Compartir

Crianza respetuosa: qué es y cómo se practica

 
Por Júlia Ortiz, Educadora infantil y editora. Actualizado: 15 octubre 2019
Crianza respetuosa: qué es y cómo se practica

Antiguamente, los niños eran educados de una forma muy distinta a la que se educa actualmente, ya que un infante se solía percibir como inferior al adulto y con poca credibilidad en sus palabras. Sin ir más allá, el modelo educativo de las escuelas permitían emplear múltiples castigos impensables en la actualidad.

Estudios recientes han demostrado que una crianza y educación respetuosa favorecen un mayor bienestar integral del niño tanto a corto como a largo plazo, evitando así posibles carencias emocionales y afectivas.

Si quieres conocer la crianza respetuosa: qué es y cómo se practica, en este artículo de paraBebés, te lo explicamos todo.

También te puede interesar: Cómo hacer un destete respetuoso

Qué es la crianza respetuosa y consciente

La crianza respetuosa y consciente, también llamada crianza con apego, es un modelo educativo que tiene como objetivo educar al infante de una forma consciente, asertiva y con los límites como forma de cuidado, no como forma de represión. Además, este modelo percibe al infante como un ser activo en el mundo, confiando en sus posibilidades para aprender y descubrir el mundo por sí mismo sin necesidad de anticipar.

En la actualidad, cada vez es más popular acompañar respetuosamente el desarrollo de un infante y formar comunidades en familia para sobrellevar las dudas que pueden surgir, ya que no es un método crianza fácil.

Principios de la crianza respetuosa

La crianza respetuosa o crianza con apego tiene una serie principios básicos, aunque cada familia lo modifica para que se adapte a las necesidades e intereses individuales. A continuación, te explicamos los principios de la crianza respetuosa:

Límites como forma de cuidado

Este método pretende establecer, en el niño, unos límites como forma de cuidado y no como forma de represión. Veamos dos ejemplos claros para diferenciarlos:

  • Límite como forma de represión: es frecuente establecer ciertos límites que se creen necesarios, aunque en realidad no lo sean. Estos límites vienen impuestos por los prejuicios que tiene cada persona. Si, por ejemplo, el niño se está ensuciando con la arena en el parque, decirle que juegue de otra manera porqué no queremos que se ensucie es un límite como forma de represión. Es un límite que imponemos por el hecho de que existe el prejuicio de que ensuciarse está mal.
  • Límite como forma de cuidado: son límites que forman una barrera entre el niño y los posibles peligros, límites que son lógicos. Un ejemplo claro de un límite como forma de cuidado es: "no puedes correr hacia la carretera, ya que te puede atropellar un coche".

Lo que pretende la crianza respetuosa es intentar entender la infancia de una forma más vivencial para, así, eliminar los prejuicios que nos obligan a poner límites como forma de represión. De esta forma, podremos entender que el niño explore, se ensucie, salte, corra y descubra el mundo, en definitiva, como un niño.

Relaciones basadas en la horizontalidad y el respeto

Es muy común que se normalice que el niño, por el hecho de serlo, tenga menos credibilidad, sobre todo, en cuanto a expresión y comunicación. Lo que intenta la crianza respetuosa es crear relaciones basadas en la horizontalidad, es decir, todos somos iguales, nadie tendrá más poder que otro.

Como poder, no entendemos en que un niño vaya a tomar decisiones de un adulto, si no permitir que pueda colaborar, por ejemplo, preparando la cena, pudiendo elegir su ropa, escuchando su opinión o reflexión sobre un tema, etc. Se trata de hacer partícipe al infante de su educación, su día a día y, en definitiva, su vida.

Respuesta activa a las necesidades

La crianza respetuosa da respuesta a las necesidades de forma global, es decir, fisiológicas, emocionales, afectivas y comunicativas. Si un infante llora es que tiene una necesidad que no está siendo cubierta, sea del tipo que sea. Mediante este método de crianza se pretende conseguir que esa necesidad quede resuelta y no que deje de llorar o de quejarse, en sí. Muchas veces, se intenta que el infante deje de llorar antes de solucionar el problema. Evitaremos el "no llores, no pasa nada", ya que de esta forma no se está permitiendo que el niño exprese sus emociones y sentimientos.

No se trata de desviar el problema mediante una distracción, sino enfocar activamente la necesidad como, por ejemplo diciendo: "te has caído y te has hecho daño, es normal que llores", "estás triste, ¿qué te pasa?", "¿qué quieres explicarme?, te escucho", "llora todo lo que necesites, estoy aquí".

