menu
Compartir

Cómo son las contracciones de Braxton Hicks

 
Por Leidy Mora. 23 mayo 2022
Cómo son las contracciones de Braxton Hicks

Normalmente, a partir del segundo trimestre de gestación, las madres pueden sentir como su barriga se endurece y el útero se contrae. Esto puede causar inquietud, especialmente en las primerizas que tienden a pensar que algo malo está pasando, cuando en realidad se trata de las llamadas contracciones de Braxton Hicks, o también conocidas como falsas contracciones.

Esto totalmente normal experimentar estas contracciones en el embarazo, pues preparan al útero y al cuello uterino antes de la llegada del parto. En este artículo de paraBebés, te contaremos cómo son las contracciones de Braxton Hicks, por qué se producen, cómo diferenciarlas de las contracciones de parto y cuál es la mejor forma de aliviarlas.

También te puede interesar: Cómo son las contracciones de parto

Qué son las contracciones de Braxton Hicks

Las contracciones de Braxton Hicks, también conocidas como falsas contracciones, son contracciones fisiológicas del útero, que aparecen a partir de la semana 20 de embarazo, cuya función es ir preparando al músculo uterino para el trabajo de parto.

El particular nombre de estas contracciones proviene del médico John Braxton Hicks, quien las describió por primera vez en el año 1872. Estas contracciones aparecen de forma esporádica y suelen durar entre 30 y 60 segundos. En ocasiones, son un poco más duraderas, especialmente en el tercer trimestre.

Ante todo, es importante aclarar que no son las contracciones reales del parto, ni indican que vaya a comenzar el trabajo de parto. Más bien, las contracciones de Braxton Hicks son una manera que tiene el organismo de ensayar y ejercitarse con unos meses de antelación para el momento del parto. En este sentido, el organismo materno busca favorecer el flujo de sangre a la placenta, ablandar el cuello uterino y mantener tonificado el útero.

Cómo se sienten las contracciones de Braxton Hicks

Todas las gestantes experimentan estas contracciones, aunque no todas las sienten. Hay que tener en cuenta que estas falsas contracciones se vuelven más frecuentes en las últimas semanas de embarazo, especialmente en los días previos al parto, pues es cuando comienza la dilatación y borramiento del cuello uterino.

Las contracciones de Braxton Hicks no deben preocupar a la futura madre, sino todo lo contrario, pues son necesarias para que todo marche bien en el momento del parto. Eso sí, aunque no suelen ser dolorosas, a veces pueden causar una leve tensión en el bajo vientre. Además, es posible que la barriga se endurezca y su forma cambie mientras duren las contracciones.

Por qué se producen las contracciones de Braxton Hicks

No hay una causa especifica que produzca las contracciones de Braxton Hicks. Generalmente, aparecen de forma espontánea debido a la acción hormonal de la oxitocina, producto de los cambios propios del organismo en esta etapa. Lo que sí hay que tener en cuenta es que hay ciertos factores que inciden en la frecuencia en la que se presentan. Veamos cuáles:

  • Mayor actividad de la madre y el bebé: es más habitual que aparezcan las contracciones de Braxton Hicks cuando la madre está en movimiento o ejercitándose. De la misma forma, pueden producirse en las horas en que el bebé está muy activo.
  • Después de las relaciones sexuales: la excitación sexual y el orgasmo producen una mayor actividad en el músculo uterino, lo que favorece la aparición de las contracciones de Braxton Hicks. Descubre hasta cuándo se puede tener relaciones estando embarazada.
  • Presión en el abdomen materno: estas falsas contracciones pueden experimentarse cuando se toca de forma constante o con fuerza el abdomen materno.
  • Vejiga llena: cuando la vejiga está llena, presiona al útero y puede estimular sus fibras, generando las contracciones de Braxton Hicks.
  • Si la madre está deshidratada o ha tomado poca agua durante el día.
Cómo son las contracciones de Braxton Hicks - Por qué se producen las contracciones de Braxton Hicks

Cómo saber si son contracciones de Braxton Hicks

Las contracciones de Braxton Hicks tienen distintas características que las diferencian de contracciones del parto. Te las mostramos a continuación:

  • Son irregulares: así como aparecen, desaparecen. Por lo tanto, no aumentan su intensidad ni su duración.
  • Son cortas: suelen durar menos de 1 minuto.
  • No son dolorosas: solo en ocasiones pueden causar un leve malestar pélvico.
  • No son frecuentes: no se experimenta con frecuencia durante el embarazo, excepto durante los días que anteceden al parto.
  • Son impredecibles: aparecen de forma inesperada.
  • Desaparecen por completo después de experimentarlas: ceden rápidamente al cambiar de posición corporal.

