Compartir

Cómo cuidar a un bebé recién nacido

 
Por Júlia Ortiz, Educadora infantil y editora. Actualizado: 17 octubre 2019
Cómo cuidar a un bebé recién nacido

Durante la estancia en el hospital, recibes toda la ayuda necesaria para cuidar a tu bebé pero, cuando llegas a casa es muy común preguntarse ¿dónde están las instrucciones para cuidar a un bebé recién nacido? La alimentación, la limpieza de las orejas, el corte de uñas, el primer baño, el cambio del pañal... ¡es normal que surjan dudas!

En este artículo de paraBebés, te explicamos cómo cuidar a un bebé recién nacido, además de algunos consejos básicos.

Cuidados del bebé: la alimentación

La alimentación del bebé será una de las necesidades más importantes a tener en cuenta. Recordaremos que un bebé, hasta los 6 meses, solo se debe alimentar a base de leche materna o de fórmula. Hay 3 formas de alimentar a un bebé:

  1. Lactancia materna exclusiva. La lactancia materna exclusiva es el método el cual un bebé es alimentado sólo con leche materna, es decir, mamando. La alimentación que se ofrece a través de un biberón de leche materna extraída también es considerada una lactancia materna exclusiva.
  2. Lactancia materna mixta. La lactancia mixta es un método el cual alterna leche materna y leche de fórmula, normalmente ofrecida en biberón. El método es muy común en aquellos bebés que no ganan suficiente peso o bien, esas familias que decidan alimentar combinando pecho y biberón.
  3. Lactancia artificial. La lactancia artificial es un método, el cual, normalmente, es elegido por aquellas mamás que no pueden dar el pecho o bien no quieren. Este método de alimentación trata de ofrecer leche de fórmula al bebé, normalmente en biberón.

Antiguamente, las tomas se ofrecían cada 3 horas y duraban 15 minutos, además, se debía ofrecer, en la misma toma, los dos pechos. Actualmente, en un bebé sano, se ofrece la alimentación a demanda, independientemente del método de alimentación que hayamos elegido. Si el bebé se ha saciado con un pecho, no es necesario ofrecer los dos pechos.

Puede que el bebé haya realizado una toma 45 minutos antes y que vuelva a tener hambre. Esto sucede, ya que igual que los adultos, los bebés no siempre van a tener hambre en los mismos períodos de tiempo. De esta forma, el bebé no pasa hambre.

    Cuidados del bebé: el aseo

    El bebé, cuando nace, está recubierto de una sustancia llamada vérnix caseosa, blanca, grasa y con múltiples propiedades hidratantes. Antes, era muy común que en el hospital bañasen al bebé antes de ponerlo encima de la madre. Actualmente, es muy poco frecuente que esto suceda. Te explicamos los principales cuidados del bebé en el aseo:

    • El baño: es aconsejable dejar que se absorba la vernix caseosa antes de bañar al bebé, ya que tiene muchos beneficios para su piel. Una vez se haya absorbido, bañaremos al bebé con un jabón neutro, en un espacio seguro, bien sujetado y con el agua en una temperatura de entre 36 y 37 grados. En este artículo te explicamos cómo bañar a un bebé detalladamente.
    • Las uñas: se pueden cortar desde el nacimiento y cuando lo creamos necesario. Las uñas de las manos se cortan siguiendo la forma natural, a diferencia de las de los pies que se cortan rectas. En este artículo te contamos cuándo, cómo y dónde cortar las uñas a un bebé.
    • Las orejas: el cerumen tiene una función protectora para el oído del bebé. Las limpiaremos exteriormente con una gasa húmeda, retirando los posibles restos visibles. En relación a los bastoncitos, es aconsejable no obsesionarse, ya que podríamos hacer daño al bebé si hace un movimiento brusco.
    • La nariz: con un paño y un poco de suero limpiaremos los orificios de forma externa, eliminando los posibles mocos que pueda tener el bebé.
    • Los ojos: los ojos del bebé, igual que la nariz y las orejas, se limpiarán con una gasita y con suero o agua, eliminando los restos de legañas que pueda tener.
    • La boca: aunque no tenga dientes, podemos pasar una gasa húmeda por las encías del bebé, igual que por las comisuras.
    • La cabeza: la costra láctea una costra que les sale a la mayoría de bebés en la cabeza y que se aconseja no retirar. No es un problema ni nada por el estilo, simplemente se caerá a medida que pase el tiempo. Puede ser que en el baño se reblandezcan y se caigan.
    • El cambio de pañal: es aconsejable cambiar al bebé cada vez que creamos que ha hecho pipi o caca, ya que podría provocar irritaciones o posibles hongos. Para limpiar, en las niñas recordaremos realizar movimientos de delante hacia atrás. En cada cambio podemos aplicar crema de pañal para evitar rojeces.
    • La pinza del cordón umbilical: estudios recientes recomiendan no hacer nada en relación al cuidado de la pinza, simplemente secarla después del baño, si se baña al bebé con la pinza, y mantenerla fuera del pañal, para evitar humedecerlo. El cordón tarda, aproximadamente, 15 días en caerse, aunque puede ocurrir antes o después.
    Cómo cuidar a un bebé recién nacido - Cuidados del bebé: el aseo

