menu
Compartir

Cómo tratar a un niño negativista desafiante

 
Por Eva Martínez Fierro. 1 junio 2021
Cómo tratar a un niño negativista desafiante

El Trastorno Negativista Desafiante (TND) se presenta como una conducta en los niños y niñas que puede ser muy frustrante para sus progenitores ya que interfiere en su aprendizaje y en su vida diaria. Los síntomas comienzan alrededor de los 3 años de vida y se caracterizan por ser muy frecuentes, por un estado de ánimo irritable, por una conducta desafiante y por actitudes rencorosas o vengativas. Tratar con un niño o niña con dicho trastorno puede convertirse en una batalla continua, ya que su respuesta para todo se suele simplificar en un “no”. Hay varios grados de TND y, la actitud de los padres y madres ante ellos pueden agravar o aliviar la situación.

En este artículo de paraBebés, veremos cómo tratar a un niño negativista desafiante, a través de las 11 estragias que te proponemos y que funcionan para controlar dicho comportamiento.

También te puede interesar: Cómo ayudar a un niño nervioso

Establecer metas de forma anticipada

Si marcamos ciertas metas a conseguir, los niños y niñas se sentirán motivados a la hora de realizar cualquier actividad, por lo que es una estrategia que puede funcionar muy bien para aquellas tareas que se niegan a llevar a cabo.

Las metas deben establecerse de forma progresiva en el tiempo para que surtan efecto, es decir, se debe empezar por establecer propósitos a corto plazo y, poco a poco, alargarlas.

Dar recompensas cuando se alcancen las metas propuestas

Es importante premiar a los niños y niñas con TND cuando consiguen las metas que hemos establecido. No necesariamente deben ser recompensas materiales y, por ello, es imprescindible que ellos y ellas colaboren a la hora de establecerlas.

Algunos ejemplos de recompensas y actividades para niños negativistas desafiantes pueden ser comer su comida favorita, ir al cine, hacer una excursión a su lugar favorito... Variarán según los gustos de cada niño y niña. Recordarles lo que pueden conseguir mientras hacen la tarea propuesta, será aún más efectivo y motivador.

Verbalizar lo que va a suceder en cada momento

Contarles lo que se va a hacer en cada momento les ayudará a interiorizar el tiempo destinado a cada tarea y a estructurar su propia rutina.

Algunos ejemplos son:

  • Cuando acabemos de comer nos vamos a lavar los dientes.
  • Cuando te vistas vamos al parque.
  • Cuando acaben los dibujos hay que recoger.

Empatizar con ellos

Cuando los niños y niñas están centrados en una tarea que les gusta, es normal que muestren cierta reticencia a dejar de hacerla o a recoger para hacer otra cosa. En estos momentos pueden mostrar su ira y su enfado y, la actitud que debemos tomar como adultos es la contraria.

Ponernos en su lugar y decirles que entendemos cómo se sienten, les hará tranquilizarse y comprender la situación. Castigarles, gritarles o enfadarse con ellos conseguirá el efecto contrario.

Hablar en positivo

Usar un lenguaje positivo es un esfuerzo que se debe hacer para que los niños y niñas no sientan que se les imponen las cosas “porque sí”. Este cambio puede marcar la diferencia a la hora de corregir ciertas conductas que no queremos que se continúen realizando o que queremos evitar que se produzcan en el futuro.

Algunos ejemplos del lenguaje en positivo son los siguientes:

  • En vez de “no hagas eso”, se puede decir “si haces eso puedes hacerte daño”.
  • En vez de “recoge los juguetes”, se puede usar la frase “¿quieres que te ayude a colocar los juguetes en su lugar?”,
  • En vez de decir “lávate las manos”, podemos decir “si comemos con las manos sucias podemos ponernos malos”,

Además de esto, podemos darles alternativas a su comportamiento, ya que es más efectivo decirles aquello que pueden hacer que aquello que no pueden realizar.

Reforzar verbalmente sus buenas acciones

¿Cómo ayudar a un niño con trastorno negativista desafiante? Entre las pautas para niños desafiantes, encontramos el refierzo positivo de las buenas acciones. Al igual que no debemos enfadarnos con los niños y niñas cuando tienen un comportamiento no deseado, es imprescindible halagarles cuando hacen las cosas bien. Bastará con un “qué bien que hayas hecho eso” o “esto muy contento/a por lo que has conseguido”.

Darles diferentes opciones

Siempre y cuando sea posible, darles opciones a los niños y niñas funcionará muy bien para que realicen diferentes tareas con una actitud positiva. Algunos ejemplos de ello son:

  • ¿Prefieres poner la mesa o ayudarme a recoger?
  • ¿Prefieres hacer los deberes o leer un cuento?
  • ¿Te gusta más esta camiseta o esta otra?

Ser consecuentes con lo que decimos

Si a un niño o niña le decimos que si hace una tarea luego puede jugar/leer/ir al parque o cualquier otra cosa, debemos cumplirlo. De nada vale establecer un objetivo para que lo haga si luego se siente engañado/a al no darle la recompensa que se había pactado. Esto le ayudará a continuar realizando las cosas con una mayor predisposición y motivación.

Establecer rutinas con apoyos visuales

Una de las mejores formas que existen para que los niños y niñas cumplan con las tareas propuestas es la elaboración de un calendario de rutinas.

En él, se pueden poner imágenes de todas aquellas cosas que hay que realizar a lo largo del día desde que amanece hasta que llega la hora de acostarse. Hacerlo juntos y ponerlo en un lugar visible y a su alcance, les ayudará a organizarse y a saber qué toca hacer en cada momento. Si te preguntas cómo tratar a un niño negativista desafiante en el aula, debes saber que establecer rutinas con apoyos visuales es muy importante.

Dale libertad para jugar a lo que le apetezca

Los niños y niñas necesitan sus ratos de juego libre, donde puedan decidir qué hacer sin que nadie les marque los ritmos o les impongan tareas.

Es totalmente imprescindible que cada día tengan estos momentos para ellos/as, aunque a los padres y madres no les guste el tipo de juego que hayan elegido, siempre y cuando sea algo seguro y no ponga en peligro su integridad.

No hable sobre el comportamiento del niño/a en su presencia

En muchas ocasiones, los padres y madres tienden a hablar del comportamiento de los niños y niñas con otras personas de su alrededor en su presencia. Aunque parezcan distraídos, captan todo y también necesitan su intimidad.

Evita realizar este tipo de comentarios mientras tus hijos e hijas estén presentes, ya que podría ocasionarles baja autoestima y conseguir el efecto contrario al que deseamos.

Cabe destacar que no todas las cosas funcionan igual en todos los niños y niñas, por lo que debemos probar varias estrategias hasta dar con la que mejor funcione en nuestro caso y, sobre todo, tener en cuenta que el cambio no será algo inmediato. En ciertos casos, además, será necesaria una intervención profesional.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo tratar a un niño negativista desafiante, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Educación infantil.

Bibliografía
  • Fundación CADAH (5 de febrero de 2013). Trastorno negativista desafiante. Recuperado de: https://www.fundacioncadah.org/web/articulo/trastorno-oposicionista-desafiante-tnd.html

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo tratar a un niño negativista desafiante
Cómo tratar a un niño negativista desafiante

Volver arriba