Apego como forma de vida

Uno de los aspectos a destacar de la crianza respetuosa es el apego, es decir, se trata de un método en el que el cariño, el amor y los mimos se brindan. Normalmente, las familias que practican una crianza respetuosa suelen coincidir en estas 4 características:

  • Realizan colecho: duermen con el bebé en la misma cama o en una cuna de colecho.
  • Portean: además de usar el carrito, si usan, también realizan porteo ergonómico.
  • Amamantan: si se puede, suelen ser familias que realizan una lactancia materna y, además, acostumbra a ser una lactancia prolongada, ya que son conscientes de los beneficios que aportan para todos.
  • Ofrecen los brazos indefinidamente: ante cualquier situación, los brazos son la mejor opción para transmitir amor y cariño. Además, si hay algún problema lo solucionan mediante mimos y abrazos.
Crianza respetuosa: qué es y cómo se practica - Principios de la crianza respetuosa

Cómo practicar una crianza respetuosa

Las familias que practican o que deciden practicar una crianza respetuosa suelen tener una manera de pensar acorde con el método y lo practican de una forma natural. Además, suelen empezar durante el embarazo. Aunque es un método el cual necesita concienciación, mucha paciencia y respeto hacia la infancia, siempre se está a tiempo de empezar. A continuación, te explicamos 10 consejos sobre cómo practicar una crianza respetuosa:

  1. Prepararse antes del nacimiento: la crianza respetuosa inicia antes de dar a luz. Prepararse antes del nacimiento será beneficioso para que la pareja establezca el camino de la educación del bebé. Conocer los principios del modelo y acordar un itinerario conjunto será fundamental para saber qué es lo que quiere y lo que no quiere cada uno.
  2. Límites como forma de cuidado: como hemos explicado anteriormente, los niños necesitan unos límites, ya que hay, por ejemplo, ciertos peligros que no perciben. Igual que si actúa de forma violenta hacia el adulto o hacia otro niño, le explicaremos que no puede hacer eso porque hace daño. Actuar con lógica y sentido común.
  3. Armarse paciencia: la paciencia será fundamental para practicar la crianza respetuosa. Intentar entender, comprender y dialogar con el niño son tareas que necesitan una mirada consciente hacia la infancia y mucha paciencia. Tendremos en cuenta que frases como: "porqué lo digo yo y punto", ¡no valen!
  4. Brindar amor: cuando entendemos la crianza desde el amor y el apego hay aspectos que pasan en segundo plano. Si en vez de discutir o gritar, abrazamos y besamos los problemas se solucionan antes.
  5. Decir adiós a las expectativas: los niños gritan, se mueven, lloran, se ensucian, etc. Muchas de las prisas, castigos y límites innecesarios que se imponen vienen de las altas y falsas expectativas. Para una crianza respetuosa será esencial olvidarse de las expectativas y recordar que un niño es un niño.
  6. Evitar los castigos y los premios: es muy común que los niños aprendan a base de castigos y recompensas. En la crianza respetuosa se evitarán los castigos, aunque también los premios. El objetivo es aprender mediante los actos y las consecuencias. Por ejemplo, si el niño está pintando con rotuladores y no los quiere recoger, le explicaremos que si no los tapa, se secarán y no podrá volver a pintar.
  7. Dejar experimentar: los niños no aprenden los colores haciendo fichas, aprenden jugando con materiales de distintos colores y mediante el juego vivencial. Igual que para experimentar y descubrir las texturas se van a ensuciar de barro, de agua y de pintura. Este punto será fundamental para que la crianza respetuosa fluya.
  8. Ver más allá del problema: por ejemplo, si un niño llora y quiere brazos, no lo hace por molestar, lo hace por necesidad, necesita los brazos. Durante toda la crianza respetuosa será esencial entender y empatizar, ver más allá de una simple rabieta, lloro o enfado, ya que siempre hay una razón detrás.
  9. Relajarse: los niños necesitan cierta rutina, aunque, por ejemplo, hay pocas tareas que vengan de 5 o 10 minutos. Si el infante está concentrado jugando y pide si puede jugar 5 minutos más, ser flexibles es la mejor opción. Relajarse será fundamental para que la situación fluya.
  10. Rodearse de más familias: la crianza respetuosa puede generar muchas dudas o no saber cómo actuar en una determinada situación. Rodearse de familias que realicen este tipo de crianza será esencial para compartir vivencias, dudas y experiencias.

Libros de crianza respetuosa

Si queremos practicar este tipo de crianza, leer mucho e informarse será fundamental para poder entender y ver la infancia desde el respeto, la comprensión y la calma. A continuación, te ofrecemos 5 libros de crianza respetuosa:

  1. Criar a nuestros hijos creciendo nosotros (Naomi Aldort, 2015).
  2. La crianza feliz. Cómo cuidar y entender a tu hijo de 0 a 6 años (Rosa Jové, 2009).
  3. Bésame mucho (Carlos González, 2003).
  4. Infancia, la edad sagrada: años sensibles en que nacen las virtudes y los vicios humanos (Evania Reichert).
  5. El concepto del continuum: en busca del bienestar perdido (Jean Liedloff, 2006).

Si deseas leer más artículos parecidos a Crianza respetuosa: qué es y cómo se practica, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Educación infantil.

Bibliografía
  • Jové, R. (2009). La crianza feliz: cómo cuidar y entender a tu hijo de 0 a 6 años. La esfera de los libros.
  • Montesi, M. (2015). Información y crianza con apego en España. In XII Congreso ISKO España y II Congreso ISKO España-Portugal, Murcia: Universidad de Murcia.
  • Reyes Amador, M. (2015). Dormir a un bebé elefante... El acompañamiento socioeducativo en los grupos de crianza respetuosa del barrio de Poble Sec.

Escribir comentario sobre Crianza respetuosa: qué es y cómo se practica

¿Qué te ha parecido el artículo?

Crianza respetuosa: qué es y cómo se practica
1 de 2
Crianza respetuosa: qué es y cómo se practica

Volver arriba