menu
Compartir

Cómo saber si mi bebé tiene frenillo corto

 
Por Yurisbeth Zanotty. 10 febrero 2021
Cómo saber si mi bebé tiene frenillo corto

La lengua es un órgano fundamental en los seres humanos. Ella ofrece estabilidad para el lenguaje, la alimentación, el aseo bucal y la correcta posición de los dientes. Además, contribuye con la correcta funcionalidad de los huesos que conforman el maxilar inferior y superior. También interviene en actividades de la vida cotidiana, como degustar ciertos alimentos, tocar instrumentos de viento o besar.

Si el bebé presenta frenillo corto o anquiloglosia el nivel de movilidad de la lengua se limita y, por supuesto, la capacidad para desempeñarse adecuadamente. En el siguiente artículo de paraBebés, te hablaremos acerca de cómo saber si mi bebé tiene frenillo corto y te daremos algunas recomendaciones para su cuidado.

¿Qué es el frenillo corto en bebés?

La anquiloglosia es el término médico que define el frenillo corto. Se trata de una condición que afecta la estructura y la función lingual. Por lo general, se evidencia al momento del nacimiento del bebé, en la cual se observa una membrana, que no es normal, ubicada por debajo de la base inferior de la punta de la lengua y se proyecta hasta el piso de la boca.

Este defecto puede variar en su extensión. Por ejemplo, si el frenillo es corto, los movimientos de la lengua se reducen, provocando dificultades en la alimentación porque la succión será débil y el baboseo excesivo. Además, también pueden aparecer trastornos del lenguaje.

Síntomas del frenillo corto en bebés

¿Cómo saber si mi bebé tiene frenillo corto? El frenillo corto es una condición común en los bebés. No existen criterios únicos para diagnosticarlo. Las señales o síntomas del frenillo corto en bebés se pueden determinar mediante la simple observación. Cuando existe presencia de una membrana anómala entre la punta de la lengua y el piso de la boca.

Sin embargo, no siempre es tan sencillo de determinar y se incluyen las restricciones en la funcionalidad lingual, que afectan tanto a la madre como al bebé.

Consecuencias del frenillo corto en bebés en la lactancia materna

No todos los bebés con frenillo corto presentan dificultades con la lactancia, porque depende mucho del tipo de anquiloglosia que presente, si la lengua es flexible y libre para crear una succión adecuada que permita estimular el vaciado de los conductos lactíferos, y mantener la boca unida al seno de la madre.

Se observan los siguientes consecuencias del frenillo corto en bebés en la lactancia materna:

  • Las madres se quejan de dolor en los pezones que no mejora.
  • Aparecen grietas que empeoran en cada toma, conllevando a erosiones y en ocasiones a infecciones. Descubre cómo curar las grietas del pezón en la lactancia.
  • Conductos obstruidos, que puede desencadenar en mastitis.
  • Destete prematuro.
  • Tomas más largas porque el bebé permanece más tiempo pegado al pecho, probablemente, por la imposibilidad en la succión y el agarre pobre al pezón.
  • Sonidos tipo chasquidos al pegarse al pecho y durante todo el proceso.
  • Bajo suministro de leche: transferencia de leche ineficaz. El bebé no aumenta de peso o lo hace de forma lenta.
  • Irritabilidad.
  • Cólicos: debido a que permanece más tiempo pegado al pecho de la madre. En este artículo, te contamos cómo saber si mi bebé tiene cólicos.
  • Fatiga: aparece dentro de uno o dos minutos luego de comenzar a succionar.

Consecuencias del frenillo corto en bebés al hablar

Cuando los pequeños o pequeñas comienzan hablar, se observan las siguientes consecuencias en bebés con frenillo corto:

  • Trastornos del lenguaje. En este artículo, verás a qué edad los niños empiezan a hablar.
  • Imposibilidad para desplazar la lengua hacia adelante.
  • Imposibilidad para levantar la lengua o moverla libremente.
  • Cuando la lengua se expone hacia la parte exterior y se levanta, por ejemplo al llorar, se observa en forma de letra V o de corazón.

Tipos de frenillo corto en bebés

Hay varios tipos de frenillo corto en bebés dependiendo del grado de anquiloglosia. Esto se debe a que algunos frenillos se presentan como mucosas delgadas, las cuales no representan problemas, mientras otros son adherencias gruesas y fibrosas, que dificultan procesos vitales para la vida, como la alimentación del seno materno.

¿Cómo saber si mi bebé tiene frenillo corto? A continuación, veremos los tipos de anquiloglosia, o frenillo corto en bebés, que te ayudarán a identificarlo.

