Compartir

Cómo limpiar la nariz de un bebé

 
Por Eva Martínez Fierro. 14 abril 2020
Cómo limpiar la nariz de un bebé

Es bastante frecuente que los bebés pasen por distintos episodios de congestión nasal, bien por el frío o bien por acudir a la escuela infantil, ya que suelen coger más virus. Y aquí llega una de las mayores cuestiones de padres y madres: ¿cómo se limpia la nariz? ¿Es bueno usar aspiradores nasales? ¿Se debe usar suero fisiológico?

En este artículo de paraBebés vamos a ver cómo limpiar la nariz de un bebé, como limpiar la nariz de un bebé recién nacido, cómo limpiar la nariz de un bebé con suero fisiológico y cómo limpiar la nariz de un bebé con agua y sal. Te explicamos todos los pasos y las ventajas e inconvenientes de cada método.

También te puede interesar: Cómo descongestionar la nariz de un bebé

Cómo limpiar la nariz de un bebé recién nacido

Los bebes, además de tener los conductos respiratorios más estrechos que los adultos, suelen tener más congestiones nasales como hemos comentado anteriormente. El problema radica en que ellos no son capaces de expulsarlos por sí mismos ya que no saben sonarse, por lo que las secreciones se acumularán dificultando su respiración si no le ayudamos a sacarlas.

Los recién nacidos, por su parte, los primeros días pueden presentar congestión nasal debido al parto y es probable que tengamos que realizarle lavados. Pero, ¿cómo hacerlo? Hay dos formas principalmente:

  • Con suero fisiológico
  • Con agua salada

El proceso es sencillo:

  1. Debes tumbar a tu bebé boca arriba con la cabeza de lado
  2. Echar el suero o el agua salada por el orificio superior, es decir, el que queda más separado de la superficie donde está acostado.

Es muy fácil realizarlo a un bebé tan pequeño ya que su movilidad aún es reducida. También se puede realizar cogiendo al bebé en posición vertical y sosteniendo su cabeza por debajo de su barbilla. Vamos a ver más detalladamente cómo usar de forma correcta el suero fisiológico y el agua salada.

Uses un preparado u otro, los mejores momentos para realizar los lavados son antes de comer y antes de dormir. El lavado se puede combinar con el uso de un aspirador nasal, que es una especie de sonda con dos orificios con un filtro: uno que va dentro de la nariz del bebé y otro en la boca de la persona que va a realizar la limpieza. Aspirando con la boca, saldrá la mucosidad reblandecida por la solución salina escogida. Pero si se puede evitar su uso mejor, ya que puede fomentar la segregación de más mocos.

Cómo limpiar la nariz de un bebé con suero fisiológico

El suero fisiológico es una solución salina que se usa en el ámbito sanitario para diversos objetivos. Uno de ellos es precisamente la limpieza nasal. Colocados de la posición que hemos comentado anteriormente, se puede echar el suero directamente desde su envase original o ayudándote por una jeringuilla estéril.

Es importante que lo apliques de forma suave evitando echarlo con fuerza. El objetivo del suero es deshacer y despegar la mucosidad que hay en el interior de la nariz, de la forma menos molesta posible. Una vez en el interior de la nariz, podemos incorporar al bebé ya que seguramente tosa y expulse el líquido junto con una parte de los mocos que deberemos limpiar. Vamos a ver las ventajas e inconvenientes del suero fisiológico:

Ventajas del suero fisiológico

  • Se vende en monodosis: es muy cómodo de transportar si eliges esta opción. Puedes llevarlo en el bolso y usarlo para limpiar los ojos o la nariz de tu bebé en cualquier lugar.
  • Es fácil de conseguir: lo venden en supermercados, farmacias, parafarmacias…
  • Es económico

Inconvenientes del suero fisiológico

  • Se echa mejor con jeringuilla: se puede echar con el envase monodosis pero es mucho más cómodo hacerlo con una jeringuilla para que salga más fácilmente.

Cómo limpiar la nariz de un bebé con agua y sal

En caso de que no tengas suero fisiológico o no te guste usarlo, puedes hacer la solución tu mismo en casa. Para ello, pon a hervir un vaso de agua con media cucharilla de sal y espera a que se enfríe con la tapadera puesta en el cazo. Después, usa una jeringuilla estéril o esterilízala en casa antes de echárselo a tu bebé. El proceso de lavado y la postura serán igual que el del suero fisiológico.

Ventajas del agua y sal

  • Muy económico: solo necesitas agua y sal, ingredientes que siempre tienes en casa.

Inconvenientes del agua y sal

  • Hay que esterilizarlo: es necesario hervir el agua y esterilizar el envase que vayas a usar.
  • Uso limitado: no puedes transportarlo como el suero fisiológico.
  • Lleva tiempo prepararlo.

Además de estas dos opciones, puedes usar agua marina que venden en la farmacia y que es especial para bebés. Es bastante más caro que el suero fisiológico o el agua salada, pero viene con un aplicador especial y adaptado a su pequeña nariz y, con solo presionarlo, expedirá la cantidad justa que necesitas para limpiarle.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo limpiar la nariz de un bebé, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Simón, B. (25 de abril de 2015). Tres maneras de hacer un lavado nasal. Recuperado de: https://www.fisiorespiracion.es/blog/3-maneras-de-hacer-un-lavado-nasal/
  • Valdés, C. (2 de agosto de 2016). ¿Cómo mantener limpia la nariz del bebé? Recuperado de: https://www.clinicalascondes.cl/BLOG/Listado/Otorrinolaringologia/Como-mantener-limpia-la-nariz-de-los-ninos

Escribir comentario sobre Cómo limpiar la nariz de un bebé

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo limpiar la nariz de un bebé
Cómo limpiar la nariz de un bebé

Volver arriba