Una de las formas más fáciles de diferenciarlas de las contracciones de parto durante las últimas semanas de embarazo es observando la frecuencia en la que se producen. Las contracciones de Braxton Hicks son bastante distantes, comparadas con las contracciones verdaderas que son frecuentes, regulares y van aumentando de intensidad.

Cómo aliviar las contracciones de Braxton Hicks

Algunas madres experimentan molestias con las contracciones de Braxton Hicks, tipo calambre menstrual. Por ello, a continuación, te damos algunos consejos para aliviarlas:

  • Cambia de postura: esto favorecerá la relajación del músculo. También es buena opción caminar al menos unos 10 minutos.
  • Date un baño con agua caliente: bañarse durante unos 20 o 30 minutos ayuda a relajar los músculos del cuerpo, entre ellos el útero.
  • Mantente hidratada: consume al menos un litro y medio de agua al día.
  • Realiza ejercicios de relajación, controlando la respiración. Pon en práctica lo aprendido en el curso prenatal. En este artículo encontrarás diferentes técnicas de relación mediante la respiración.
  • Toma una infusión caliente que favorezca la relajación.
Cómo son las contracciones de Braxton Hicks - Cómo aliviar las contracciones de Braxton Hicks

Cuándo preocuparse por las contracciones de Braxton Hicks

En principio, las contracciones de Braxton Hicks no deberían causar molestias graves por las que preocuparse, sin embargo, se recomienda acudir para una evaluación médica en los siguientes casos:

  • Aparecen contracciones frecuentes (más de 4 por hora) y dolorosas antes de la semana 37 de embarazo.
  • Si las contracciones son seguidas y rítmicas.
  • Cuando las contracciones uterinas producen dolor abdominal, de espalda o pélvico.
  • Cuando las contracciones producen sangrado vaginal o flujo vaginal inusual.
  • Si las contracciones se perciben con una sensación de presión fuerte en las pelvis, como si el bebé estuviera empujando.

Como hemos visto, las contracciones de Braxton Hicks no son dolorosas, ni seguidas. Seguramente aprenderás a identificarlas cuando aparezcan. Con ellas, empieza la preparación del útero de cara al parto, por lo que es recomendable realizar ejercicios de relajación que ayuden a manejar este momento crucial de la vida.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo son las contracciones de Braxton Hicks, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Dar a luz.

Bibliografía
  • American Pregnancy Association (2021). Las Contracciones de Braxton-Hicks. Recuperado de: https://americanpregnancy.org/es/healthy-pregnancy/labor-and-birth/braxton-hicks/
  • Carvajal, J. (2018). Manual de Obstetricia y Ginecología. Chile. 9na Edición.
  • Cunningham, F. et al (2015) CAPÍTULO 22: Trabajo de parto normal. Williams. Obstetricia, 24e McGraw Hill. Recuperado de: https://accessmedicina.mhmedical.com/content.aspx?bookid=1525&sectionid=100455028
  • Federación de asociaciones de matronas de España (2021) Las falsas contracciones o contracciones de ‘Braxton Hicks’. Recuperado de: https://www.federacion-matronas.org/2020/12/10/contracciones-braxton-hicks/
  • Klein, S; Miller, S; Thomson, F. (2013). Un libro para las parteras. EEUU. Recuperado de : https://es.hesperian.org/hhg/Un_libro_para_parteras

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?
Cómo son las contracciones de Braxton Hicks
1 de 3
Cómo son las contracciones de Braxton Hicks

Volver arriba