cabeza se superponen unos con otros y la cabeza se aplasta en parte, adaptándose al tamaño del canal del parto de la madre para poder facilitar su salida al exterior sin que se produzca una presión o daño sobre el cerebro del recién nacido. Por ello los niños y niñas nacen con la cabeza “apepinada”.

También permiten que continúe el crecimiento del cráneo hasta alcanzar la talla adulta, fusionándose los huesos de la cabeza transcurrido un tiempo y quedando el cráneo cerrado herméticamente. Además las fontanelas evitan el aumento de la presión dentro del cráneo en el caso en el que el bebé reciba un golpe o se caiga accidentalmente.

Existen varios tipos de fontanelas, las principales son las siguientes:

  • Fontanelas laterales: una superior y otra inferior.
  • Fontanela posterior o lambda. Es la más pequeña, mide unos 0,6 cm.
  • Fontanela anterior o bregma. Es la más grande de todas, mide de media 4 x 2,5 cm.

Mediante el tacto, solamente podemos diferenciar las dos últimas, por lo tanto nos centraremos en ellas.

Cuándo se cierra la fontanela

Los cierres se producen dependiendo del ritmo de cada bebé y de qué fontanela se trate:

  • La fontanela posterior se cierra rápidamente, más o menos en el segundo o tercer mes de vida. Aunque el bebé puede nacer con ella ya cerrada.
  • La fontanela anterior, que es la más visible y la que mejor podemos notar al tacto, se cierra entre los 9 y los 18 meses de edad, aunque algunos expertos sitúan el límite en los 2 años.

Por qué se puede dar el cierre prematuro de la fontanela

La craneosinostosis es un defecto en el cual una o más suturas del cráneo del bebé se cierran antes de lo normal, lo que hace que la cabeza tenga una forma anormal, no se notan las fontanelas y según va creciendo el bebé no se aprecia ningún incremento del tamaño de su cabeza, pudiendo limitar el crecimiento de su cerebro.

Actualmente las causas se desconocen, aunque se habla de un componente genético o hereditario al encontrarse habitualmente casos de antecedentes en la familia. También puede que sea a causa de una presión externa sobre el cráneo del bebé antes de que este naciera.

Los niños y niñas con craneosinostosis por lo general suelen estar sanos y su inteligencia no se ve disminuida, pero pueden necesitar una intervención quirúrgica para corregir el problema.

El cierre de la fontanela no tiene nada que ver con la vitamina D. Al contrario de lo que se piensa popularmente, la vitamina D que se da a los bebés durante su primer año de vida no es para cerrar las fontanelas, sino que su función es la de prevenir principalmente dos enfermedades: el raquitismo y la osteomalacia.

¿Es normal que la fontanela esté hundida?

No. Una fontanela en condiciones normales tiene que notarse firme. Si la observamos o notamos hundida o deprimida, es un signo de que el bebé puede estar deshidratado o desnutrido, por lo que en estos casos se hace necesaria la visita al médico a la mayor brevedad posible, para que revise al bebé ya que la deshidratación en niños tan pequeños puede llegar a ser muy peligrosa. Además, los padres deberán estar atentos ante la aparición de nuevos síntomas, como vómitos o diarrea.

Si el bebé es muy pequeño, puede que esto nos esté indicando que no come lo suficiente.

¿Es normal que en la fontanela se sientan palpitaciones?

A veces cuando observamos al bebé, sobre todo si tiene poca cantidad de pelo, de repente podemos ver que la fontanela parece que tiene vida propia, se mueve sola como si latiera. Esto es completamente normal, ya que es un área que se encuentra muy vascularizada y lo que vemos no son más que las pulsaciones de los vasos sanguíneos de la zona.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Cuándo se cierra la fontanela del bebé?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Desarrollo y crecimiento del bebé.

Bibliografía
  • Medline Plus. (2017). Craneosinostosis.
  • Medline Plus. (2019). Suturas craneales.
  • Zornoza Moreno, M.; (2016). La vitamina D no es para que se cierre la fontanela.

Escribir comentario sobre ¿Cuándo se cierra la fontanela del bebé?

¿Qué te ha parecido el artículo?

¿Cuándo se cierra la fontanela del bebé?
¿Cuándo se cierra la fontanela del bebé?

Volver arriba