Compartir

Cómo curar el ombligo de un recién nacido

 
Por Sheila Peón. Actualizado: 27 febrero 2020
Cómo curar el ombligo de un recién nacido

Cuando un bebé viene al mundo y los padres son primerizos, todos los días se convierten en un aprendizaje continuo. De repente te transformas en un experto a marchas forzadas en cambiar pañales, en reconocer si el llanto es por hambre o por sueño, en preparar el biberón en tiempo récord… Pero ser madre o padre implica además ser hábil en los cuidados sobre la salud del niño, y una de esas atenciones que se hacen necesarias son las curas del ombligo durante sus primeros días de vida hasta que cicatriza completamente.

Si quieres saber cómo realizar estas curas correctamente, en este artículo de paraBebés veremos las recomendaciones actuales para curar el cordón umbilical, cuáles son los cuidados del ombligo del bebé después de la caída del cordón y cómo curar el ombligo del recién nacido paso a paso.

Recomendaciones para curar el cordón umbilical

La curación del ombligo abarca desde el momento del nacimiento, instante en el que pinzan y cortan el cordón umbilical del bebé en el medio hospitalario con material estéril, pasando por el secado progresivo del trocito de cordón que queda colgando hasta que finalmente se cae, alrededor de los 10-20 días y termina por cicatrizar la herida.

Lo más importante es mantenerlo siempre limpio y seco, a fin de evitar posibles infecciones. Para ello se colocará una gasita estéril y seca alrededor del cordón, y habrá que reemplazarla cada vez que esté mojada o sucia, así como después de cada baño.

Es posible que sangre una pequeña cantidad debido a cualquier roce que se produzca con el pañal, la ropa o cualquier otra cosa, ya que en esos días la zona está muy delicada, pero no es motivo de preocupación a no ser que se produzca una hemorragia. Para evitarlo, cuando se le ponga un pañal nuevo habrá que hacer un pequeño doblez por debajo del cordón, para que este quede por fuera del pañal y se encuentre libre de roces, de humedad y suciedad causadas por la orina y las deposiciones.

Hasta hace pocos años, después de la limpieza se recomendaba aplicar un antiséptico como alcohol de 70º o clorhexidina al 4%, pero actualmente las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría son limpiar el cordón con agua y jabón y posteriormente secarlo muy bien, ya que si utilizamos esos productos antisépticos pueden retrasar la caída del cordón e interferir en la cicatrización. El uso de antisépticos y antibióticos en crema solamente está aconsejado en países subdesarrollados, donde carecen de las suficientes medidas de higiene por falta de recursos y tienen muchas más posibilidades de contraer una infección.

Cuidados del ombligo del recién nacido después de su caída

Llega un día en el que vas a cambiar el pañal a tu bebé y descubres que se le ha caído ese trocito de cordón que ya tenía seco. ¡Por fin se va viendo su pequeño ombligo! Aunque aún estará algo abultado o sobresaliendo ligeramente hacia fuera.

Una vez que el cordón ya se ha desprendido del abdomen del niño, hay padres que les hace ilusión guardar de recuerdo en una cajita el cordón de su bebé. Su ombligo tardará aún unos 3-5 días más en cicatrizar totalmente, ya que sigue siendo una herida. Por lo tanto, hay que seguir cuidándolo porque aún hay riesgo de infecciones causadas por microorganismos que siguen presentes.

Se hace esencial seguir con una buena higiene de la zona. Seguiremos entonces dando baños al bebé de la misma forma que lo hicimos desde el primer día, es decir, con agua templada, jabón de pH neutro, una esponja suave especial para la piel delicada de los bebés, y al final secarlo muy bien y procurar no dejar nada de humedad en la zona. Ya no hace falta envolverlo con una gasa.

Cómo curar el ombligo del recién nacido paso a paso

Si quieres conocer una forma sencilla y simplificada para curar el cordón y el ombligo de tu pequeño, te lo explicamos a continuación paso por paso:

  1. Lavarse las manos. Como vamos a manipular una herida que se está cicatrizando, es muy importante que la persona que lo vaya a realizar se lave las manos previamente, para evitar contaminaciones e infecciones.
  2. Limpiar. Se limpiará el cordón y/o el ombligo con agua templada y jabón de pH neutro, aclarando bien después.
  3. Secar. A continuación, hay que secar muy bien la zona procurando no dejar nada de humedad.
  4. Envolver. Si aún tiene el cordón umbilical, se empleará una gasita estéril y seca para envolverlo, cambiándola por una nueva cada vez que se requiera (si se moja o se mancha). No hay que mojarla con alcohol, ya que este puede provocar una irritación de la piel. Si ya no hay cordón no será necesaria la gasa.
  5. No tapar con el pañal. Al poner el pañal, realizar un doblez en la parte superior de manera que permita que el cordón quede por fuera del pañal, así nos aseguramos de que siempre estará libre de humedad y limpio durante más tiempo.

Cómo curar el ombligo de un recién nacido infectado

En caso de que el ombligo del bebé presente enrojecimiento, supuración de líquido amarillento, sangrado o algún otro síntoma como fiebre o vómitos, puede que esté infectado. Al percibir las señales que indican posible infección, es importante acudir al o la pediatra para que examine la gravedad y determine el tratamiento a seguir.

Habitualmente, si es un caso de onfalitis leve, la cura del ombligo infectado consistirá en aplicar de forma tópica una crema con antibiótico. Mientra que si se trata de una infección más grave, puede que el antibiótico de administre por vía intravenosa.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo curar el ombligo de un recién nacido, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

Bibliografía
  • Asociación Española de Pediatría. (2014). Cuidados del cordón umbilical.
  • Asociación Española de Pediatría. (2013). Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años.

Escribir comentario sobre Cómo curar el ombligo de un recién nacido

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo curar el ombligo de un recién nacido
Cómo curar el ombligo de un recién nacido

Volver arriba