  • Tipo I anterior: es cuando la inserción del frenillo ocurre en la punta de la lengua.
  • Tipo II posterior: el frenillo también se inserta en la punta de la lengua, pero unos milímetros más atrás.
  • Tipo III posterior: es un tipo de frenillo que combina la aparición de una membrana visible a simple vista con un anclaje submucoso o en el lado bajo de la lengua. No se corrige solamente seccionado la membrana para liberar el suelo de la boca.
  • Tipo IV posterior: es básicamente contra la base de la lengua. Se oculta bajo una capa de tejido que es espeso, brillante y muy inelástico, por lo cual dificulta que la lengua pueda moverse libre y lo hace de forma asimétrica. Este tipo de frenillo es el causa mayor dificultad en cuanto al manejo y deglución del bolo alimenticio. Será el que arroje mayores síntomas para la madre y el bebé.

Los tipos I y II se les conoce como los frenillos clásicos y fáciles de observar. Los tipos III y IV son menos frecuentes y son más difíciles de determinar. Por ello, es probable que no sean tratados.

Tratamiento para el frenillo corto en bebés

Cuando se demuestra que el frenillo corto en bebés afecta negativamente al amamantamiento, es importante considerar emplear un tratamiento oportuno para disminuir las dificultades en la alimentación del bebé o las complicaciones mecánicas futuras. En tal sentido, las medidas recientes promueven la realización de la frenotomía cuando la lactancia materna es ineficiente.

Las frenotomía no se deben realizar indiscriminadamente, sino ser valoradas por especialistas para considerar si habrá dificultades en el futuro o se resolverán con el tiempo.

Operación para el frenillo lingual corto en el bebé

La frenectomía es la intervención quirúrgica de elección. Está indicada únicamente en casos seleccionados, concretamente, cuando interviene en la correcta alimentación del bebé. En esta ocasiones, es útil realizar la corrección en etapa neonatal. Es un procedimiento sencillo, en la cual se realiza la liberación de la banda de tejido fibroso que se encuentra debajo de la lengua, que causa el retraimiento y limita el movimiento de la misma. Se hace mediante una incisión de 3-5 mm, empleando anestesia local.

También se incluyen como criterios para indicar la operación los siguientes casos:

  1. Cuando el niño o la niña presenta trastornos del habla, especialmente cuando no articula adecuadamente las palabras. Debe certificarse por un profesional en el área.
  2. Cuando el niño o la niña presenta limitaciones mecánicas como imposibilidad para tocarse el labio superior o para sacar la lengua.

Ejercicios para mejorar el frenillo lingual corto en el bebé

Existen ejercicios para tratar de alargar el frenillo lingual. Son fáciles de realizar. La limitante es que únicamente pueden emplearse en niños o niñas grandes que reconozcan su parte bucal: lengua, boca, dientes, etc. Se pueden realizar los siguientes ejercicios para mejorar el frenillo lingual corto en el bebé:

  1. Indicar que se toque los dientes de arriba con la punta de la lengua.
  2. Elevar la lengua hasta el paladar y mantenerla allí lo máximo posible.

Cómo amamantar a un bebé con frenillo corto

La lengua participa de forma compleja e importante en la lactancia materna, en un proceso que necesita coordinación para realizar los procesos de succión, deglución y respiración. En líneas generales, debe existir un adecuado acoplamiento entre la boca y el pecho. Para ello, es necesario que el labio superior e inferior esté abierto para tener un adecuado agarre de la areola y poder masajear la zona de los senos lactíferos.

La lengua permite que el pecho se mantenga en una correcta posición dentro de la boca, creando un efecto de vacío en el cual el tejido mamario ayude a sostener la leche hasta el momento de deglutirla.

Para amantar a un bebé con frenillo corto se recomienda asesoramiento con técnicas adecuadas:

  1. Garantizar el agarre eficaz: la boca debe estar bien abierta, si es posible que involucre la areola, procurando que los labios estén hacia afuera, y la madre y el bebé estén pegaditos, la nariz y el mentón deben tocar el pecho. En este sentido, el dolor al succionar no ocurre y se mejoran los problemas relacionados con la alimentación.
  2. Garantizar la posición correcta: practicando la postura de amamantamiento biológico, colocarlo en posición de caballito o sobre la pierna de la madre.
  3. Uso de pezoneras: para proporcionar mayor firmeza al pezón durante el agarre y cuando el bebé realice pausas al succionar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo saber si mi bebé tiene frenillo corto, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud del bebé.

Bibliografía
  • Cuervo J. (2008). Anquiloglosia (frenillo lingual corto): sugerencias para el diagnóstico y el manejo clínico. Revista pediátrica del Hospital de Niños de Buenos Aires, 50 (228).
  • Orte E, Giménez A, Serrano A. (2017). La anquiloglosia y las dificultades que presenta en el amamantamiento. Matronas Prof. 18(3): e50-e57.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo saber si mi bebé tiene frenillo corto
Cómo saber si mi bebé tiene frenillo corto

Volver arriba