    Cuidados del bebé: la ropa

    Es aconsejable no abrigar mucho al bebé, ya que esto puede adormecerlos y provocar que no puedan llorar para transmitir que tienen calor. Abrigarlos mucho tiene una relación directa con el síndrome de la muerte súbita del lactante, un síndrome en el que un bebé aparentemente sano muere de golpe. También intentaremos que no pase frío. Lo ideal, es poner al bebé una capa más de la que lleva el adulto.

    Por otro lado, las manos y los pies no siempre serán un indicio de que el bebé tiene frío o calor. Lo ideal es comprobar la temperatura en el pecho, ya que es donde acumulan más grasa parda.

    Cuidados del bebé: el sueño

    El sueño del bebé es un aspecto muy importante, ya que un mal descanso puede provocar que esté irritable. Hay varios lugares donde puede dormir un bebé, los tres más comunes son:

    • En la cama de los padres o en la cuna de colecho.
    • Durmiendo en un moisés en la habitación de los padres.
    • Durmiendo en su habitación.

    Es común que cuando se decide que el bebé debe dormir en su habitación, este no quiera. El método que más facilidad aporta a la hora de dormir es el colecho, ya que te permite no tener que estar en una lucha constante para que el bebé no llore. Otra de las ventajas del colecho es que no hace falta levantarse para amamantar.

    Es aconsejable que el método elegido se adapte a las necesidades de la família y que permita poder descansar bien. Muchas veces se opta a que, finalmente, el bebé duerma en la cama de los padres para no acostarse, diariamente, con una rabieta del bebé.

    En este artículo te explicamos cómo dormir a un bebé en su cuna y, en este otro, cómo realizar colecho seguro.

    Cuidados del bebé: necesidades afectivas y emocionales

    Las necesidades afectivas y emocionales son tan importantes como la alimentación o un cambio de pañal. El bebé recién nacido no solo come y duerme como muchas veces nos hemos imaginado, si no que también llora porqué transmite de esta forma sus necesidades, ya sean fisiológicas, afectivas o emocionales.

    La crianza respetuosa es muy beneficiosa para un buen desarrollo integral del bebé, con el apego como forma de vida. El bebé utiliza el llanto para comunicarse, por lo tanto, es muy importante que no se haga alusión a los falsos mitos como son: "no lo cojas desde tan pequeñito que se va a acostumbrar, "lo estás malcriando con tantos brazos", "necesita llorar para ensanchar los pulmones", etc.

    Para entender las necesidades emocionales y afectivas que tiene un bebé, solo necesitamos observar que ha pasado 9 meses dentro del vientre materno acompañado las 24 horas del día. Una vez nace, el bebé está en un lugar el cual no conoce, será necesario empatizar con el bebé e imaginarnos cómo se puede sentir. Cuando los adultos estamos ante situaciones nuevas, ya sea un trabajo nuevo o una nueva ciudad, lo que esperamos es que alguien nos ayude o nos acoja. Ese alguien, para tu bebé, eres tú, su padre o su madre.

    Cómo cuidar a un bebé recién nacido - Cuidados del bebé: necesidades afectivas y emocionales

    Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar a un bebé recién nacido, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Cuidados del bebé.

    Bibliografía
    • Asociación Española de Pediatría. (s.f.). Guía práctica para padres: desde el nacimiento hasta las 3 años.
    • Collins, J. (Ed.). (2004). La salud del bebé y del niño. Ediciones AKAL.
    • Doménech, E., González, N., & Rodríguez-Alarcón, J. (2008). Cuidados generales del recién nacido sano. Madrid: Asociación Española de Pediatría.

    Escribir comentario sobre Cómo cuidar a un bebé recién nacido

    ¿Qué te ha parecido el artículo?

    Cómo cuidar a un bebé recién nacido
    1 de 3
    Cómo cuidar a un bebé recién nacido

    Volver arriba